Andalucía

Un hombre de 72 años es la segunda víctima mortal del brote de listeriosis, que suma 186 afectados

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía registra 99 casos de pacientes hospitalizados tras consumir carne mechada en mal estado

Un varón de 72 años que padecía un cáncer de páncreas en fase terminal es el segundo fallecido por listeriosis en Andalucía, aunque Salud ha aclarado que desde punto de vista epidemiológico no consta la ingesta de la carne mechada que ha provocado el brote por el cual el 15 de agosto se activó la alerta sanitaria y que afecta ya a 186 personas, tras la confirmación de 25 nuevos casos.

La Consejería de Salud y Familias ha confirmado este viernes que el número de pacientes hospitalizados es de 99 (frente a los 82 del día anterior), de los cuales, 31 son mujeres embarazadas (por 28 del día anterior), así como 4 pacientes permanecen en la UCI (tres la jornada anterior). Toda esta información ha sido analizada en la reunión mantenida este viernes entre el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto a técnicos de las dos administraciones.

Los datos se han ofrecido este viernes en una comparecencia informativa del portavoz de la Consejería de Salud y Familias por el brote de listeriosis, José Miguel Cisneros, junto al delegado de Bienestar Social y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Manuel Flores; y el subdirector de Protección de Salud, Jesús Peinado, de la Consejería de Salud.

La distribución de los casos confirmados por provincias es la siguiente: Sevilla (153), Huelva (16), Cádiz (8), Málaga (5), Granada (4). En el resto de provincias no hay casos confirmados. Mientras que ese desglose de los pacientes ingresados es el siguiente: Sevilla (77), Huelva (14), Málaga (3), Córdoba (3), Cádiz (1), Granada (1). En el resto de provincias andaluzas no hay ingresados.

José Miguel Cisneros ha informado de que el Centro Nacional de Microbiología ha recibido ya las primeras 91 bacterias procedentes de pacientes y las procedentes de la carne contaminada para realizar su estudio molecular. Cisneros ha explicado que la curva epidémica provisional establece que el periodo de incubación de la bacteria es más corto de lo habitual 3 días de promedio, si bien, este periodo depende de la cantidad de alimentado contaminado consumido y de posibles factores de riesgo que tengan las personas que lo toman. Según esta curva epidémica provisional, es posible estimar que durante la semana que viene habrá una caída de casos.

La Consejería de Salud y Familias decretó el 15 de agosto una alerta sanitaria sobre el producto de carne mechada con el nombre comercial ‘La Mechá’, fabricado por la firma Magrudis, con domicilio en Sevilla capital, tras comprobar que este producto es el agente causante de los brotes de listeriosis registrados en Sevilla en las últimas semanas. La alerta sanitaria, activada tras el desarrollo de los protocolos y de las inspecciones oportunas, ha significado la retirada del citado producto de la venta y consumo y el aviso de la misma a la ciudadanía.

Aunque la investigación sobre listeria estaba en curso con anterioridad, no fue hasta el día 14 de agosto cuando Salud y Familias tuvo las evidencias sólidas que permitieron asociar sin duda la causa de los brotes a la carne mechada de la empresa en cuestión. La Consejería hizo pública la alerta en menos de 24 horas tras obtener las evidencias definitivas.

Las personas con listeriosis invasiva generalmente presentan síntomas entre una y cuatro semanas después de haber comido alimentos contaminados con listeria; incluso en algunos casos algunas personas presentan síntomas hasta 70 días después de la exposición. No obstante, también hay casos en que los síntomas aparecen tan temprano como el mismo día de la exposición.

Todos los años se identifican casos de enfermos de listeriosis, que salvo excepciones no pueden ser asociados a brotes porque los síntomas se presentan muy tardíamente y en las encuestas epidemiológicas es casi imposible que los afectados recuerden con exactitud los alimentos ingeridos hace tres, cuatro o más semanas, y mucho menos, los lugares de compra y las marcas.

Este hecho es determinante y caracteriza en gran medida la dificultad de investigar estas infecciones, en cuanto a identificar el posible alimento origen de la infección, así como las posibles asociaciones entre los diferentes enfermos que se pueden producir en un periodo de tiempo que pueda coincidir con el período de incubación a partir de un caso concreto.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *