Sociedad

Un hombre de 70 años con Alzheimer pasa 40 horas en una butaca del Hospital de Jerez: “Es inhumano”

La familia de Rafael, que ingresó en Urgencias por un fuerte dolor en el costado y que tiene una bolsa de pus entre el pulmón y el hígado, denuncia que siga sin diagnóstico claro. El SAS asegura que existe "alta frecuentación" pero desmiente que haya pacientes que lleven tantas horas esperando

Rafael, que tiene 70 años y padece principio de Alzheimer, lleva desde las dos de la madrugada del pasado sábado sentado en una butaca de una sala del Hospital de Jerez. Hace un mes que le sobrevino un dolor en el costado. “Los médicos le decían que tenía una contractura muscular y le dieron medicación sin hacerle ningún tipo de prueba”, critica uno de sus hijos. El paciente, a raíz de iniciar el tratamiento, vomitó en alguna ocasión.

Los dolores persistieron. Hasta tres veces acudió a Urgencias para tratárselos, pero le mandaban un antiinflamatorio y lo mandaban a casa. Rafael, nombre ficticio para preservar su intimidad, estuvo cuatro días durmiendo en el sofá, porque no podía estar tumbado en la cama. “Le daba un pinchazo que no le dejaba dormir”, explica su hijo. La noche del sábado 25 de enero, su mujer lo escuchó llorando, porque no podía soportar más el dolor.  Los resultados de un análisis de sangre detectaron que tenía una “bolsa de pus” entre el pulmón y el hígado. “Pero no saben qué la ha originado”, señala el hijo de Rafael.

El paciente, cuando se escriben estas líneas, lleva más de 40 horas postrado en una butaca de una sala de tratamientos del Hospital de Jerez. “Apenas nos dejan entrar en periodos de cinco minutos”, explica el hijo de Rafael, quien se encuentra junto a otros pacientes con diversas dolencias e infecciones. “Está al lado de un hombre con neumonía y otro con cirrosis, casi dos días sentado en un butacón. Es inhumano”, añade. Rafael se encuentra con un gotero, desde el que se le suministra suero y un antibiótico genérico, según le cuentan a los familiares, “para contrarrestar posibles infecciones”. El hijo cree que “van dando palos de ciego”.

“No sabemos hasta cuándo estará así”, se quejan los familiares de Rafael, que entran en periodos cortos de cinco minutos en los que “casi nunca están los médicos”, por lo que desconocen hasta cuándo estará en esta situación. “Mi padre tiene las piernas hinchadas y está rodeado de gente enferma. ¿Cómo pueden jugar así con la gente?”, se pregunta. Rafael, que padece principio de Alzheimer, está sometido a medicación, y hace unos días tuve un pico muy alto de fiebre. “Le dijeron que podía ser un efecto secundario de la medicación”, cuenta su familia, que se queja de que dos días después de llegar al Hospital siga postrado en una butaca sin un diagnóstico. “No le han dado ni una gasa húmeda para los labios”, señalan.

El Servicio Andaluz de Salud asegura que a las ocho de la mañana de este lunes estaban ingresados todos los pacientes llegados al centro hospitalario entre el domingo y la madrugada del lunes. Fuentes de la delegación del Gobierno de la Junta en Cádiz confirman que existe “alta frecuentación” pero desmienten que haya pacientes que lleven tantas horas esperando una cama.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Comentarios

  1. Esto pasa muy muy a menudo en el hospital de Jerez.En Noviembre mi madre se pasó 5 dias en observación esperando una cama,sin dejarnos visitarla solo a las horas de visita de observación y sin ningún medico que le hiciese un seguimiento.Los médicos de urgencias informan que pasadas las 24h no les corresponde a ellos el seguimiento del paciente.Asi que los enfermos quedan “en tierra de nadie” con un tratamiento genérico y sin supervisión de ningún especialista.Y vamos a dejar aparte el descontrol que existe,poniendo la orina recogida de un paciente a otro etc,etc.
    Urgencias del Hospital de Jerez es un autentico caos.Vergonzoso.

  2. El servicio Andaluz de Salud va a tener que aportar más que palabras para desmentir semejante acusación. Todos los usuarios que por allí hemos pasado, sabemos que eso es cierto y lamentablemente frecuente, además sumado al pésimo estado de mantenimiento de las instalaciones y dotaciones. Una lástima y una vergüenza para todos.

  3. Como familiar del paciente aludido “Rafael”, desmiento lo dicho por el Servicio andaluz de SALUD. Este señor, mi familiar, ha estado sentado en una butaca en observación desde las 02:00 de la madrugada del sábado pasado hasta la noche del lunes 27, mínimo hasta “muuuy” pasadas las 22:00 horas.
    Sabemos que hay saturación, que existe un protocolo…
    Pero siempre pagamos los ciudadanos. Pagamos para mejorar los servicios que necesitamos y pagamos por tener que aguantar la poca empatía y compasión de algún personal con los enfermos. No le facilitaron ni una almohada para intentar estar un poco más cómodo.
    No echo culpas a nadie, no sé si los ineptos son los del gobierno saliente o del entrante o es culpa del sistema. Sólo digo lo que se escucha en los corrillos de tantas horas en urgencia y es “menos ministerios nuevos con sus cuadrillas correspondientes y más inversión y mejores sueldos para los facultativos y demás personal sanitario” para que no emigren buscando mejores perspectivas de vida y darles el reconocimiento que merecen.
    Un saludo

  4. Soy familiar directo del señor del que se habla en el artículo. Toda la familia y amigos estamos indignados y estupefactos con la respuesta del SAS. Que con lo que estamos pasando digan que es todo mentira nos ha dejado francamente dolidos. Y se ha contado poco para lo que estamos pasando tanto nosotros como otros tantos pacientes, el domingo 26 había gente esperando cama desde la tarde del viernes 24. Y eso es así, y lo que tienen que hacer los responsables antes de desmentir algo tan grave como lo que se está viviendo en Jerez es contrastarlo y demostrar que es mentira, porque nosotros sí que podemos demostrar que es verdad. Este medio se ha preocupado de hablar con la familia y cerciorarse antes de publicar, que todo es cierto. Nadie pretende desacreditar a nadie, se desacreditan ustedes mismos con sus acciones. Estamos ya cansados de callar, de aguantar una sanidad precaria y de que el ciudadano sea siempre el que pague los platos rotos o de recoger sólo miserias. Estamos hablando de salud! El bien más preciado que se puede tener. Y bastante duro es ver a tu familiar doblado de dolor como para encima ver como se ha ido desarrollando todo desde que ha entrado por urgencias.¿¡¿ Qué es mentira?!?, no sé cómo se atreven.

  5. Mi hermana en Agosto del año pasado la llevamos a memedia mañana en ambulancia al hospital de Jerez. Entró en camilla muy malita y ahogándose… En vez de atenderla un médico nadamas llegar la hicieron esperar hasta cumplimentar todo el papeleo…. Yo gritaba y pedía….. Un médico por favor mi hermana se muere, y me decían Señora tranquila esto va así no podemos hacer nada. Cuando creyeron oportuno y tranquilamente la hicieron pasar. Cuando solo paso un cuarto de hora llamaron a la familia….. Mi hermana acababa de fayeser. La tensión de urgencia es cruel, inhumana y vergonzosa . Quedamos tan destrozados q n aceptamos a hacer nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *