Un autobús queda atrapado en un derrumbe de la carretera del castillo de Castellar

Publicidad

Un autobús queda atrapado en un derrumbe de la carretera del castillo de Castellar

El PP califica al gobierno de Irene García como "un gobierno Titanic, que hunde todo lo que toca" y Diputación asegura que "nada tiene que ver con el estado de la misma".

15-04-2018 / 12:47 h.

El Grupo Popular en la Diputación de Cádiz ha lamentado el incidente producido este pasado miércoles, cuando un autobús con turistas quedó atrapado por el hundimiento de la carretera de acceso al Castillo de Castellar (CA-9201), la cual fue ampliada recientemente por la Institución Provincial. En un comunicado, la diputada popular Inmaculada Olivero ha indicado que este incidente convierte a esta carretera "en la segunda obra de la Diputación que da problemas en tres días".

En este sentido, Olivero ha anunciado que el PP preguntará sobre los detalles de la actuación llevada a cabo por el gobierno socialista, las razones por las que se han producido los daños de la carretera y qué actuaciones se van a llevar, cuándo y qué coste van a tener para solventar los problemas creados. Asimismo, la diputada popular ha acusado a la presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García, de "perjudicar la imagen turística de la localidad y la comarca porque invierte poco y mal en el mantenimiento de carreteras".

No obstante, la Diputación de Cádiz ha indicado que el incidente de un autobús en la carretera CA-9201 —vía de titularidad provincial— del pasado miércoles, en el tramo de acceso al Castillo de Castellar, "nada tiene que ver con el estado de la misma". En un comunicado, responsables técnicos del Servicio de Vías y Obras de la institución provincial han explicado que no existen problemas estructurales en la carretera y que, según los informes recibidos, el incidente estuvo motivado por una maniobra realizada por el autobús en un tramo con curvas y especialmente estrecho de esta carretera.

Y desde la Diputación destacan que "está explícitamente recomendado que los vehículos de grandes dimensiones no circulen por los últimos kilómetros de esta vía debido a las dificultades que presenta por sus dimensiones". Sin embargo, Olivero ha incidido que "este es el segundo caso de obra que da problemas en solo tres días". En este sentido ha señalado el cierre de Ifeca, "pese a los 800.000 euros de inversión recibidos, según Irene García, y los recientes trabajos de impermeabilización de la cubierta, no han impedido que se suspenda la actividad durante dos meses por filtraciones en el recinto y riesgos de desprendimientos".

Mientras la dirigente popular ha calificado al gobierno de Irene García como "un gobierno Titanic, que hunde todo lo que toca, el techo de Ifeca, la carretera al Castillo de Castellar, la credibilidad de Diputación y el prestigio de la institución", la diputada responsable del servicio, Encarnación Niño, ha calificado como "irresponsables" las declaraciones públicas del PP en las que apuntan que el autobús habría quedado atrapado debido al hundimiento de parte de esta carretera "tras haber sido ampliada recientemente". "A esto, hay que decir que no se ha producido hundimiento alguno, tanto es así, que esta carretera lleva 20 años en las mismas condiciones y en ningún momento se ha producido este tipo de incidente", ha detallado Niño.

Concretamente, entre diciembre de 2017 y enero de 2018 se trabajó en esta carretera dentro de un programa de recuperación de bordes de calzada. Esta recuperación pretendía dar más seguridad y amplitud a la traza de la carretera, si bien dicho borde no está diseñado para ser pisado con tráfico, pues pisarlo representa salir de la calzada. En cualquier caso, los técnicos provinciales han verificado que la berma recuperada en ese tramo concreto no presenta ninguna deficiencia.

El incidente del pasado miércoles tuvo lugar en un punto especialmente complicado para la circulación de vehículos grandes, a la altura del kilómetro 6,6. Una maniobra del autobús provocó que quedara con una rueda fuera de la calzada, por lo que fue necesario rellenar con tierra la cuneta hasta que la rueda quedó apoyada para, a continuación, retirar el vehículo de la carretera con la ayuda de una grúa.