El Eco

Un 15% de los españoles culpa a la mujer víctima de una violación por su ropa o pasear sola de noche

La primera encuesta de 'Percepción Social de la Violencia Sexual' elaborada por el Ministerio de Igualdad en 2017 refleja la desinformación de la población y las falsas creencias que favorecen la perpetuación de las agresiones sexuales

“El 40,9% de los hombres y el 33,4% de las mujeres considera que la responsabilidad para controlar el acoso sexual reside en la mujer acosada”, es una de las conclusiones de la primera encuesta de Percepción Social de la Violencia Sexual elaborada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en 2017, una creencia que favorece que las agresiones sexuales continúen perpetuándose, como muchas otras que recoge este informe publicado por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

El estudio viene a raíz del malestar social que ha generado la sentencia del caso ‘La Manada’ en el que los cinco amigos acusados por violar a una joven en los Sanfermines de 2016 han sido condenados a nueve años de cárcel, por abuso sexual continuado. No obstante, a través de esta encuesta España queda retratada, evidenciando que la población carece de educación sexual y emocional para enfrentarse a las situaciones de acoso y abuso sexual. De hecho, 3 de cada 4 personas citan los centros educativos (75,1%) cuando se les pregunta por las principales instituciones que deberían informar sobre la violencia sexual y su prevención. Le siguen la familia (37,5%), las instituciones públicas (22,9%) y los medios de comunicación (19,9%), entre otros.

Una de las diapositivas de la primera encuesta de Percepción Social de la Violencia Sexual.

El estudio se sustenta sobre todo en las falsas creencias que existen en España sobre el acoso sexual en el trabajo y las agresiones sexuales. Si bien la mayor parte de la población muestra un claro desacuerdo con afirmaciones relativas a que las mujeres inventan o promueven el acoso sexual (más de un 80%), cuando la afirmación es indirecta y se habla de “exageración por parte de la víctima” y no de invención, el porcentaje de rechazo desciende casi 20 puntos. Del mismo modo, la encuesta refleja que más de 8 de cada 10 personas rechazan afirmar que la culpa de la agresión sexual es de la víctima si “la mujer es poco precavida como para andar sola de noche por callejones oscuros” o que “vista de forma provocativa”, lo que muestra que cerca del 15% de entrevistados está de acuerdo en que la víctima es en parte culpable de sufrir una violación.

Otro dato que refleja la desinformación que sufre la población española es que casi 1 de cada 2 personas piensa que el alcohol es a menudo el causante de que un hombre viole a una mujer, eximiendo de culpa al agresor si este está bajo los efectos del alcohol. “Tengo a una amiga que sí que es víctima de violencia de género, aunque ella lo niega. Dice que su pareja solo le pega cuando está bebido, pero claro, qué casualidad que solo le da palizas a ella cuando está tomado”, contó una compañera de Marea Violeta a lavozdelsur.es.

La encuesta también recoge que, ante esta afirmación: “Si una mujer invita a un hombre a tomar una copa en su casa después de haber salido por la noche, significa que quiere sexo”, un 32,5% está de acuerdo, por lo que la aceptación de esta creencia “puede favorecer que se culpe a una mujer víctima que denuncie una agresión sexual en este contexto”. Una situación que refleja el reciente cortometraje publicado por Samuel Miró, Para. En el audiovisual de 8 minutos, Kira Miró se insinúa a Alejo Sauras para que este suba a su casa y mantener relaciones sexuales. Pero, ya en la cama, ella le pide que pare hasta en 15 ocasiones sin poder zafarse de él, ya que Sauras se encuentra sobre la actriz. “Yo peso 100 kilos y, aparte, hago artes marciales. Le dije que se vistiera y se fuera de casa. Pero pensé: si hubiese sido al revés, ¿qué hubiera pasado?”, plantea el director del cortometraje.

En cuanto a la punibilidad de estos actos, entre el 86 y el 99% de la población considera inaceptables este tipo de comportamientos. No obstante, cuando el comportamiento por el que se pregunta no abarca las relaciones sexuales o estas se enmarcan dentro de la pareja sentimental, el porcentaje de personas que consideran que es inaceptable y que debe ser castigado por la ley, disminuye, “especialmente en el caso de violencia sexual de tipo verbal (un 9,9% piensa que estos últimos son aceptables en algunas circunstancias frente a un 62,9% que creen que son inaceptables, pero no siembre deben ser castigados por la ley). Igual que el 42,9% de los hombres y el 30,9% de las mujeres aceptan pagar a una mujer para mantener relaciones sexuales.

Otro dato reseñable de esta encuesta es que un 34,1% piensa que el principal motivo por el que algunos hombres agreden sexualmente a las mujeres es que “tienen problemas mentales”, obviando la cultura de la violación que promueve el heteropatriarcado con actitudes machistas que todavía no han sido eliminadas de la sociedad española. Las razones que le siguen son: que no acepta un rechazo por parte de una mujer (28,2%), por el consumo de alcohol o drogas (25,3%), buscan controlar a las mujeres (25,3%) y disfrutan sometiendo sexualmente a las mujeres (22,4%), entre otros motivos. En este sentido, el 77% de las personas entrevistadas consideran que es más importante educar a los hombres a no agredir, frente al 14,8% que considera más importante enseñar a las mujeres a evitar situaciones de riesgo.

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.