Tributo a Camarón, Migue Benítez y El Torta: "Es una deuda que tengo con ellos"

Publicidad

Tributo a Camarón, Migue Benítez y El Torta: "Es una deuda que tengo con ellos"

Jesús Lora Gallego es un artista portuense de 28 años que cambió el grafiti y el lienzo por pintura y paredes, para homenajear a los cantaores que le han acompañado desde siempre. 

16-04-2018 / 14:19 h.

Hace cuestión de una semana que Juan Moneo 'El Torta' (fotografía original de Juan Carlos Toro) descansa en un muro de una vivienda situada en la carretera del casino, entre Jerez y El Puerto. Y hace casi cinco años que el cantaor jerezano nos abandonó, no sin antes dejar una huella. Estampa que ahora el artista Jesús Lora Gallego ha querido perpetuar pintando su retrato en homenaje a su cante.

Natural de El Puerto y de 28 años de edad, el artista "en proceso" terminó unas vacaciones en su ciudad natal para poner rumbo (en furgoneta) hacia Barcelona, junto a su novia Verónica y sus tres perros, Tango, Tana y Melón, este último adoptado hace apenas varios días. "Pasaremos por todo Portugal hasta llegar a Galia, y luego tiraremos para Barcelona, donde nos asentaremos", cuenta a lavozdelsur.es

Comenzó con los botes de grafiti, pero a medida que avanzaba en sus estudios de Bellas Artes, en Sevilla, dejó la tinta para palpar la pintura con la brocha pequeña sobre lienzo. No obstante, tan solo cursó dos años en la carrera y no llegó a terminarla. Fue entonces cuando se marchó a Barcelona en 2013, ciudad en la que dejó aparcada la pintura para currar de cocinero, en fábricas de automoción y coquetar, también, con el mundo del tatuaje. 


lavozdelsur.es
Jesús y Verónica en su furgoneta junto a sus perros Tango, Tana y Melón.

Ahora, tras haber pasado unos días en la Costa de la Luz, se vuelve al Norte, y esta vez, a probar suete con su arte. "Voy a intentar vivir de esto, quiero hacerme un hueco...", confiesa. Si bien el mural de 'El Torta', realizado en la fachada exterior de la casa de un amigo suyo, es el último que ha hecho de cara al público, acaba de terminar una rodaja de un árbol con la cara de Camarón.

"Cuando escucho música me evado, y eso es lo he querido plasmar en la pared"

Antes del cantaor de La Plazuela, ha habido muchos otros, ya sea sobre madera, cemento o tela: Camarón, Migue Benítez, El Cigala, El Capullo de Jerez, Enrique Morente, Kiko Veneno, Antonio Flores... De algunos, solo quedan imágenes, como aquellas preciosas "presencias" que el fotoperiodista Juan Carlos Toro colocó por el centro de Jerez. Pero otros, como la pintura a Migue Benítez, cantautor y fundador del mítico grupo jerezano Los Delinqüentes, y la del cantaor Antonio Flores, continuan intactas. 

Jesús explica que si dibuja a sus cantaores favoritos, al igual que hace retratos de sus perros, es porque le nace: "De siempre, lo que más me ha gustado es la música, y como nunca me he dedicado profesionalmente a esto... Cuando escucho música me evado, y eso es lo he querido plasmar en la pared. Es una deuda que tengo yo con ellos y para mi, esta es la mejor manera que tengo de saldarla". El artista adelanta a este medio que posiblemente su próximo retrato irá dedicado a Luis de la Pica. "Y en un futuro inmediato me gustaría pintar a Rafael Amador", concluye.