Jerez

Torrecera: un ‘pueblo’ entre dos aguas

El clima político en la ELA, por el enfrentamiento entre el Ayuntamiento, en manos de IU, y la oposición del PSOE, marca la vida de la pedanía. Los temas más polémicos son la gestión del agua, los presuntos 'enganches' de luz y el paso por los juzgados de dirigentes de todo signo.

El clima político en la ELA, por el enfrentamiento entre el Ayuntamiento, en manos de IU, y la oposición del PSOE, marca la vida de la pedanía. Los temas más polémicos son la gestión del agua, los presuntos ‘enganches’ de luz y el paso por los juzgados de dirigentes de todo signo.

Es difícil encontrar a alguien en Torrecera que hable abiertamente sobre alguno de los frentes abiertos que tiene la pedanía, de unos 1.200 habitantes, situada a unos 20 kilómetros del núcleo urbano de Jerez. Pocos son los que quieren dar su nombre y mostrar su cara cuando se les pregunta por la trifulca política que vive la Entidad Local Autónoma (ELA) y que, como sostienen muchos, tiene a la población “dividida”. ¿Por qué? Los orígenes de la situación hay que encontrarlos en 2013, cuando el PP privatizó Aguas de Jerez y el servicio pasó a manos privadas, algo a lo que se opusieron las pedanías de Torrecera, Guadalcacín y Estella del Marqués, pero es la primera la que con mayor vehemencia ha defendido este derecho. La situación parecía ir por buen camino cuando, a final de 2014, las tres ELA firmaron su adhesión a Aguas de la Sierra, la empresa pública perteneciente a la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz, que meses después se echó para atrás al considerar que se requerían “importantes obras para la separación del mallado de la red” y que “el ahorro para los ciudadanos será bastante menor a lo previsto inicialmente”.

El Ayuntamiento de Torrecera aprobó en julio de 2016, a través de su junta vecinal —el máximo órgano de representación de la ELA—, asumir la gestión directa del servicio, con los votos en contra del PSOE local. Por eso la pedanía, en el ejercicio de las que considera que entran dentro de sus competencias, ya ha emitido un recibo de agua de los meses de septiembre y octubre de 2016, tras recopilar los datos de los usuarios con sus propios medios, por lo que se da la circunstancia de que hay vecinos que han recibido una doble facturación, una de Aqualia y otra procedente del Ayuntamiento. El alcalde de Torrecera, Manuel Bertolet (IU), sostiene que es la empresa quien realiza una “facturación ilegal” y que el Consistorio ya trabaja en las próximas liquidaciones de consumo para emitir los siguientes recibos. “Vamos hacia la normalización del servicio sin ayuda de nadie”, sostiene, porque critica que el Ayuntamiento de Jerez se niega a cederle datos para completar el traspaso de competencias.

Aquajerez, la marca con la que opera Aqualia en la ciudad, remitió una carta a los vecinos de Torrecera el pasado mes de abril en la que anuncia que seguirá prestando el servicio hasta que el Ayuntamiento de Jerez “informe de la finalización de la encomienda de gestión”. La misiva agrega que “desde hace ya algunos meses, Aquajerez se está viendo obstaculizada de prestar el servicio de manera adecuada ante la oposición de los representantes legales de Torrecera, que intentan impedir que los trabajadores de nuestra empresa realicen los trabajos necesarios para el normal funcionamiento del servicio”. El escrito lo enseña una vecina de la pedanía, que prefiere no dar su nombre, y que asegura que la población está “dividida”. “Ha echado a pelear al pueblo”, apunta, en relación al alcalde, y añade: “El que no paga agua está señalado”. Hay quien deja caer que abonar los pagos a la empresa o al Ayuntamiento torrecereño es una forma de mostrar sus simpatías hacia una u otra opción política.

“Aquí no te puedes posicionar teniendo un negocio, porque pierdes clientela y van a por ti”, abunda otra residente de la ELA, que también quiere quedarse en el anonimato. “Se nota el ambiente caldeado”, añade. Otro residente señala que no paga agua desde hace más de dos años, desde que el alcalde anunció que el Ayuntamiento gestionaba el servicio. “Esto es un cortijo, la historia es: divide y vencerás”, añade sin dar tampoco su nombre. Quienes sí lo dan son Francisco Martínez y Charo Gago, dos catalanes, conocidos como Los chinchones, que llevan 14 años residiendo en Torrecera. “El alcalde engañó a gente mayor para que no pagara agua, hay quien debe 1.000 euros”, sostiene él, que cuenta que hace poco tuvo una trifulca con el Ayuntamiento pedáneo porque trabajadores municipales intentaron leer su contador.

“Hay gente que no viene aquí porque es de otro partido, porque creen que yo voto a uno o a otro”, dice Antonio Moreno, propietario del conocido bar El Ministro, que comenta: “La peor enfermedad que hay en este pueblo es la envidia”. Un parroquiano, que toma una cerveza mientras escucha la conversación, se une luego a ella: “Nunca he dejado de pagar a Aqualia, es lo mejor”, comenta Manuel Fernández, quien añade que el Ayuntamiento pedáneo les pide que reclamen a Aquajerez la devolución de los recibos de los meses en los que hay doble facturación. “Que lo arreglen ellos”, dice.

“No pretendemos que nadie pague dos veces”, relata el alcalde, Manuel Bertolet. “No estoy echando un pulso a nadie, estoy en el ejercicio de un derecho que tienen mis ciudadanos y hay quien está haciendo gamberradas para imposibilitar que mis vecinos lleven dos años disfrutando de una rebaja del 20% en el agua y el alcantarillado”, añade. Los recibos del Consistorio pedáneo no incluyen basura y depuración, aunque el regidor cuenta que se han ofrecido al Ayuntamiento matriz para recaudar estos conceptos “y luego transferirlos a Jerez”. ¿Está Torrecera dividida por este asunto? El alcalde responde: “Es la visión que le interesa dar a ciertas personas, hay un grupo que intenta confundir a la opinión pública. No entiendo quién defiende seguir con Aqualia a pesar de ser más caro”. Y va más allá al afirmar que “detrás del agua hay una trama mafiosa donde hay muchos intereses. Lo tengo claro: lo único que quiero es dejar el agua en mi pueblo y unos céntimos a mis ciudadanos en el bolsillo”.

El PSOE de Torrecera no lo ve así. A pesar de estar “a favor de la gestión pública”, señala que el Ayuntamiento pedáneo “no tiene capacidad para llevarla, el personal no está preparado”. Quien habla es Antonio Zambrano, secretario general de los socialistas en la ELA, quien señala que todavía “no se ha hecho el traspaso de la gestión del agua”, por eso apunta que sigue pagando las facturas que le remite Aquajerez. “Al PSOE de Torrecera le da miedo que el Ayuntamiento gestione el agua”. Él es de los que ha recibido doble facturación. “Hice un escrito para mostrar mi disconformidad y que tengo contrato con la empresa”, señala.

Multas, desmentidos y “asfixia”

El ambiente político en Torrecera no solo está “caldeado”, como asegura una vecina, sino que también es de alta tensión. La existente entre PSOE e IU por el supuesto enganche al suministro de varias instalaciones municipales, por lo que Endesa multará a la ELA con 40.000 euros, algo que niega el alcalde. “Es una estrategia del PSOE para estar en un enfrentamiento permanente, con la ayuda del gobierno local —de Jerez—”, dice el regidor, que asegura que el Ayuntamiento matriz “estrangula” a la ELA. Bertolet calcula que el Consistorio jerezano debe al de la pedanía unos 745.000 euros. “Hay ELA que son beneficiarias de retribuciones en especie, es decir, que el Ayuntamiento de Jerez les paga el personal a algunas”, sostiene, lo que considera un agravio comparativo frente a otras. “Nos asfixian económicamente”, señala, a pesar de haber anunciado el Ayuntamiento que había transferido 75.000 euros a la pedanía para que cancelara su deuda con Endesa —la sanción oscila entre los 40.000 y los 75.000 euros—.

El conflicto provoca que se hayan tenido que cerrar instalaciones municipales. “Crea un clima en el que los proveedores no quieren trabajar porque no se cumple con la fecha de pago”, explica Bertolet. El secretario general del PSOE de Torrecera, Antonio Zambrano, apunta que el alcalde “ha puesto motores para dar luz a instalaciones municipales” y que Endesa ha levantado varias actas. “Nosotros no mentimos. La verdad solo tiene un camino. Hay que intentar unir a la gente”, remata.

Un mandato marcado por los juzgados

La legislatura se está viendo marcada por las continuas denuncias y declaraciones en los juzgados de los dirigentes políticos de Torrecera. Pocos días antes de la cita con las urnas en mayo de 2015, el candidato del PSOE a la alcaldía de Torrecera fue condenado como autor de una falta de amenazas leves al alcalde, que ha tenido que pisar los juzgados en varias ocasiones en lo que va de mandato. Manuel Bertolet estuvo investigado por conceder una licencia de obra, supuestamente, de forma fraudulenta, un proceso del que quedó absuelto, como de la querella que lo acusaba de alterar los contadores de agua de la vivienda de un familiar. El tercer caso en discordia, por un presunto delito de prevaricación administrativa, por la supuesta contratación irregular efectuada en el Consistorio torrecereño, aún espera sentencia.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *