Marca ACME

Tiempo pasado en Fitur

Fitur abrió ayer sus puertas. Ya, ya… todos sabemos que Fitur ya no es lo que era, que no se puede comparar con las ferias de hace doce o quince años, el día señalado en rojo en el calendario de alcaldes y concejales de Turismo de toda España (y los hoteleros y los hosteleros y los taxistas y las señoras y señores trabajadores del sexo y…), en una especie de remedo actualizado de las pelis de Paco Martínez Soria. Es lo que tiene Madrid. Cuando este cronista –que ya saben que es madrileño- de joven comenzaba a viajar algo por ahí con los amigos, su padre, también madrileño, le decía “desengáñate, hijo, como en Madrid con dinero…” y seguía a lo suyo. En realidad, mi padre nunca experimentó propiamente si lo que decía era cierto o no, lo digo por la carencia (parcial) de la premisa necesaria: la del dinero. Ay, el dinero. ¡Cómo su pulía antes el dinero, el del contribuyente, claro, durante Fitur! Aquel mito de Fritur…

Pero eso era antes, cuando todos éramos más jóvenes, porque ayer ni moverse de Ifema al centro en taxi ni nah, todo el mundo en metro. Con la huelga del taxi, quitando al Rey y sequito que entraron por una puerta lateral, todo perrito pichichi tuvo que ir en metro y conocer de primera mano las bondades de un servicio público en su día modelo y hoy convertido en saca pasta para el viajero ocasional con el rollo ese que se han montado –ha sido la Comunidad- con la tarjeta que hay que comprar y cargar en función del trayecto…

Pues esta es la crónica: ayer fue comenzar Fitur y tener lugar ya el día de Jerez: Presentación de la Feria, Circuito, distintas iniciativas turísticas privadas… todo presentado en el stand de la Diputación, lejos queda ya el expositor propio de Jerez (y los problemas que todo aquello trajo). Fin de la crónica. Ya ven. Cualquier tiempo pasado…

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *