Raúl Solís

Baldoví y Errejón, en el Congreso, en una imagen reciente. CONGRESO

El efecto chiringuito

Dentro del partido se vive una especie de realidad paralela y lo importante no es cambiarle la vida a las personas, sino que el partido sirva para transformarle la vida a los liberados