constructoras

Manuel Gallardo, de espaldas, frente a la nave que construyó para Zahav y que ahora guarda contenedores.

La herida del pufo de Zahav que no se cierra

Manuel Gallardo, entonces propietario del Grupo Inversor Masol, asumió el coste de la construcción de una infraestructura que nunca cobró ni se llegó a utilizar. El Juzgado desestima su petición y ahora reclamará los 2,5 millones de euros que le adeudan al TSJA