Política

Susana Díaz perdió 1.138 millones en fondos finalistas para combatir el paro en los peores años de la crisis

En cuatro años, el anterior Gobierno de la Junta dejó sin ejecutar más de 8.400 millones consignados en presupuestos. El consejero de Hacienda habla de "mala praxis" y gestión "ineficiente"

El consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo Baena, ha expuesto el resultado de la ejecución del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía de 2018 en Comisión parlamentaria, en la que ha puesto de relieve una falta de ejecución anual media de 2.100 millones de euros en el cómputo de la X Legislatura (2015-2018), elevando hasta los 8.434 millones el total no ejecutado en estos cuatro años.

A juicio del consejero, esta circunstancia evidencia dos hechos claros. De un lado, “una mala praxis presupuestaria al presentar sistemáticamente unos Presupuestos que en determinadas políticas, programas y partidas no alcanzan niveles razonables de ejecución“, al tiempo que denota “una gestión ineficaz e ineficiente de las políticas públicas que impide en muchos casos desplegar las políticas programadas”.

Bravo ha precisado, además, que el nivel de ejecución de las operaciones de capital en 2018 solo ha alcanzado el 54% del crédito inicial, es decir, se prometió un crédito de 3.700 millones de euros, de los que 1.700 no se han ejecutado. Por capítulos, en inversiones reales (capítulo 6) se presupuestaron 1.298,6 millones, ejecutándose al final del ejercicio solo 601,2 millones, esto es, el 46,3% del total, mientras que en las transferencias de capital (capítulo 7) se presupuestaron 2.401 millones, de los que se ejecutaron 1.398,5 millones).

El consejero ha destacado que, cuando se entra al detalle de los programas, la realidad es “aún más abrumadora”, tal y como demuestra el grado de ejecución del programa 32E de Empleabilidad, Intermediación y Fomento del Empleo que, de un crédito definitivo de 786 millones, 441 no se ejecutan, lo que arroja un grado de ejecución del 44%. O el caso del Programa 32D de Formación Profesional para el Empleo: de un crédito definitivo de 306 millones, 222 no se ejecutan, esto es, el 72% sin ejecutar.

Esta situación es estructural en dos programas que son prácticamente el núcleo central de las políticas de empleo en una de las comunidades con mayor desempleo de Europa, ha dicho. “El balance 2013-2018 en estos programas suma una falta de ejecución del 63% (del 48% en empleabilidad y del 85% en formación), es decir, estamos hablando de 3.696 millones de euros presupuestados sin ejecutar en políticas de empleo“.

Se trata de una falta de ejecución que ha supuesto una “enorme ineficiencia”, ya que se han perdido más de 1.138 millones de financiación finalista estatal para políticas de empleo que el Estado ha puesto a disposición de Andalucía entre 2012 y 2018. El consejero ha enumerado las grandes cifras de la ejecución del Presupuesto, que contaba con un montante inicial de 34.759,5 millones de euros. Al entrar a evaluar el gasto no financiero excluyendo la intermediación financiera, los datos de 2018 sitúan el crédito inicial en 26.574,4 millones de euros, que se modificó al alza hasta los 27.147,5 millones, de los que finalmente se acaban ejecutando 24.903,4 millones, el 91,8%, dejando sin ejecutar 2.244 millones.

“Una no ejecución de algo más del 8% del gasto no financiero puede parecer poco, pero recae de forma sistemática y masiva sobre las operaciones de capital y afecta especialmente a los programas de fomento empresarial y apoyo a sectores productivos, las políticas de empleo, las infraestructuras educativas y sanitarias, así como algunos importantes programas de la política social”, ha explicado.

Recaudación tributaria en 2018: un 3,4% más

El consejero ha informado asimismo sobre la recaudación de las principales figuras tributarias en el ejercicio 2018 en Andalucía y sobre eventuales desviaciones respecto a las previsiones incluidas en los Presupuestos de ese ejercicio. En este sentido, el montante total de la recaudación neta de la Junta de Andalucía y sus agencias administrativas ascendió en 2018 a 16.529 millones de euros, un 3,4% más que en 2017 (15.984 millones), y alcanzando un nivel de cumplimiento del 99,8% respecto a la previsión inicial (16,551,14 millones).

El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD) y el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) son las principales figuras tributarias que gestiona la Comunidad autónoma de Andalucía y representan el 77,1% de las previsiones de ingresos de tributos cedidos.

El consejero ha destacado que el crecimiento de la actividad económica y la mejora del comportamiento del mercado inmobiliario ha permitido mejorar la recaudación del ITPAJD en 125,9 millones respecto a la previsión inicial, hasta elevarla a 1.671,6 millones.

Por su parte, los beneficios fiscales en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que entraron en vigor en 2018 para familiares directos y cónyuges con patrimonios de hasta un millón de euros, han tenido incidencia en la recaudación líquida de este tributo, situándola en los 299,3 millones frente a la previsión presupuestaria de 390 millones.

Bravo ha expuesto también el comportamiento de otros gravámenes con menor peso en la recaudación pero que también contribuyen a la financiación de los servicios públicos. Así, ha citado las modalidades impositivas vinculadas al juego, que representan el 6,53% de las previsiones en 2018, y que superaron los 165 millones de euros de ingresos, cumpliendo el 100,55%.

Por último, el canon de mejora -la principal figura impositiva propia en términos recaudatorios de Andalucía- registró unos ingresos de 147 millones, superando en más de 19 millones el objetivo previsto inicialmente. Este incremento de recaudación es fruto, en parte, de la intensificación de actuaciones de control tributario, especialmente en el área de inspección.

El balance de las figuras tributarias sometidas al régimen de entregas a cuenta y liquidación del sistema de financiación que ha ofrecido el consejero arroja las siguientes cifras respecto al IRPF y al IVA. Por un lado, el IRPF experimenta un decremento del 1,1%, debido a que a pesar de que las entregas a cuenta aumentan en +1,0%, la liquidación disminuye en un -26,7%. Se obtiene una recaudación neta de 4.953 millones, frente a la prevision inicial de 5.031 millones, por lo que el nivel de cumplimiento es del 98,4%.

Por su parte, el IVA experimenta un ligero incremento del 1,1% debido a las entregas a cuenta (4,4%). Alcanza una recaudacion neta de 5.795 millones de euros, frente a la previsión inicial de 5.855 millones, por lo que el nivel de cumplimiento es del 99%.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *