Jerez

Subvenciones a discreción a seis meses de las municipales

(EXCLUSIVA) El PP pretende aprobar en junta de gobierno local ayudas económicas para más de 30 colectivos y asociaciones de la ciudad sin convocatoria pública. Técnicos municipales trabajan a destajo, hasta altas horas de la madrugada incluso, para tener preparados los expedientes. Se desconoce la cuantía y los beneficiarios de una práctica que la ley solo reserva a casos extraordinarios y que la propia Pelayo considera “clientelar”

El gobierno local piensa aprobar esta semana (presumiblemente en una junta de gobierno local este jueves) más de 30 subvenciones a diferentes asociaciones y colectivos de la ciudad. Según ha podido saber La Voz del Sur Jerez, técnicos de la delegación de Bienestar Social han estado “montando” los expedientes hasta altas horas de la madrugada de este miércoles sin que medie convocatoria pública alguna. No en vano, la última convocatoria pública de subvenciones promovida por el Ayuntamiento de Jerez se remonta a 2009. A aquella convocatoria única se destinaron casi 900.000 euros que fueron a parar a más de 200 asociaciones. En esta ocasión, el gobierno local se ha sacado de la manga, a medio año de las elecciones municipales del 24 de mayo de 2015, una concesión de ayudas discrecional, sin que hasta el momento se sepa qué cuantía se va a destinar, a quiénes, y por qué va a haber dinero público para unas asociaciones y no para otras.

La Ley General de Subvenciones (38/2003, 17 de noviembre) es taxativa en el punto 3 de su artículo 8: “La gestión de las subvenciones a que se refiere esta ley se realizará de acuerdo con los siguientes principios: publicidad, transparencia, concurrencia, objetividad, igualdad y no discriminación”Lo mismo expresa la ordenanza municipal de subvenciones del Ayuntamiento que reproduce, como no puede ser de otra forma, lo impuesto por la ley: “Las subvenciones se otorgarán con arreglo a los principios de publicidad, concurrencia competitiva, transparencia, objetividad, igualdad y no discriminación, eficacia y eficiencia”. Del mismo modo, expone, “el procedimiento ordinario de concesión se tramitará en régimen de libre concurrencia competitiva. A efectos de esta ordenanza, tendrá la consideración de concurrencia competitiva el procedimiento mediante el cual la concesión de la subvención se realiza mediante la comparación de las solicitudes presentadas, a fin de establecer una prelación entre las mismas de acuerdo con los criterios de valoración previamente fijados en las bases reguladoras de la convocatoria, y adjudicar, con el límite fijado en la convocatoria dentro del crédito disponible, aquellas que hayan obtenido mayor valoración en aplicación de los citados criterios”.

La alcaldesa con representantes de la asociación tertulia cofrade El Muñidor, en una imagen reciente.

En contra de todo criterio objetivo, ¿qué ha decidido el gobierno de la alcaldesa María José García-Pelayo? Conceder subvenciones a tutiplén e incluso estableciendo pagos plurianuales, lo que aún sería más grave si se tiene en cuenta que están comprometiéndose subvenciones para el gobierno local que emane de los comicios locales de mayo del año que viene. “A pocos meses de las elecciones van a aprobar convenios con distintos colectivos sociales elegidos a dedo, bajo un supuesto interés público para tratar de vender la excepcionalidad de estas ayudas, cuando la ley es muy clara en los casos extraordinarios”, han precisado fuentes municipales. De hecho, la ley recoge que tendrán carácter excepcional” aquellas otras subvenciones en que se acrediten razones de interés público, social, económico o humanitario, u otras debidamente justificadas que dificulten su convocatoria públicaEl gobierno local no ha hecho pública todavía esta nueva maniobra preelectoral, y como es lógico tampoco ha dado a conocer si el informe de la Intervención General presenta reparos de posible ilegalidad a esta decisión. 

En declaraciones a los medios, Pelayo anunció a principios del pasado septiembre que los Presupuestos de 2014, aprobados diez meses después de arrancar el ejercicio, iban a recoger la convocatoria de subvenciones para las asociaciones de la ciudad, que no se convocaban desde 2009. Una práctica que ella misma tildó de “clientelar” y “poco rigurosa”. “Vamos a recoger -abundó- una fórmula específica para las organizaciones sociales, se harán convenios específicos y salen de esas subvenciones para el resto de asociaciones. Entendemos que deben de tener estabilidad en el tiempo a la hora de trabajar los proyectos. Nuestro objetivo es que a lo largo de la próxima legislatura el resto de asociaciones también funcionen con convenio. Es decir, lo que no queremos es el clientelismo que supone la subvención sino que se trabaje sobre unos principios rigurosos, serios y cuando haya un proyecto de una asociación que resulte beneficioso pues tengan estabilidad en el tiempo para poder desarrollarlo”. “Van a ser unos presupuestos muy participativos, van a permitir que las asociaciones vuelvan a tener colaboración municipal para la realización de los proyectos”, zanjó sin negar que seguirá reeditando lo que ella misma considera malas prácticas clientelares.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *