Su Majestad el tango quita las 'pupas' del Falla

Publicidad

Su Majestad el tango quita las 'pupas' del Falla

El primer coro del concurso, 'Rockola', se estrena con buen pie en una sesión en la que también destacan la chirigota del 'Sheriff', con un gran repertorio, y unos veteranos chirigoteros que ya 'vienen de vuelta'.

12-01-2018 / 02:23 h.
Publicidad

Como agua de mayo. Lo mismo que un gol del Cádiz en el descuento o como una recogida del Nazareno en pleno barrio de Santa María. El Gran Teatro Falla acoge una sesión, la tercera, en la que se estrena la modalidad de coros. Y es que dos días de concurso sin que suene una falseta sobre las tablas son demasiados. Rockola se presenta como un burger de los años 50 donde la música es imprescindible para cualquier cliente, sea canalla, pijo o jugador de rugby. El mismo coro de siempre, con la experiencia de ser finalista: movido, alegre y sin perder un ápice de la esencia que ha marcado su crecimiento desde que los estudiantes de Antonio Bayón empezaran a superar pases. Ha sido la primera vez de este año, pero volverán a pisar muy pronto las tablas.

Y tras el coro el Falla se traslada a una cárcel donde los famosos cumplen condena. Desde Puigdemont o Junqueras a Isabel Pantoja pasando por Del Nido… aunque realmente hay poco de ellos entre rejas. El circo de la sombra, la chirigota de Murcia, da un paso al frente con respecto a la pasada edición del concurso. Un grupo trabajado y con algunos golpes que provocan las risas entre los carnavaleros presentes completan una digna actuación. Murcia está más cerca de Cádiz que Burgos, será eso…

Con el público esperando para escuchar la primera comparsa de la noche llega, desde Marbella, La perla dorada. Estos vendimiadores no pasarán a la historia precisamente por una actuación brillante… pero igual sí por un sentido pasodoble a Chiquito de la Calzada, del que usan diversas frases para completar la copla. Una agrupación que provoca los primeros murmullos entre los espectadores nunca es una buena noticia.

Sí lo es, sin embargo, la buena actuación de Los que vienen de vuelta. No se sabe quién se lo pasa mejor, si el público o ellos. La ilusión de estos veteranos chirigoteros podría ser comparable –o superior- a la de cualquier debutante. Los rocieros que se pierden con el GPS –cosas de la edad- no solo hacen reír, sino que también critican con fundamento y se posicionan en los temas gaditanos. Pelearán por volver en cuartos, sin duda. Antes de la cabeza de serie es el turno de Las irrepetibles, una comparsa mixta sevillana que llega contando historias librescas que no se podrán volver a dar. Con un buen conjunto de voces y letras comprometidas firman una digna actuación en su debut en esta edición del concurso. Una idea, eso sí, difícil de representar pero llevada a cabo con éxito.

Y llega el momento para el Sheriff con Los quitapupas, que no defraudan en absoluto. Una brillante actuación, con dos grandes pasodobles y una más que simpática tanda de cuplés hacen las delicias de un teatro que se cae a cada golpe de la agrupación. Mención aparte para la cabra Maribel y sus peculiares consejos a los curanderos más gaditanos que han existido jamás. Y son preliminares… habrá que esperar a saber qué tiene reservado para los siguientes pases.

Quien sí hace 'pupa' con sus pasodobles es la comparsa de Almería, La esclavitud. Esclavos de las coplas de carnaval, con barbas de colores y un tipo acorde a la fiesta, firman una discretísima actuación ante un Falla desangelado y animado únicamente por los esclavos que llegan hasta el teatro con la agrupación. Tienen un año para volver a las tablas gaditanas con una idea mejor…y pasodobles más cortos.

 
Publicidad