Sociedad

“Soy la voz de mi padre que callaron y de mi abuelo que mataron”

Amaro de la Calle, Jesús Caballero Ragel y José Ruiz Mata, de la Asociación de Familiares y Amigos por la Recuperación de la Memoria Histórica de Jerez, imparten una charla en el IES Padre Luis Coloma

“Soy la voz de mi padre que callaron y de mi abuelo que mataron”, se puede leer en la diapositiva con la que concluye la exposición de Amaro de la Calle en el IES Padre Luis Coloma de Jerez, dirigida a estudiantes de bachillerato del centro. “No es costumbre que la juventud se preocupe por la memoria histórica”, reseña De la Calle, quien relata cómo fusilaron y arrojaron a su abuelo a una fosa común, unos restos que la familia aun no ha recuperado.

Amaro cree que los restos se encuentran en el antiguo cementerio de Santo Domingo de Jerez, en lo que hoy es el parque Scout, situado junto a la avenida José Cádiz Salvatierra, donde se han iniciado los trabajos de exploración para localizar a represaliados del franquismo. Uno de ellos es Manuel de la Calle Camas, quien fuera presidente del sindicato CNT en la rama de cocineros de la comarca de Jerez, fusilado en 1936 tras la aplicación del Bando de Guerra junto a la tapia del Teatro Eslava.

“Mi padre fue víctima del miedo”, cuenta Amaro de la Calle en el IES Coloma, hasta tal punto que él no se enteró de la historia de su abuelo hasta que su padre tenía 65 años. “Me estremeció cómo relataba lo que le pasó a mi abuelo”, confiesa Amaro, presidente de la Asociación de Familiares y Amigos por la Recuperación de la Memoria Histórica de Jerez y la Comarca, quien sigue luchando por “saber dónde lo enterraron”. Amaro es partidario de que “se conozca la historia para no repetirla. No existe venganza”.

“Salta el golpe y él —por su abuelo, Manuel de la Calle— pretende irse, sabiendo que podían buscarle, pero sus hermanas le convencen para esconderse, en La Casa de las Mozas, dos mujeres solteras que vendían tabaco, y le prepararon un cuarto a modo de zulo en la azotea. El celo de que no le faltara de nada hizo que un vecino lo delatara. Tenía seis hijos desde trece años a dos años. Fue apresado y fusilado en tres días”, recuerda Amaro en una reciente entrevista en lavozdelsur.es.

Caballero, Ruiz y De la Calle, en un momento de la charla. FOTO: MANU GARCÍA

 

“En Jerez no hay guerra, hay represión”, sostiene Jesús Caballero Ragel, doctor en Arte y Humanidades por la Universidad de Cádiz y profesor de enseñanzas medias en Jerez, quien eleva hasta 3.000 la cifra de personas represaliadas en la ciudad, en un artículo titulado Un documento de 1940 cifra la represión franquista en Jerez en 3.000 asesinados. “A mucha gente la memoria histórica no le interesa”, se queja Caballero Ragel, quien anima a “hacer justicia con la gente que sufrió la dictadura”. Jerez, según España Democrática, la publicación de los republicanos exiliados en Uruguay, tiene 3.00 vecinos asesinados a manos de los golpistas, algo que ha contrastado Caballero Ragel.

“A pesar de no existir apenas resistencia, muchos republicanos fueron fusilados, entre ellos el alcalde y numerosos concejales de partidos de izquierda, masones, funcionarios municipales, maestros nacionales, presos comunes, líderes políticos y sindicales o simples afiliados a partidos o sindicatos, anarquistas, articulistas de prensa de izquierda, homosexuales, personas que profesaban otra religión ajena a la católica o se definían ateos así cualquier sospechoso de no apoyar el golpe de estado”, recoge el investigador Caballero Ragel en el citado artículo.

“Otros países de Europa han pasado página, hay museos sobre la Segunda Guerra Mundial en Alemania y no tienen reparo en explicar lo que pasó, pero en España tuvieron 40 años durante los que se han permitido el lujo de decir mentiras”, sostiene José Ruiz Mata, quien interviene en la charla en el IES Coloma. “Somos el segundo país del mundo con más desaparecidos después de Camboya”, recuerda, y pide que con la memoria histórica “se cierre el círculo del duelo”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *