Sociedad

“Si los políticos tuvieran que dormir en el Albergue, otro gallo cantaría”

La Red de Apoyo a Inmigrantes de Jerez convoca una manifestación para pedir al Ayuntamiento que duplique el número de plazas del Albergue municipal para que "ninguna persona duerma más al raso"

“Si los políticos tuvieran que dormir en el Albergue, otro gallo cantaría”, se puede leer en una pancarta que sostiene una joven. “No sobran inmigrantes, sobran racistas”, dice otra. La mayor pancarta da un dato: “Una ciudad de 220.000 habitantes con un Albergue de 47 plazas”. Por eso la Red de Apoyo a Inmigrantes de Jerez convoca una manifestación que parte de la plaza del Arenal y que recorre distintas calles del centro para pedir que, al menos, se dupliquen estas plazas “para dar respuesta a las necesidades actuales de la población sin hogar de la ciudad”.

Los impulsores de la marcha solicitan al Ayuntamiento que habilite más camas para personas en riesgo de exclusión, lo que beneficiaría “a todas las personas, tanto a nacionales como extranjeras”. “El gobierno municipal tiene cuatro años para llevarlo a cabo, aunque creemos que debería tener ya soluciones habitacionales de urgencia para este invierno, para que ninguna persona duerma más al raso en Jerez”, se puede leer en una octavilla que van repartiendo a las personas que se encuentran a su paso.

La marcha sigue su paso por calle Larga, Tornería y plaza Plateros, de vuelta a Consistorio. “Nativa o extranjera, misma clase obrera”, gritan los manifestantes, entre los que se encuentran muchos jóvenes migrantes llegados a Jerez. Uno de ellos es Idris, de Camerún, que tiene un techo bajo el que dormir pero que apoya las reivindicaciones de la Red de Apoyo a Inmigrantes. “Es importante pedir más plazas en el Albergue”, expresa. Él estuvo en uno durante tres meses en Málaga, gracias a lo que evitó dormir en la calle.

La manifestación convocada por la Red de Apoyo a Inmigrantes de Jerez, a su paso por calle Larga. FOTO: MANU GARCÍA

“La solución no debe ser la caridad ni la acción benéfica de entidades ciudadanas, deben ser las Administraciones las que den respuestas satisfactorias y urgentes a la necesidad de alojamiento. No se trata de caridad sino de justicia”, señala la Red de Apoyo a Inmigrantes de Jerez, a la que llegan casos de jóvenes que “se han quedado a dormir en la calle” o que, como mal menor, “se han metido con una manta y un colchón en los locales que utilizamos para las clases de español”, explican. Por eso creen que las plazas del Albergue son “insuficientes”.

Otro joven migrante que sigue la marcha, que no quiere dar su nombre, dice que está esperando el permiso de trabajo, espera que para el próximo mes de enero. Mientras, no puede trabajar. “La vida es muy difícil aquí, es muy duro”, señala, “no hay muchas posibilidades para alguien como yo”. La Red de Apoyo a Inmigrantes advierte de que conocen casos de jóvenes extutelados por la Junta de Andalucía que se ven en la calle cuando cumplen la mayoría de edad o de refugiados que han agotado las fases del programa de asilo y a los que “no les queda otro recursos más allá que el asfalto de la calle”.

“El Albergue da cobijo a personas en situación de vulnerabilidad extrema que se pueden ver en la calle”, señala la organización, añadiendo que cuenta con 47 plazas, que durante los meses de invierno se pueden ampliar hasta 55, “pero Jerez tiene 220.000 habitantes y es insuficiente para una población tan elevada”, insiste. Una ampliación de las plazas beneficiaría a personas que “se quedan en la calle de forma abrupta, como familias que han sufrido un desahucio, personas que han pasado por situaciones familiares conflictivas, por casos de pobreza extrema o ancianos sin recursos”, señalan.

El Albergue alojó a 130 personas en 2018

El Albergue municipal alojó a 130 usuarios durante 2018 dentro del programa Albergue (112 hombres y 18 mujeres) y 329 usuarios del programa baja exigencia (278 hombres y 51 mujeres), según datos del Ayuntamiento de Jerez aportados a mediados de este año. Solo un 19% de estas personas consiguieron una vivienda de alquiler y el 24% consiguió un empleo. Durante el primer semestre de 2019, último del que se tienen datos, el Albergue atendió a 334 personas.

“Nuestra prioridad es ofrecer una atención social individualizada a las personas que viven en situación de pobreza, paliando sus necesidades y dando el apoyo necesario de forma específica. Se trata de poder orientar a cada una de estas personas, en todo lo referido a trámites administrativos, a atención sanitaria, aseo personal, que son pasos básicos a la hora de poder dejar atrás esa exclusión social, y el siguiente paso es el de los programas de inserción social”, explicaba Carmen Collado, delegada de Acción Social.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *