Cartelera Sur

¡’Shhh’: todos al sótano!

La crítica de 'Un lugar tranquilo'

Un lugar tranquilo (A Quiet Place, Estados Unidos, 2018) (95 min.): Dirección: John Krasinski. Guión: Scott Beck, Bryan Woods, John Krasinski. Fotografía: Charlotte Bruus Christensen. Música: Marco Beltrami. Reparto: Emily Blunt, John Krasinski, Millicent Simmonds, Noah Juppe, Cade Woodward…

En el cine, como en cualquier manifestación artística popular, los géneros se solapan unos a otros; unos se alimentan de otros. Es en la serie B, con una combinación de presupuesto limitado, ausencia de altas pretensiones artísticas y ganas de entretener, donde esa mezcla resulta más fecunda en términos creativos. En Un lugar tranquilo están esas virtudes, y también todas las limitaciones de la serie. Remite a muchas películas anteriores y a varios subgéneros, desde la ciencia ficción sobre invasión alienígena o el terror rural/slasher hasta el cine de catástrofe planetaria o la familia Robinsón.

Sus referencias más evidentes son, por una parte Alien, el octavo pasajero, por su tratamiento formal del monstruo, de su maldad intrínseca; por otra parte películas como La guerra de los mundos —la novela de H. G. Wells que tanto ha exprimido el cine desde que apareciera en 1898, y de la que Spielberg filmó una versión espectacular en 2005— y Soy Leyenda, la película de 2007 sobre el relato de Richard Matheson, en la que el último hombre, refugiado en su madriguera, se resiste a ser exterminado.

Un lugar tranquilo es menos ambiciosa que las mencionadas, tanto en producción como en desarrollo argumental, pero comparte con ellas bastantes elementos. No es una galaxia ni un futuro lejanos; estamos más o menos en 2018 y la Tierra ha vuelto a un estado pre-industrial después de la llegada de unas bestias sedientas de sangre que nos cazan como conejos.

El hombre ha pasado a ser presa y es la angustia y el terror de esa cacería lo que vertebra la historia: la de las plagas bíblicas mandadas por un dios colérico, la de hombres convertidos en comida para cíclopes o la de la pequeña Anna escondida en silencio en un desván de Amsterdam.

El guión de Un lugar tranquilo, del que es corresponsable el propio director y protagonista, John Krasinski, aporta una novedad importante y que le da desde el arranque de la película un plus de emoción, una dosis extra de tensión: el silencio como estrategia de supervivencia. Las criaturas alienígenas son ciegas, pero tienen un oído agudísimo con el que nos localizan y nos destruyen. En medio del apocalipsis es la quietud y el silencio los que pueden salvarte.

El principio de la historia es pues cine mudo, solo imágenes sin palabras que nos ponen en antecedentes. Recortes de periódicos, exteriores abandonados e interiores arrasados nos explican la situación y hacen avanzar la trama. Esa abundancia de objetos cotidianos, de gestos y ruidos naturales crean una atmósfera inquietante que resulta lo más estimulante de la película.

Fotograma de ‘Un lugar tranquilo’.

El objetivo de la cámara se hace así notario único de lo que ocurre. Ayudan, por supuesto, los actores. Desde Emily Blunt, convincente reencarnación de la Teniente Ripley, hasta el propio John Krasinski y los actores que interpretan a sus hijos, Millicent Simmonds y Noah Juppe.

John Krasinski puede incluirse en un grupo de cineastas jóvenes, con entusiasmo por la clásica serie B que recupera el producto artesanal, en el que sobresalen los Matt Reeves y Dan Tratchtenberg de la serie Cloverfield (Monstruoso, Cloverfield nº 10). J. J. Abrams es su mentor y el Spielberg de los inicios, su inspiración. El terror está siempre presente, pero acaba imponiéndose un distanciamiento irónico que aligera la carga trágica de la historia. No hay que tomársela demasiado en serio, es solo un divertimento.

Un lugar tranquilo (Un lugar silencioso, en el título original), parece decirnos que la cura a nuestra neurosis y angustia vital podría estar en recuperar el silencio. ¿No dice el enloquecido Macbeth que el mundo es solo un cuento contado por un idiota lleno de ruido y furia?

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *