Sherry Galicia

En Galicia el vino de Jerez no es muy conocido, la verdad, pero es una de las regiones de España en las que la gente alterna más con vino que con cerveza.

Hoy comienza la quinta edición del Sherry Festival en La (o A, a elegir) Coruña. El Sherry Festival es uno de los mayores esfuerzos de promoción que realiza el sector en España. Las tres primeras ediciones de esta cita se realizaron en las tres principales ciudades españolas, Madrid, Barcelona y Valencia; en la cuarta se decidió saltar a San Sebastián, que desde luego no tiene ese ordinal por población, pero está claro que desde el punto de vista gastronómico no ha lugar a discusión la importancia de esta capital vasca en todo el mundo. Algo parecido —aunque con menos nombre— ocurre con La Coruña, que con unos 250.000 habitantes es la segunda ciudad más poblada de Galicia (Vigo anda por los 300.000), una ciudad cada vez más cosmopolita, llena de lo que se da en llamar gente ‘cool’ (diseñadores, patronistas, publicistas, modelos) gracias, entre otros motivos, a la pujanza de Inditex y a la que, como a toda Galicia, le gusta el vino.

En Galicia el vino de Jerez no es muy conocido, la verdad, pero es una de las regiones de España en las que la gente alterna más con vino que con cerveza, lo que no quita para reconocer el éxito alcanzado en los últimos ocho o diez años por ‘Estrella de Galicia’… Se da el caso de que pese a la pasión gallega por los vinos, ninguna de las cinco denominaciones de origen que hay en la comunidad (Ribeiro, Monterrei, Ribeira Sacra, Valdeorras y Rías Baixas) tiene su centro en A Coruña, aunque Rías Baixas alcanza al sur de la provincia. Como curiosidad, hay que decir que hasta hace unos años en el Ribeiro (Ourense) se llamaba a la uva palomino directamente ‘uva jerez’, incluso en algunos etiquetados. Ahora no es que haya desaparecido esa palabra, es que la palomino se está viendo desplazada por la recuperación de variedades tradicionales como treixadura o loureira.

El Sherry Festival, con sus seminarios, cursos, catas y maridajes quiere proponer las posibilidades del vino de Jerez, como tal en solitario y en consonancia con unas de las grandes pasiones gallegas: la comida. Ahí, desde luego, es donde los vinos de Jerez deben demostrar su versatilidad con la rica cocina gallega, en la que las materias primas y elaboraciones de vanguardia tendrán, a buen seguro, su réplica en los caldos del Marco. A ver, rápido: fino, manzanilla y amontillado con marisco fresco, paté de nécoras o un revuelto de zamburiñas; oloroso con ternera de Lugo; filloas con PX o cream… ufff, palabras mayores. Y durante una semana entera…

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *