Sociedad

Ser ‘veggie’ en Cádiz o cómo convertir ‘El Vaporcito’ de El Puerto en el Arca de Noé

Un grupo de vegetarianos de toda la provincia se asocian en la localidad portuense para compartir recetas, hacer amigos y divulgar un estilo de vida alternativo: "Se trata de promover un cambio, por eso también aceptamos a personas que todavía comen carne"

Sandra preside una de las mesas exteriores del Café Ópera, en la avenida Bajamar de El Puerto de Santa María. Entre copas y cafés, un grupo de seis personas charlan sobre un estilo de vida alternativo que cada vez concentra a más seguidores. Desde vegetarianos a secas, ovolactovegetarianos, a flexivegetarianos, que a veces consumen carne, sin obviar a los vegetarianos estrictos, los veganos, el objetivo ideal para personas como Sandra.

“Aurora, por ejemplo, es flexitariana, ella a veces como carne”, explica, haciendo referencia a la compañera que se sienta a su derecha. “Es vegetarianismo para todos, desde comer carne solamente una vez a la semana hasta ser vegano, que es lo que algunos defendemos hasta el final, pero que tampoco es necesario”, cuenta la británica, asentada desde hace tres décadas en España e iniciadora de este colectivo en El Puerto. “Hay una chica que de un día a otro pasó a ser vegana pero no hay necesidad de que sea así. El grupo es para promover ese cambio, por eso hay también flexitarianos, aceptamos a gente que todavía comen carne”, añade.

Sandra, junto a Aurora, de Vegetarianos El Puerto. FOTO: MANU GARCÍA.

Fue a comienzos de año cuando Sandra, que conocía a Pilar a raíz de un congreso de la Unión Vegetariana de España en Granada, se lanzó a montar este grupo motor que pese a estar en la localidad portuense reúne, al menos una vez al mes, a personas de Cádiz, San Fernando, Chiclana, Puerto Real o Jerez, entre otras. Una forma de conocerse, apoyarse, compartir recetas o experiencias y fundamentalmente, extender el vegetarianismo más allá, llevándolo no sólo a más personas y familias, sino a restaurantes, cafés e instituciones. Así consiguieron que el Ayuntamiento de El Puerto se volcara en una ruta de la tapa vegetariana, que tuvo lugar en Semana Santa y que concentró a numerosos bares de la localidad.

“Ahora estamos con esta campaña: los jueves vegetales, dice señalando una página de El Boletín en la que anuncian dicha idea. Se trata de una iniciativa que busca que la ciudadanía en general deje de comer carne al menos una vez a la semana y que se suma a otros proyectos en curso, como rotular autobuses municipales promoviendo este otro modo de vida, o llevando el vegetarianismo a las escuelas a partir del próximo mes de septiembre.

Fernando es vegetariano por partida doble: animalismo y medio ambiente. FOTO: MANU GARCÍA.

Pese a sus seis meses de actividad, el colectivo ya cuenta con 50 miembros y en él se concentran personas con todo tipo de sensabilidades: vegetarianos por animalismo, por ecología, y por salud. “Nosotros somos vegetarianos tanto por los animales como por el medio ambiente”, señalan Ana y Fernando, una de las parejas de la mesa. En frente, Aurora, flexitariana, en proceso de convertirse en vegetariana con un consumo reducido de carne, y Chelo, una integrante nueva que está en el mismo camino. “Ella acaba de venir, esta es su primera reunión”, dice Sandra, que aprovecha para insistir en que de una u otra forma el vegetarianismo busca concienciar socialmente. “Cada segundo desaparece un campo de fútbol de selva en Brasil para crear granjas de animales”, dice en esa línea.

La recién llegada, de hecho, no es vegetariana. Al menos, de momento, pero va camino de ello. “Por edad te sale sin querer sale vegetariano.”; dice. “Yo en casa me puedo tirar en casa toda la semana sin comer carne, pero no porque sea vegetariana o lo intente, sino porque no te apetece, y yo creo que eso le pasa a mucha gente”, cuenta tras haber encontrado a este grupo con el que compartir sus impresiones. “Lo que queremos es fomentar nuestra forma de vida desde un punto de vista positivo y respetuoso”, añade Sandra, que aprovecha para recordar que Ana ya está elaborando una guía de restaurantes vegetarianos de El Puerto, Jerez y el resto de la provincia de Cádiz, para facilitar las cosas.

Nadie es iraní, lleva 40 años en España y acoge en el Café Ópera alguno de los encuentros de Vegetarianos El Puerto. FOTO: MANU GARCÍA.

En medio de la charla, Nadia, la dueña de este céntrico pub portuense, hace acto de aparición y se sienta. Ella también es vegetariana y lo hizo por animalismo. “Tengo caballos y al estudiar la mente de ellos, como animal-presa, que siente lo igual que una oveja o cualquier animal de carne, dejé de comerla”, explica apasionada. Esta iraní, cuya familia emigró a Australia tras el Sha la revolución en los años 80, lleva 40 años en El Puerto y se pregunta cómo se puede seguir consumiendo carne tras haberse “abierto los ojos” con sus conocimientos sobre el mundo equino. “Yo nunca más consumiré carne, no puedo, jamás”, dice tajantemente, pensando también en su salud y valorando dar el paso ya para dejar el pescado y los huevos, fundamentalmente por la explotación que sufren las aves.

Cuando Sandra llegó desde Inglaterra hace 20 años reconoce que era difícil ser vegetariano y aunque hoy no sea tampoco un camino de rosas, es más fácil. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. “En tres años se han llenado los supermercados de productos procesados y veganos”, comenta Ana, que duda de si eso es positivo o negativo. Pilar, a su lado, lo tiene claro: prefiere los alimentos naturales y de la tierra, como toda la vida. “A mí me gusta la fruta, las verduras, los cereales, las legumbres o los encurtidos como las aceitunas”, narra. Y es que  hay muchas alternativas para no acudir a lo envasado a la hora de sumarse al vegetarianismo., algo habitual entre los jóvenes de seitán y hamburguesas veganas.

Sandra, con la camiseta de El Vaporcito vegetariano. FOTO: MANU GARCÍA.

Una parte alimentaria pero otra más social y lúdica. Este colectivo sólo se trata de compartir impresiones, recetas, alimentos, sino también de crear vínculos de amistad. Gracias a este grupo en tan sólo unos meses, algunos de ellos han cosechado nuevos compañeros con los que ir a eventos, al cine o a conocer sitios diferentes. “Somos un grupo muy sociable, a veces quedamos quince personas y salimos a pasear, todo el mundo puede venir, independientemente de la edad”, explica Sandra sobre esta otra actividad mensual, Veggie Walkers, que recuerda que el miembro más joven, Hugo, de Puerto Real, tiene 14 años.

Con una camiseta verde y con el famoso Vaporcito de El Puerto de Santa María lleno de animales “salvados”, a modo de Arca de Noé, de la industria cárnica, Sandra sonríe y hace valoración de lo que han realizado estos meses y de todo lo que queda pendiente. Desde sus inicios en enero, con degustaciones de comida y un primer encuentro hasta la primera ruta de la tapa vegetariana de la provincia, en Semana Santa. Por delante, los jueves vegetales, la guía de restaurantes y numerosas charlas, encuentros y paseos hasta un consultorio a restaurantes para introducir platos aptos para vegetarianos y veganos. Toda una red de frutas, verduras, legumbres y cereales, apta para todos los públicos y para todas las sensibilidades que quiere que cada mes, ya sea en el Café Ópera o en la playa, más gaditanos caminen a su lado.

Vegetarianos El Puerto tiene una página web donde poder contactar y consultar sus actividades.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *