Cultura

¿Se puede considerar cultura el juego?

La cultura es algo tan real como subjetivo. Es decir, todo el mundo sabe qué es la cultura. sin necesidad de definirla. Sin embargo, es realmente complicado realizar un acercamiento totalmente objetivo a ella a través de una definición, ya que en la propia definición hay elementos tan subjetivos que un acto se puede considerar cultura o no en función de quien lo observe.

Según la segunda definición de la RAE, que es la más cercana al tema del que se habla en este artículo, la cultura es el conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc…

Por tanto, esta definición, si se aplica literalmente, afirma que la cultura es todo, ya que todo puede entrar en ella. Como obviamente nadie puede afirmar que la cultura es todo, todo el mundo aplica la subjetividad para separar lo que es cultura de lo que no.

  • El juego
  • La cultura del juego en España
  • Los casinos y las casas de apuestas online

El juego

En este caso, en el de la subjetividad, es obvio que se puede admitir al juego, es decir, a lo que popularmente se conoce como juegos de azar, como elemento cultural en un país como España.

No en vano, aquí siempre ha jugado y, de hecho, hay elementos en la propia literatura española que así lo afirman. Uno de ellos, quizá el más popular, es el pasaje de ‘Rinconete y Cortadillo’, la popular obra de Cervantes, en donde dos de sus personajes juegan a la ‘Ventiuna’, el precursor del actual Blackjack.

Obviamente, no se jugaba igual en el siglo XVI que ahora, donde se puede jugar en cualquier lugar en los mejores casinos online con licencia para operar en España, pero el elemento de diversión sigue siendo el mismo. Divertirse con la oportunidad de ganar un dinero apostando.

La cultura del juego en España

Desde Rinconete y Cortadillo ha pasado mucho tiempo y, como es natural, la sociedad española ha cambiado. Sin embargo, lo que no ha cambiado en absoluto es la pasión por los juegos. Se ve en los pueblos, donde se juega a las cartas todas las tardes, se ve en los bares, donde hay tragaperras, y se ve en internet, donde existe la opción de jugar en cientos de casinos y casas de apuestas en cualquier momento.

Además, juegos como La Loteríaen todas sus formas, el bingo y, por supuesto, La Quiniela, forman parte de la sociedad de este país desde hace muchísimos años. Negar eso es no conocer absolutamente nada o intentar esconder parte de la cultura de nuestro territorio.

Los casinos y las casas de apuestas online

Es por eso que es bastante curioso como desde algunos sectores se intenta vender que el fenómeno del juego ha aparecido en España de la mano de internet, sin analizar el hecho de que la red de redes únicamente ha facilitado su acceso, pero que siempre ha estado ahí.

Fuente: StartupStockPhotos/Pixabay

Obviamente, estas facilidades de uso deben ser controladas, con el fin de que un problema tan grave como la ludopatía pueda evitarse o, si no es posible al 100%, pueda controlarse.

Para eso vino genial la Ley de Ordenación del Juego de 2011, que puso bastantes trabas a la libertad de acceso de las casas de apuestas y los casinos a territorio español, asegurando que todas ellas cumplen con las prerrogativas necesarias para garantizar un juego fiable y seguro.

Asimismo, todas ellas deben también ayudar y poner todo su esfuerzo en los usuarios que puedan engancharse, permitiendo la autoexclusión y asesorando a los que soliciten información sobre el proceso.

Por eso siempre es necesaria una regulación a todos los niveles, no solo en el que tiene que ver con la propia casa de apuestas o el casino, sino también con la publicidad, los locales físicos, los entornos en los que está disponible, las formas de pago y, como no, la fiscalidad de las propias apuestas.

Y en España, por suerte, lo tenemos. ¿Es mejorable? Sí. ¿Se pueden cambiar cosas? Por supuesto. Pero aquí el juego funciona muy bien gracias a la regulación que tenemos ya que se han hecho las cosas con sentido común, algo que ha faltado en otros ámbitos.

Sí, el juego es cultura y, como tal, está presente en muchos aspectos de la vida de las personas. Puede gustar o no, pero es así.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *