Jerez

Saldaña: “Es mejor pasar por sieso que por mentiroso”

El líder del PP en la ciudad y portavoz de los populares en Diputación repasa en una entrevista con lavozdelsur.es la actualidad política andaluza, provincial y jerezana. "Estoy trabajando para ser alcalde de Jerez", subraya

Antonio Saldaña cumplirá el año que viene diez años como concejal del Ayuntamiento de Jerez, cuatro de ellos los pasó como teniente de alcalde de la exalcaldesa María José García-Pelayo, y otros seis curtiéndose como poli malo en la oposición. Una década en primera línea política, en diferentes puestos de responsabilidad dentro de su partido, el PP, y también en otros cargos institucionales: antes parlamentario andaluz; ahora portavoz del grupo provincial popular en la Diputación de Cádiz. Hace poco más de seis meses que tuvo su primera oportunidad para aspirar a la Alcaldía de Jerez. En las pasadas municipales, Saldaña mantuvo el tipo y frenó el batacazo que muchos vaticinaban a su partido por la irrupción de otras opciones electorales que subían como la espuma, Cs en aquel entonces.

Con una actividad política muy intensa, a veces frenética, este jerezano de 1976, del Parque Atlántico, cuenta que ahora estudia Comunicación —ya es ingeniero de Caminos y Puertos, graduado en Derecho, cuenta con un máster en Urbanismo y es diplomado en Financiación y Presupuestación Pública por la Duke University de Carolina del Norte (USA)— en los ratos que le permiten sus obligaciones familiares y políticas. En los tiempos muertos, cumple con el ritual de salir a correr, otra de sus grandes pasiones que le lleva a pruebas de fondo de todo tipo los fines de semana, como a menudo publica en sus activas redes sociales. Nos citamos en la nueva La Vega, ya con licencia de apertura y a pleno rendimiento. Hace casi dos años que no conversaba con lavozdelsur.es.

¿Qué es más adictivo el ‘running’ o la política?

Uf. Creo que cuando a uno se le mete el gusanillo de la política, o tiene vocación política, es mucho más adictiva. Corres en el momento de estar corriendo, pero cuando eres político de verdad, lo eres las 24 horas del día. No existe división entre la vida privada y la pública. Continuamente estás en registro político.

Y expuesto, además.

Bueno, pero eso es como todo. Hay situaciones en la vida en la que uno está más expuesto y en otras menos. Si a uno le gusta esto, sabe cuáles son las condiciones. Sabe que va a tener una vida menos fácil o económicamente va a estar más perjudicado que si estuviera trabajando en el sector privado, pero si algo te apasiona, todo eso pasa a un segundo plano. La pasión por lo que haces te hace disfrutarlo, aunque no solo te expongas tú sino también tu familia.

¿Cómo lleva eso, hoy que es tan fácil difamar o directamente calumniar desde el anonimato en las redes sociales?

Lo llevo bien.

Saldaña, en un momento de la conversación con este medio. FOTO: MANU GARCÍA

¿Les presta mucha atención?

Bueno, es verdad que a veces hay que respirar un poquito hondo porque las redes sociales el problema que tienen es que la inmediatez de respuesta te puede hacer meter la pata y responder de forma irreflexiva. No lo digo por mí, que creo que eso lo controlo bastante bien, pero también es verdad que cuando veo una crítica intento contestar siempre que veo un fundamento en la crítica. Si veo que es alguien que te critica por criticar no merece la pena perder el tiempo. Normalmente, las críticas si se dicen, se dicen por algo y, a lo mejor, hablando muchos malentendidos se pueden resolver. Pero todo eso se asume, es el riesgo del torero cuando sale a torear o del futbolista al que le hacen una entrada. Al que no le guste eso, lo fácil es decidir dedicarse a otra cosa.

¿Cómo lleva la conciliación, ahora que mencionaba lo de la dedicación 24 horas? Recuerdo que ya le cayeron algunas críticas por ese comentario en relación con la alcaldesa de Jerez…

Sigo pensando lo mismo que antes. Una ciudad como Jerez y alguien que sea alcalde o alcaldesa de Jerez tiene que estar las 24 horas dedicado a esto. Eso no quita para que tengas un momento para estar con tu familia o con tus hijos, pero incluso en esos momentos hay que estar pensando en lo que tienes entre manos. Mi concepción de la política es esa y si no estás dispuesto, te vas. Quien vea esto como un trabajo, que es el problema que hay, pues entonces sí piensa que tiene los mismos derechos que los trabajadores, que se puede ir de vacaciones… El representante político no es un trabajador que tenga derecho a vacaciones, ni a nada. Es una persona y tiene una vida, evidentemente, pero no tenemos derecho a exigir como si fuéramos un trabajador normal. Esto no es un trabajo, esto es una vocación y una forma de vivir. Si alguien lo entiende de otra manera, perfecto, pero mi concepción de la política es esa y mi familia forma parte de eso y sabe que tiene que sacrificarse. Más bien hay que pensar en la familia, en qué piensan ellos de esto…

¿Y qué piensan?

Eso tendrá que preguntárselo a ellos, no a mí. Yo pienso que hay que estar al 100%.

Creo que la única forma de ilusionar a la gente es ir por derecho. Defender lo que uno considere que tiene que defender

La noticia tan triste como el fallecimiento hace unos días de Daniel Nieto, político del PP al que conocía bien, ¿no le hacen reflexionar sobre el sentido de ciertas cosas en política, de si merecen la pena…?

Le soy sincero. No sería tan osado para decir que era amigo de Dani, pero sí puedo decir que era un gran compañero y estoy muy satisfecho de lo que he vivido con Dani Nieto en política. Le doy importancia a lo que viví en política con él, una persona que tenía un criterio político súper ajustado y agudo, te daba una idea determinada y decías, joder, ha dado en lo cierto. Gracias a la política he conocido a gente como Dani Nieto. No veo la política como una carga, no la veo como un sacrificio, y entiendo que se vaya a quien no le guste. Hay que vivirla al 100% y con pasión.

Aparte de la campaña permanente, los políticos parecen muy preparados para saber cómo tratar de conquistar el poder, pero no tanto para saber qué hacer cuando llegan a él.

La política ha ganado mucho de imagen y de marketing, pero ha perdido de política. Con todos los respetos, los políticos de antes estaban menos preocupados por la imagen y más por la política de verdad. No hay que ser un modelo, pero como seas gordo, bajito, calvo y feo, olvídate. Y a lo mejor resulta que tienes una cabeza privilegiada para decidir, pero no me imagino en un plató de televisión a un perfil como Winston Churchill. 

Demasiado marketing…

Hace falta menos marketing y más política. Aparte de eso, después hace falta, a mi juicio, un periodo de aprendizaje, como cuando entras en una empresa. Nadie debería ser presidente del Gobierno si no ha pasado por un ayuntamiento o una diputación donde haya estado gestionando o haya conocido la realidad de la política. Hay muchos partidos modernos, que hay que respetarlos, que se han aprovechado de esa ola de marketing, pero les falta esa experiencia en la gestión. Estar en la calle y con la gente es el mejor camino para llegar a lo más alto, pero eso a veces es incompatible con ser insultantemente joven. En la política se está apostando más por ese marketing y se apuesta por jubilar a quienes tienen una imagen menos jovial. Creo que eso va en contra de la propia política.

Saldaña, en plena entrevista, en días pasados. FOTO: MANU GARCÍA

¿Cómo se reilusiona a la gente?

Creo que la única forma de ilusionar a la gente es ir por derecho. Defender lo que uno considere que tiene que defender. El problema no es que Pablo Iglesias tenga un chalé, me parece que si lo consigue honestamente es fantástico, yo no lo tengo ni creo que lo tenga nunca en mi vida; el problema es que no puedes criticar al que lo tiene cuando no lo tienes para ahora tenerlo tú. Si defiendes la propiedad privada la defiendes, aunque no la tengas, y si defiendes los servicios públicos tienes que ir a los servicios públicos. No puedo defender una educación pública al 100% y que luego los hijos de los ministros vayan a colegios concertados. Eso es lo que lleva a la gente a pensar que todo es mentira. Tienes que ser en política como eres en el día a día, y creo que es la única manera de volver a ilusionar a la gente con esto.

¿A usted le ha pasado que ha tenido que corregir sobre la marcha porque no hacía lo que decía?

Los años te hacen más tolerante. A medida que vas conociendo a gente y tratando con muchas personas vas viendo que todo el mundo tiene su parte buena y nadie tiene la verdad absoluta. Yo puedo tener mis ideas, y las defiendo de forma firme y con vehemencia, pero tengo que entender que haya quien piense distinto. Y cuando alguien piensa distinto, con honestidad y verdad, no tengo por qué criticarlo, aunque no esté de acuerdo. Entonces, eso te hace, más que rectificar, que no pasa nada por hacerlo cuando metes la pata, amoldar tu forma de ver la política.

Lo que no puedes hacer a costa de mantener un sillón es defender una cosa y la contraria

El dirigente del PP vasco Borja Sémper ha abandonado esta semana la política pidiendo que vuelva el respeto. Ahí son culpables todos, ¿no?

Y la prensa también…

Y la prensa también, que retroalimenta eso. Pero aparte, pedía con urgencia la eliminación de los partidos como sectas. Si usted defiende los intereses de Jerez tiene que defenderlos con todas las consecuencias, no vale decir ahora que la sanidad está muy mal porque ya no gobiernan lo míos…

Estoy totalmente de acuerdo con eso. Y le digo una cosa, ya que me ha sacado el tema de Borja Sémper, al que no conozco más allá de coincidir en actos, pero es una persona que, primero de todo, me merece todo el respeto porque cualquier compañero que se hizo del PP bajo la amenaza de que le dieran un tiro en la nuca… en otros sitios podrás dudar, pero ahí nadie entra en política por interés personal. Y, por otra parte, Borja Sémper es una persona preparada, que deja su vida profesional por meterse en la política, de ahí que lo que diga hay que tenerlo en cuenta. En tercer lugar, creo que a lo mejor tienes que corregir, amoldar, negociar es ceder, pero lo que no puedes hacer a costa de mantener un sillón es defender una cosa y la contraria. En este caso secundo lo que dice el compañero, y creo que muchas personas de otros partidos también lo harían.

Pero luego, ¿por qué no se es coherente y eso se refleja en la práctica política diaria?

Bueno, creo que es de mal político. Sinceramente, creo que con independencia de que uno pueda modular la crítica, tienes que ser razonable y coherente. No podemos decir que antes era necesario al 100% y ahora no lo es, eso intento transmitírselo a mis compañeros. Si hemos criticado en el pasado a la Junta de Andalucía por algo que no hacía, ahora no digo que vayamos a criticarla, pero tenemos que seguir pensando que lo que no hacía, debe hacerlo. No puedo criticar por sistema la sanidad pública andaluza cuando se está mejorando poco a poco una situación que era insostenible, pero de ahí a decir que todo está perfecto… entonces la gente cree que se le está engañando. Creo que es mejor pasar por sieso que por mentiroso. En política, la verdad es una herramienta electoral muy potente a medio y largo plazo. A corto, a todo el mundo le gusta escuchar lo que quiere escuchar, pero a medio y largo plazo… esta persona a lo mejor en aquel momento no me dijo lo que quería oír, pero no me engañó. Hay gente que se basa en el engaño para ir avanzando: dice una cosa, llega al gobierno y dice la contraria. El PSOE basa mucho su acción política en la mentira, incluso a nivel personal, inventándose cosas sobre situaciones personales.

En política, la verdad es una herramienta electoral muy potente a medio y largo plazo

Sémper también reconocía que no se sentía cómodo en este ‘nuevo PP’, más próximo a Vox que al centro derecha. Hilo esto con el resultado del Barómetro andaluz conocido esta semana, que refleja que a nivel andaluz Vox será aún más imprescindible en un futuro Gobierno en la Junta.

Creo que la radicalidad de Vox está en una creación de la extrema izquierda. Vox no es tan radical como la extrema izquierda dice que es. Pueden tener determinadas posiciones que no comparto, pero evidentemente es un partido que tiene todos los derechos como los pueda tener Podemos. Se habla de radicalidad de Vox y no se habla de radicalidad de Podemos.

Pero reconocerá que Podemos se ha moderado bastante de un tiempo a esta parte…

Bueno, pero era muy radical. Lo que quiero decir es que, en lo que a mi respecta, soy una persona bastante centrada en mis ideas, es lo lógico y es el sentido común. Uno no es lo suficientemente tonto como para trabajar para los demás eternamente y que haya gente que no trabaje y se aproveche de su trabajo, que es el comunismo teórico, pero tampoco hay que ser tan radical en no querer ser solidario con los demás. En el centro está la virtud. Sí le digo que el panorama político es el que es y lo que conozco de quienes militan en Vox es que no tienen para nada posicionamientos radicales, salvo la radicalidad que le dan determinadas cadenas de televisión, partidos y medios de comunicación.

La radicalidad de Vox está en una creación de la extrema izquierda. Vox no es tan radical como la extrema izquierda dice que es

Pero negar la violencia machista a estas alturas…

Es que no he escuchado que nieguen la violencia machista. Dicen que hay una violencia de varios tipos, pero no que no exista. Dicen que existe la violencia machista como también pueda existir la violencia contra el hombre. ¿Hay un problema de violencia machista? Sí. ¿Tenemos que solventarlo? Sí. ¿Si alguien dice que no existe está fuera? Sí. Habrá algún loco que la niegue, pero la sociedad tiene este problema y en la mayoría de los casos del ámbito intrafamiliar la violencia es machista. Eso es una realidad y hay que atajarla, pero tampoco hay que irse al otro extremo y criminalizar al hombre porque sí. Desde luego sí le digo que es el siglo de las mujeres, eso está más claro que el agua.

A usted se le ve en manifestaciones como el 8M o contra la violencia machista…

Pero si es que estamos de acuerdo en eso. Vamos a seguir defiendo la igualdad y que se ataje la violencia machista.

¿El PP de Jerez dónde se mueve ahora?

Siempre hemos estado en el centro, tanto el PP de Jerez como a todos los niveles. El PP es un partido centrado, de sentido común, del esfuerzo y del trabajo de la gente, solidario y que atiende a quienes lo necesitan. Somos el partido de las cosas de sentido común.

¿Cumple ahora la Junta con Jerez o sigue discriminada como denunciaban hace unos años?

Creo que estamos mejorando, pero necesitamos mejorar. La Junta tiene ahora más en cuenta a Jerez, pero no lo suficiente. Es la realidad y eso se lo traslado yo a mis compañeros. ¿Que es verdad que Andalucía es muy grande? Sí. ¿Qué es verdad que hay mucho por hacer? Sí. Pero Jerez es la primera ciudad en población de la provincia de Cádiz, la quinta de Andalucía, y una de las 25 ciudades más importantes de España, y sigo defendiendo como defendí que Jerez tiene que tener un tratamiento de capital. Es verdad que la Junta está más pendiente y se están viendo más inversiones que antes, pero tiene que seguir invirtiendo en Jerez mucho más.

Un detalle de las manos del líder del PP en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

¿En un año no tenía que haber venido ya el presidente en visita institucional?

Me da un poco igual. Los gestos, en el Presupuesto de la Junta de Andalucía o en el apoyo al Gran Premio y a la Real Escuela. A mí que vengan a hacerse fotos como pueden venir los dirigentes del PSOE y luego si te he visto, no me acuerdo, no. El presidente está apostando por Jerez con los Presupuestos, con la ITI… y ya ha venido a Jerez, en Semana Santa…

Pero me refería a una visita al Ayuntamiento, como hizo con los alcaldes de las capitales…

Bueno, hizo una ronda con los nuevos alcaldes. Pero que no hace falta que Juanma (Moreno) venga a ver a Mamen (Sánchez). Si viene, que venga, pero lo que hace falta es reflejarlo todo en los Presupuestos. Pedro Sánchez vino a Princi-Jerez, pero poco se le ha visto.

Como portavoz provincial del PP en Diputación, ¿esta provincia tiene remedio, ¿cuántas veces habrá escuchado eso del potencial que tiene Cádiz?

Eso me cansa un poco. O lo de que hay que cambiar el modelo productivo… Siempre me pregunto cómo una provincia con tanto nivel de desempleo es una de las provincias más pobladas de España. Lo que está claro es que para que aquí se vuelva al nivel de empleo que se generó en su momento, porque Cádiz ha sido una provincia muy industrial, hay que entender que ese modelo de industria ha cambiado. La única posibilidad real de un futuro de verdad para la provincia, con un empleo de calidad, son las nuevas tecnologías. Sillicon Valley empezó en Seattle, pero se mudaron a California por la mejor calidad de vida y el clima. Cádiz tiene eso, es un sitio ideal para vivir y tenemos que hacerlo ideal para trabajar. Hay que convertirlo en un polo de nuevas tecnologías de Europa. Málaga nos lleva años luz, pero es que Granada también está apostando por eso.

¿Qué le parecen los veinte asesores del gobierno de la Diputación?

Es el modelo del PSOE. Es legítimo, pueden hacerlo, es razonable para un gobierno de la Diputación provincial, pero el problema no es ese. El problema es cuando analizas quiénes son los asesores y son todos personas para hacer política por la provincia. Los asesores de la institución no pueden estar para hacer política porque entonces pasa lo que ha pasado con el señor De la Encina, pagamos con dinero público que una persona esté haciéndole campaña al PSOE.

Otro momento de la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA

Honestamente, ¿ve Jerez peor que cuando el PP cerró su etapa de gobierno en 2015?

Hombre, diría que cuando entramos es que estaba muy mal. Nos comimos lo peor de lo peor, estuvimos en el infierno. Ahora cualquier tiempo pasado fue peor. Evidentemente ahora Jerez no tiene los problemas que cuando nosotros llegamos, pero también es cierto que el PSOE ahora está intentando hacer creer que los problemas de aquel momento eran culpa nuestra, cuando fue al revés. Eran problemas que arreglamos de la etapa de Pilar Sánchez. Jerez está más tranquilo, no tiene los problemas de impago ni las huelgas que nos encontramos nosotros. Lo que sí veo es que Jerez está perdiendo oportunidades. Dejamos un Jerez lanzaíllo que venía de la UCI, pero se ha seguido con la inercia. La plaza Belén fue un proyecto que encargué yo, pero como un parche mientras no pudiéramos hacer algo potente allí a la altura de Jerez. Para nosotros fue un parche, para el gobierno de Mamen Sánchez es su gran proyecto. Es que la incapacidad de gestión es manifiesta. No se pueden tener cuatro años una jefatura de Policía Local parada con la obra al 90%. ¿Jerez está peor? No, está igual. Pero igual cinco años después es estar peor. Mamen Sánchez se ha encontrado una gestión infinitamente más cómoda que la que encontramos nosotros, pero lo ha desaprovechado.

¿Hacia dónde va la ciudad?

Objetivos no tiene ninguno.

Ahora juego de delantero centro, igual que antes jugué de defensa. Si mañana me cambian en la alineación, ya decidiremos, como Quique Setién, si nos vamos al Barça o nos quedamos en el Betis

¿Usted qué haría?

El proyecto de Jerez Capital, que seguiremos desarrollando, lo que plantea es eso: empleo, calidad de vida y promoción internacional de la marca Jerez. Todo parte del empleo. Si no hay empleo, no hay alegría en las calles. Vamos a seguir viviendo del turismo, y el flamenco hay que explotarlo, y también de la agroindustria, con la transformación, pero hay que apostar por las nuevas tecnologías, como hace cien años fueron las bodegas. Eso impulsará todo lo demás. Evidentemente, en cuanto a calidad de vida, creo que hay que hacer un ambicioso plan de peatonalización y de regeneración del casco histórico. El centro es un motor importantísimo para irradiar calidad de vida. En este mismo tema, hay que hacer una revisión profunda del PGOU. Jerez tiene que ser una ciudad más compacta y más alta, con un perfil de edificios de cualquier capital.

En cuanto a la promoción internacional, Jerez tiene una marca al mismo nivel que la que puede tener la marca España, y eso puede permitir atraer eventos de primer nivel como fue la Capitalidad Mundial del Motociclismo. Jerez es un sitio ideal para hacer eventos internacionales y eso luego también irradia. Nuestro proyecto en este sentido pasa por unir Villamarta con el edificio de Correos para crear un palacio de congresos en plena ciudad. En todo caso, en la política del futuro, y en una ciudad como Jerez, el político no tiene que controlarlo todo, lo que tiene es que facilitarlo todo. Estoy de acuerdo con quitar determinados veladores de la plaza del Arenal porque daban una imagen lamentable, pero de ahí a que el delegado de Urbanismo se crea el sheriff de Nottingham…

¿Y cómo repoblaría el centro?

Parece de perogrullo, pero lo que hace falta es trabajo, vivienda y gente. Si se quiere repoblar el centro es fundamental incentivar que haya viviendas, que haya facilidades para aparcar y que los niños puedan tener equipamientos. La iniciativa que tiene que tomar el gobierno es la revisión del PGOU con un Plan Especial para el centro que dé las facilidades que se quitaron. Hay que compaginar el turismo con la vivienda para vivir en el centro y que la gente sienta lo que es vivir en una ciudad del sur de España.

¿Lo mejor que le ha pasado en política supera a lo peor?

Sin duda, de lo peor ni me acuerdo. Soy positivo por naturaleza.

Es evidente, seas de izquierdas, de derechas, de centro o de lo que quieras, que Pedro Pacheco fue un buen alcalde de Jerez, lo que pasa que luego se le fue la cabeza

¿Se ve de alcalde en 2023?

No sé si seré alcalde o no porque va a depender de los jerezanos, pero lo que sí le digo es que usted me está viendo que estoy trabajando para serlo. Quiero ser alcalde de Jerez, es uno de los retos y de las cosas más bonitas que puede haber. Y sería tener la capacidad de modelar una ciudad con muchas posibilidades. Sin ninguna duda le digo, y tengo otras opciones profesionales, pero participar de que tu ciudad sea una ciudad mejor sería el mejor proyecto profesional de cualquier persona.

Alguien le comparó con un joven Pedro Pacheco…

Estoy totalmente en contra de las barbaridades políticas que cometió, pero decir en Jerez que no hizo cosas buenas es perder la credibilidad. Es evidente, seas de izquierdas, de derechas, de centro o de lo que quieras, que Pedro Pacheco fue un buen alcalde de Jerez, lo que pasa que luego se le fue la cabeza. Hasta el punto de pedir el voto para Mamen Sánchez en la jornada pasada de reflexión. Pero es que el problema que tiene Pedro Pacheco es que no quiere que nadie que venga detrás lo pueda hacer mejor que él, y yo lo podría hacer mejor que él. El problema es que le gusta decir que todo el que ha estado después de él es muy malo, y por eso le interesa tener a una alcaldesa mala, una persona que él sabe positivamente que no está a la altura de la ciudad. Su amor por sí mismo ha superado a su amor por Jerez.

¿Va a presidir el PP de Jerez?

Ni lo sé, ni me preocupa. Ahora juego de delantero centro, igual que antes jugué de defensa. Si mañana me cambian en la alineación, ya decidiremos, como Quique Setién, si nos vamos al Barça o nos quedamos en el Betis. No lo sé. Ahora mismo tenemos un equipo muy sólido, tengo una magnífica relación con los compañeros, incluida la actual presidenta, que es María José (García-Pelayo), y no me preocupa.

¿Tarde o temprano tendrán que renovar el partido, no?

Me dedico a la calle, a la gente. Los temas orgánicos ya, sinceramente, no sé ni cuándo tocan. Habrá que hacer lo que haya que hacer, pero no tengo ningún problema con eso. La gente que se escuda en los puestos para trabajar, mala señal. María José tampoco lo necesito, fue candidata y portavoz, y no fue presidente.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *