Política

Rota tendrá parque acuático y parking por 2 millones donde debía haber un colegio y una zona verde

Podemos y Equo censuran un proyecto que pretende abrir este verano y que representa, a su juicio, un modelo "insostenible y cortoplacista"

El Ayuntamiento de Rota y el Hotel Alegría han firmado hace unos días el contrato para la concesión demanial previo al inicio de la construcción de un parque acuático en Costa Ballena, el codiciado litoral de la Costa Noroeste gaditana. Esta inversión privada ronda los 2 millones de euros y la previsión es que las instalaciones puedan dar cabida desde este próximo verano a un máximo de 1.200 plazas. Pero las dos parcelas en las que se levantará el proyecto, que suman unos 7.500 metros y son aledañas al hotel, han sido reclasificadas hace ahora casi un año por el pleno municipal roteño para permitir este nuevo uso, en lugar del previsto: servicios públicos educativos y zona verde. La concesión será a 20 años, mientras que hay una previsión de generar 20 puestos de trabajo directos con el proyecto.

Organizaciones como Podemos o Equo han censurado la apuesta por mantener un modelo basado en “megaproyectos insostenibles y cortoplacistas” y han apostado, además, por frenar proyectos que abusan de recursos escasos y vitales como el agua. El diseño, como se ha conocido recientemente, “está basada en las instalación de dos piscinas centrales acompañadas por diferentes toboganes, una dedicada a los más pequeños y otra para el público adulto”. Según el alcalde de Rota, el socialista Javier Ruiz Arana, “el objetivo es sumar un nuevo atractivo turístico a esta zona de la localidad y comenzar con el proyecto lo antes posible para que los ciudadanos y visitantes puedan disfrutarlo este verano”.

Para el director del Hotel Alegría Costa Ballena, Domingo Molina, “es una buena noticia para la localidad ya que completa la oferta turística de Rota y pone en valor la coordinación y el trabajo del Ayuntamiento de Rota con el sector privado”. Desde Equo, en cambio, ya advirtieron de que estarán vigilantes para garantizar que se sigan todos los trámites y procedimientos de evaluación de impacto ambiental.

Una preocupación que muestran una vez que en el pasado pleno extraordinario de noviembre 2017, se aprobó con el único voto en contra del concejal de Sí se Puede (la marca blanca de Podemos en la localidad gaditana), Moisés Rodríguez, el cambio de uso de dos parcelas en Costa Ballena, con la premisa de construir en una de ellas el mencionado parque acuático, cambiando el uso previo establecido para construcción de un centro escolar, y la otra para cambiar su actual estatus de zona verde y parque con arbolado, en parking de vehículos.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *