Rota: los camaleones quieren recuperar su casa

El municipio gaditano, la zona de España con mayor población de esta especie en peligro de extinción, publica este año una ordenanza para la conservación de este animal arborícola. 

“Si en tu codicia nefasta en tu ‘todo por la pasta’ no cabe guardar respeto por este reino del sol gaditano y español, qué grandísimo paleto”, cantaba el artista portuense Javier Ruibal sobre el boom urbanístico en la Costa de la Luz. “A matar el paraíso y llenar esto de pisos para grandes bandoleros. (…) Salte del negocio turbio gaditano mamporrero”, continuaba su canción denuncia Los mares del surf. Un mensaje que, sin duda, abanderarían los indefensos camaleones que habitan entre los pinares y dunas de Rota, Chipiona, El Puerto, Sanlúcar… Cádiz, gracias a sus suaves temperaturas, es la provincia de España donde viven el mayor número de este reptil arborícola que se encuentra en peligro de extinción. Según el presidente de la Asociación Medioambiental Murex, Luis Balladare, Andalucía es el área de “distribución natural” de la especie y también “la única que presenta los requerimientos específicos para albergarla”.

Huelva, Cádiz, Málaga, Granada y Almería son los principales hábitats de esta especie amenazada. Siendo Huelva y Cádiz las zonas donde este animal está más amenazado “debido a la presión urbanística de los últimos años en el litoral”. Y en concreto, Rota destaca por ser el término municipal con mayor población del camaleón común (sin tener datos concretos que lo demuestren, ya que no hay un control exhaustivo sobre este animal). Fue en 1955 cuando la población del camaleón sufrió un notable descenso a causa del boom urbanístico. De este modo, su hábitat se vio fuertemente mermado ya que grandes superficies (ocupadas por árboles y arbustos) fueron transformadas en zonas urbanas ocupadas por edificios. El camaleón común, al ser una de las pocas especies arborícolas (que habita en árboles), necesita establecerse entre retamas, pinos y dunas (ya que durante el invierno pone huevos en suelos arenosos). Pero si en Rota, “antes todo era pinar”, en la actualidad solo hay 34,1441 hectáreas de pinar de 8.401 hectáreas de superficie. “Con el boom urbanístico hubo muchas edificaciones que se hicieron junto a la playa —algo que ya está prohibido gracias a la Ley de Costa—, pero esto hizo que parte del sistema dunar y del pinar, desapareciera. Y si hay casas, no hay camaleones. No es compatible. Lo que queda ahora es lo que nos podemos encontrar por el pinar y las dunas. Pero también hay parcelas, que todavía no están edificadas, rodeadas de casas, donde todavía quedan camaleones”, explica la bióloga de la Delegación de Medio Ambiente de la localidad, Lucía González (Rota, 1991). “Nadie se paró a pensar que cuando estaban edificando, se estaban cargando la casa del camaleón”, agrega.

Más allá del Jardín Botánico Celestino Mutis, donde habitan algunos ejemplares al tener pinar y estar próximo a la playa de Punta Candor, en Rota no hay ninguna reserva o santuario que proteja a esta especie autóctona. No obstante, el Ayuntamiento de Rota está dando pasos al frente para preservar a este animal en su término municipal, ya que, como informa la bióloga roteña, este año el Consistorio ha aprobado una ordenanza para su conservación. Esta nueva normativa nace como respuesta a las múltiples denuncias de vecinos y asociaciones (Base natural y cultural de Rota, Ecologistas en acción y APSI) por las consecuencias que la expansión urbanística estaba provocando en el hábitat del camaleón. La presión de estas instituciones, unida a la vinculación histórica de los roteños con el animal, ha provocado que el gobierno local publique esta nueva ordenanza que permitirá que el Ayuntamiento pueda gestionar de manera más directa los diferentes ‘atropellos’ hacia esta especie. Gracias a esta nueva medida, todo plan de desarrollo urbanístico deberá adaptarse e integrarse en los ecosistemas existentes, además de que Rota se compromete a restaurar diferentes tipos de suelos y espacios libres para las poblaciones de camaleón común, y a disminuir y penalizar su captura y comercialización.

“Nadie se paró a pensar que cuando estaban edificando, se estaban cargando la casa del camaleón”

A día de hoy el tráfico de camaleones existe. Y en Rota, según señala González, “hay gente que viene a llevárselos y venderlos, incluso gente del municipio”. Sin duda, uno de los principales motivos para publicar con urgencia esta ordenanza. “Hay personas que en verano (época de cría) se dedican a buscar parejas de camaleones —saben que la hembra siempre es más grande— y se la llevan a su parcela, a su campo, tienen crías y luego las venden por internet”, indica. En este sentido, también se da el caso de personas “que crean su propia población de camaleones y se dedican a realizar visitas en su campo, y que cobran por ello. Hay gente a la que le encantan los reptiles, y como estos son difíciles de ver… Quedan muy pocos y en pocas zonas, entonces hay quienes pagan por verlos”.

Cómo actuar cuando nos encontramos con un camaleón

La pérdida de esta especie supone un golpe a la biodiversidad y estabilidad en el desarrollo de las especies. Además de la tala de árboles, la edificación de casas a pie de costa y la venta indiscriminada de estos reptiles, las carreteras también han mermado su existencia. En 1995, en Cádiz, Málaga, Huelva y Portugal se registraron un total de 535 camaleones muertos tras se atropellados en la carretera. González resalta que en la actualidad no se dan muchos casos de este tipo, y que si el animal se encuentra sobre el asfalto es porque está desorientado o malherido. Según el protocolo de actuación, si el camaleón se encuentra en peligro, se debe colocar sobre una rama de un árbol para que siga su curso. Sin embargo, si está herido, se debe alertar a la Delegación de Medio Ambiente o trasladarlo al veterinario más cercano.  

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.