CulturaGypsy Rock

Rock Raro (II)

Hubo un tiempo donde el mundo bailaba a ritmo de rock. Tal alta estaba la música, que uno podía ir de los Remedios a Helsinki saltando de garito en garito. La música siempre ha sido un lenguaje universal. Su proyección internacional supone una enorme emanación de multiculturalidad y apertura, tan sólo dignas de un gran movimiento de masas.

Cuando uno se acercaba a su tienda de cabecera podía adquirir un disco de importación y dejarse trasportar mucho más allá de las fronteras de su habitación sonora. El rock está vinculado a la rareza. A lo desconocido. La música tiene un exotismo en su forma y en su contenido que no puede ser despreciado. Y es que no podemos olvidar que para muchos el rock supuso un erasmus entre pavía y gazpacho.

La música es una forma de expresión que atiende a una realidad común. Pero ¿qué tenía Estrellita Castro que no tuviera ninguna otra? ¿Porqué volvemos a oír el mismo disco de Jethro Tull? ¿Qué le pasó a Mendoza para no ser los Beatles? Un misterio… Para resolver el enigma, en Gypsy nos hemos propuesto rescatar las bandas más desconocidas que tienen un mísero audio subido a la red, así podrá usted juzgar el porqué de su fracaso comercial. Como en nuestra última entrega exploramos el temible rock sueco, esta semana seguiremos en las tierras del norte europeo (the winter is gone). Hoy le presentamos a Tasavallan Presidentti.

Fundada en 1969 por el guitarrista Jukka Tolonen, el batería Vesa Aaltonen y el mítico saxofonista Juhani Aaltonen, es considerada como una de las bandas de referencia del rock progresivo finlandés. Sus composiciones rozan la fusión jazz, el folk finlandés y una letras llenas de épica e ingenio. Inspirados profundamente por Frank Zappa (era Soft Machine), su sonido es algo más duro respecto al melódico rock progresivo británico. De hecho, ese sonido más rudo lo encontramos con relativa frecuencia en los grupos de rock más “primitivos”. Aún así, este grupo fue uno de los primeros catalogados prog de toda Escandinavia (su primer álbum fue grabado en 69 aunque se tiene constancia de su existencia desde el 68).

Como íbamos diciendo, su álbum más importante fue Lambertland (1972), una de las piezas de mayor relevancia en el progresivo finlandés. De hecho, su éxito les permitió gozar de una breve e insignificante proyección internacional. La banda realizó una gira por Europa continental y el Reino Unido en 1973 y 1974. Por desgracia, Pöyry (el teclista de la banda) comenzó a sufrir episodios de depresión maníaca, por lo que tuvo que ser reemplazado por Esa Kotilainen. Su enfermedad le llevaría a quitarse la vida en los 80.

Aunque musicalmente el grupo no es nada despreciable, es cierto que su sonido no es para todos los públicos. Nos encontramos ante una banda con infinidad de peculiaridades que pueden llegar a hacerla inaccesible para un oyente que busque las clásicas composiciones progresivas. Probablemente, su mayor rareza resida en que su cantante utilice un registro mucho más grave que el de otras muchas bandas de su generación. También exploran los límites de la jazz fusión por medio del saxofón que se integra como uno de los instrumentos fundamentales de la agrupación. En fin, una banda a la sombra de la inmortal Wigman pero con una personalidad desbordante y disco mítico.

Tasavallan Presidentti se disolvió en 1974. En 2005 la banda volvió a reunirse bajo la dirección del saxofonista original Juhani.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *