OpiniónEdición Cádiz

Rincones especiales

“En él [mi ‘rincón matemático] pueden ver noticias interesantes relacionadas con las matemáticas (los estudios sobre el cáncer, por ejemplo)”.

Comenzamos el curso siempre con ilusiones renovadas, con buenos propósitos, lápices y cuadernos nuevos… Todo para empezar de la mejor forma posible. En mis alumnos y alumnas de 2º de Bachillerato ya se les puede distinguir en sus caras los rasgos del agobio y la preocupación que carga consigo este curso. Aun así, estos primeros días son de reencuentros con los amigos y de esperanza en un año prometedor. Y para nosotros comienza igual, hemos preparado con entusiasmo nuestras programaciones y las actividades que queremos realizar durante el curso, o al menos en la primera evaluación.

Personalmente, vivo los preparativos del nuevo año con alegría, con ganas de compartir con compañeros y compañeras estos nueve meses y como no, con mis niños y niñas que harán que estos meses sean de nuevo especiales y distintos a los anteriores. Y especialmente me hace ilusión preparar de nuevo mi Rincón matemático y aún más cuando ves que después de comenzar con este proyecto en el centro hace tres años, se van añadiendo nuevos rincones a las paredes, como el rincón de los idiomas, el de la ciencia e incluso el de un tema tan importante como es la coeducación.

Por ello, me gustaría compartir hoy con vosotros esta iniciativa que no es ocurrencia mía ni mucho menos, pero que, en mi caso y en el del colegio donde trabajo, ha resultado bastante provechosa.

Particularmente en mi rincón dedicado a las matemáticas pretendo acercar a todos los alumnos y alumnas del centro desde Primaria a Bachillerato, a este apasionante mundo matemático. En él pueden ver noticias interesantes relacionadas con las matemáticas (los estudios sobre el cáncer, por ejemplo), pueden conocer a los grandes matemáticos que dan nombre a las reglas y teoremas que utilizan en clase, conocen por medio del rincón los grandes números irracionales que rigen nuestra vida, como pi o el número de oro. Además, pueden reírse con chistes malos sobre las matemáticas que algunos sólo pueden entender al adquirir un cierto nivel en el temario, lo que provoca que aumente su autoestima. Este apartado es el que más colaboración recibe ya que les entusiasma buscar chistes para plasmar en la cartelera y más aún buscar aquellos que sólo unos pocos puedan entender. En el rincón también hay hueco para los problemas de lógica que se proponen como reto semanal aumentando así la capacidad lógico-matemática del alumnado y su interés por esta asignatura al entender que es más que un formulario que debe ser aprendido, sino que los hace pensar.

Desde estos espacios, ellos, nuestros niños y niñas, tienen voz pudiendo plasmar la parte que más le interese de la asignatura en cuestión. A la vez, nosotros, los docentes también tenemos una gran ventana abierta donde transmitir por medio de nuestra materia aquellos valores tan importantes de ser enseñados y que no están en los libros: la tolerancia, la paz, la no violencia, el respeto, el esfuerzo, la igualdad de género,…

Aunque sería bueno utilizar las nuevas tecnologías para llegar, mediante nuestro rincón a todo el alumnado, es bueno tenerlo materialmente en el centro en el lugar de paso de cada día, porque así, casi sin quererlo, lo que intentemos mostrar y transmitir irá calando en su interior llegando incluso a llegar a querer a una asignatura tan compleja y tan poco divertida para ellos como es, en mi caso, las matemáticas.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *