Regresa 'La Ruina del Mes', otra manera de concienciar y conocer el porqué de la ruina de intramuros

Publicidad

Regresa 'La Ruina del Mes', otra manera de concienciar y conocer el porqué de la ruina de intramuros

El ciclo de conferencias que organiza la Asociación de Vecinos del Centro Histórico arranca el 31 de octubre de la mano de Fernando Vargas Machuca, que hablará del gótico-mudejar en Jerez.

08-10-2017 / 19:59 h.
Publicidad

La Asociación de Vecinos del Centro Histórico ha presentado el segundo ciclo de conferencias La Ruina del Mes, que busca, a través de las palabras de diferentes voces autorizadas de la Historia del Arte, Arqueología y Arquitectura, concienciar y poner el ojo en por qué el centro histórico de Jerez ha llegado a la situación de semi ruina en el que se encuentra actualmente. 

Tras un primer ciclo exitoso y con buena participación, tanto de expertos como de público, La Ruina del Mes arrancará el próximo 31 de octubre de la mano de Fernando Vargas Machuca, que hablará del gótico-mudejar en Jerez: destrucción y deconstrucción. Le seguirá, el 28 de noviembre, Manuel Romero Bejarano, que tratará la "acción, omisión, abandono y misterio: cuatro ejemplos de la destrucción del patrimonio jerezano del siglo XVIII".

Ya en 2018, el ciclo continuará el 30 de enero, con Esperanza de los Ríos y su conferencia "altares de piedra, monumentos de arena". Prácticamente un mes después, el 27 de febrero, le tocará el turno a José Manuel Aladro Prieto con "arquitectura bodeguera en intramuros: ruina y oportunidad". Casi dos meses habrá que esperar a la penúltima conferencia del ciclo, el 24 de abril, a cargo de Diego Bejarano Gueimúndez: "Arqueología urbana en Jerez 2008-2018: una década de luces y sombras. El punto y final —o seguido, según se mire— lo pondrá el 31 de mayo Jaime Álvarez Merodio con su conferencia "la destrucción de un legado: Beigbeder y Jerez".

Todas las conferencias darán comienzo a las 20 horas, si bien el escenario de cada una de las mismas será diferente. La primera se desarrollará en la llamada Casa de las Flores y la última en la casa de hermandad del Desconsuelo. 

 
Publicidad