EditorialEdición Jerez

¿Quién miente aquí?

EDITORIAL.

María José García-Pelayo se ha esforzado por agradar al jefe supremo de su partido (con permiso de Esperanza Aguirre) en su visita mitinera a Jerez. Mariano Rajoy vino en visita relámpago a Jerez al principio de la legislatura, justo antes de ser presidente tras ganar las elecciones de noviembre de 2011 y a un acto organizado por la organización agraria Asaja. Pero no ha firmado en el libro de honor de la ciudad como máximo responsable del Gobierno -Zapatero sí lo hizo en 2008. Aznar, con Pelayo en su primera etapa como alcaldesa en la legislatura 2003-2007, también-. Aun así, como mujer de partido disciplinada que es, la líder del PP local ha repartido besos, abrazos e invitaciones de cena en un bufé libre de Caulina y ha puesto autobuses a disposición de los vecinos del mundo rural -noticia que adelantó en exclusiva La Voz del Sur y que incluso ha recogido medios nacionales como elplural.com-.

Hasta un día antes del acto público en el Ruiz-Mateos -qué simbólica ruina- tuvo incluso que estar con Rafael Hernando, que ha hecho las veces de telonero de los teloneros. Ni por esas. El PP está en caída libre, más todavía en Andalucía, con un candidato con cara de niño bien que no conocen ni en su casa -vean la parodia de El Intermedio en Córdoba si no creen que esta frase es literal-. Pero como en política hay un porcentaje altísimo de apariencia e imagen, al menos hay que demostrar que se intenta tirar de la anilla del paracaídas mientras se ve el trompazo cada vez más cerca. 

Digamos que el PP se autoengaña jugando a engañar haciendo ver que las cosas están mejor de lo que están. En este juego de manipular la opinión publicada, el número de asistentes al mitin de Rajoy ha alcanzado el paroxismo. Que si aquello tenía media grada vacía, que si había un llenazo, que si los abucheos fueron minoritarios… Hay  testigos que afirman una cosa y la contraria, como eso de ver el vaso medio lleno o medio vacío. Pero la realidad es la que es, por mucho que algunos se empeñen.

Aforo del Pabellón municipal Ruiz-Mateos: 1.220 personas. ¿Quién lo dice? La propia web del Ayuntamiento. ¿Personas contabilizadas en el mitin de Rajoy? Según Diario de Jerez, unos 2.500 asistentes. Y aun así, matiza: “Lleno pero con más sillas vacías de las que le hubiese gustado al PP”. ¿Sobrepasó el aforo legal permitido el PP en 1.300 personas? Vale, pensemos que las 1.200 que fija el Ayuntamiento se refieren al graderío. ¿1.300 sillas más? ¿Todas repletas? ¿Exceso de aforo? ¿Son los populares especialistas en reeditar episodios tan dantescos y abominables como la tragedia del Madrid Arena que debió evitar el gobierno popular de Ana Botella? ¿Quién miente aquí? ¿Por qué ese intento tan burdo de manipular la realidad si los propios datos oficiales del Ayuntamiento hablan del aforo del que hablan? ¿Si se esperaban tamaña ola de público ávido por saludar y agasajar a su presidente por qué no se habilitó el Palacio Municipal de Deportes? Quizás todo sea mucho más sencillo. 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *