JerezCiudad

“¿Queremos reducir CO2 y lo que hacemos es eliminar árboles?”

Diferentes colectivos critican la tala de arbolado en diversos puntos del nuevo trazado del carril bici y el trasplante de otros en la avenida Ingeniero Ángel Mayo -antes León de Carranza- en una "época nefasta" como es el verano y que los condenan "a una muerte segura".

Diferentes colectivos critican la tala de arbolado en diversos puntos del nuevo trazado del carril bici y el trasplante de otros en la avenida Ingeniero Ángel Mayo -antes León de Carranza- en una “época nefasta” como es el verano y que los condenan “a una muerte segura”.

El Plan Andaluz de la Bicicleta de la Junta de Andalucía lo dice bien claro en su punto 1, en lo que respecta a las recomendaciones del diseño del carril bici. “Debe evitarse la eliminación de arbolado”. Sin embargo, durante la construcción del vial ciclista, la ciudad ha perdido ya un centenar de árboles si sumamos los talados en la avenida Puertas del Sur, ronda de los Alunados, Avenida Reina Sofía a su paso por el hospital, avenida de Medina Sidonia o avenida Fernando Portillo.

Esto, que provocó las críticas de asociaciones como Ecologistas en Acción, motivó que el Ayuntamiento respondiera anunciando la restauración de ese arbolado con ejemplares nuevos o trasplantándolos

Sin embargo, el hecho de que el carril bici tenga que estar finalizado para el próximo 31 de diciembre está provocando que la obra haya tomado velocidad de crucero y que esos trasplantes se realicen en pleno verano, caso de los fresnos de la avenida ingeniero Ángel Mayo –hasta hace pocas fechas, León de Carranza- una época “nefasta” para cualquier árbol.

Desde la asociación Jerez de los árboles, sus miembros, expertos conocedores del patrimonio arbóreo de la ciudad y que están siguiendo con lupa la obra del carril bici, denuncian el “arboricidio” que se está cometiendo en Jerez y la “poca planificación” que, entienden, se ha hecho.

En estos momentos la obra del carril bici se centra principalmente en la avenida de Medina Sidonia y en Ingeniero Ángel Mayo. En la primera vía podrían desaparecer “entre 15 y 20 árboles”, según sus cálculos, mientras que en la segunda se están trasplantando los ejemplares de fresnos, algunos con una veintena de años, pero “a sabiendas por parte de los técnicos de que van a morir”.

Cayetano Fernández, miembro de la asociación Jerez de los árboles, señala que lo primero que se debería haber hecho es trasplantar los árboles en otra fecha, cuando la planta está en reposo, esto es, en invierno. Explica que hacerlo en primavera, o en verano como es el caso, supone dejar al árbol sin apenas raíces en un momento en el que necesita mucha agua.

Además, denuncian desde el colectivo que se están trasplantando “a raíz pelada”, esto es, sin cepellón, que es la tierra que se deja adherida a las raíces. Y a todo esto se suma que no se están trasladando al vivero municipal, sino al privado de la empresa que está llevando a cabo estos trabajos.

Mientras que desde el Ayuntamiento se afirma que esto se hace para aplicarles un “tratamiento exhaustivo” previo al vivero municipal, el colectivo señala que ese tratamiento ha consistido en “dejarlos en el patio, enmacetados y a pleno sol con la temperatura que tenemos”. Además, según ha conocido este medio, en el vivero municipal de Santa Teresa no tienen constancia, al menos a día de hoy, de que vaya a llegar árbol ninguno a las instalaciones.

Desde este propio colectivo, desde otros como Ecologistas en Acción o Jerez en Bici y por parte de muchos ciudadanos en general, no se entiende cómo “en lugar de quitarle espacio al vehículo se le reste al peatón y encima se talen árboles”. “Queremos reducir el CO2 y lo que hacemos es eliminar árboles que son los que producen oxígeno. ¿Se entiende?”, se pregunta Cayetano Fernández.  

 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *