Cerrofruto-300x168
Cerrofruto-300x168

Los vecinos de Cerrofruto reclaman al Ayuntamiento que derribe los edificios abandonados de la barriada, ya que afecta incluso al colegio San Vicente de Paúl: "Estamos a punto de perder la unidad de tres años. Los padres ven el entorno y si hay otro colegio cerca cambian a sus hijos", asegura Álvaro Rosado, director del centro

La paciencia de los vecinos hace tiempo que se agotó. En la Zona Sur ya no aguantan más y reclaman que la esperada demolición de los bloques de Cerrofruto se lleve a cabo cuanto antes. "Nos prometieron que se haría en diciembre, luego dijeron que si entre enero y febrero, luego que cuando terminaran los pisos que estaban destruyendo en El Portal y al final los han caído hace un mes y esto sigue igual", se queja uno de los miembros de la Coordinadora Sur Existe. Y se temen que todavía tarde un tiempo: "Hay rumores de que se hará en junio, pero lo que nosotros queremos es una explicación", reclaman.

El retraso de este proyecto no solo afecta a la mala imagen del barrio, sino a la escolarización del colegio San Vicente de Paúl, situado entre dos de los bloques que están en ruinas. El director del centro, Álvaro Rosado, asegura que se ha visto "muy afectado" y que en estos momentos tan sólo tienen "cinco niños de tres años, por lo que estamos a punto de perder la unidad de tres años". Rosado confiesa: "Yo entiendo a los padres, cuando ven el entorno es lógico que si hay otro colegio cerca cambien a sus hijos". Con esta situación, evidentemente, es complicado captar alumnos. "A ver cómo podemos hacer publicidad para que se matriculen aquí. Hemos tenido problemas de sanidad, ratas como conejos, cortes de luz... Hemos estado incomunicados día sí y día no. Si un niño se pone malo no tenemos cómo avisar a la familia. Son problemas graves", denuncia el director del colegio. Durante este curso escolar que está a punto de terminar han tenido 150 alumnos, "y el año que viene tendremos menos", comenta resignado. Los niños, según cuentan, incluso hablan entre ellos que "estamos en guerra".

Los vecinos del entorno tampoco están nada contentos. Francisco López, que vive junto a los bloques abandonados, describe cómo es su día a día. "Aquí tenemos muchas cucarachas, gatos por un tubo, ratas... Y los focos que hay, no sólo de suciedad, sino de droga. Y aquí pagamos impuestos como todo el mundo. Antes venia un barrendero todos los días, ahora viene uno cada 15 días y a los bloques ni se acerca. Esto ni en la guerra de Chechenia. Aquí no se puede vivir". Una de los miembros de la Coordinadora proclama: "Existen dos Jerez y no lo quieren admitir, el de la opulencia y el de la miseria... De la miseria por la dejadez de los políticos".

Juan Andrés Ortega, párroco de Torresoto y miembro de Sur Existe, se queja de la diferencia de trato para la Zona Sur y otras partes de la ciudad. "Hay dinero par el 750 aniversario, para tantas otras cosas y para la zona sur nada: Ahí tenemos el mercado sin abrir. Seguro que en los alrededores de la casa donde vive la alcaldesa y los concejales no hay este problema". Ortega comenta con sorna una anécdota: "Un amigo mío se hizo una foto aquí, la puso en Facebook y la tituló: Esto es Sarajevo. Y me lo creí". Y asegura en tono jocoso: "Vamos a hacer una colecta para pagar un autobús y traer a los hijos de los concejales para que se matriculen en el colegio, a ver si quieren".

Otro vecino recuerda: "Para las Elecciones Europeas tenemos que votar en el colegio, fíjate la imagen que estamos dando. Lo que hay que arreglar esto en vez de Europa". "La Zona Sur somos el culo de Jerez, siempre somos los últimos para todo. Nunca vienen y si vienen tapan dos parches y te tapan la boca", se queja otro. Y proclaman: "No entendemos cómo se puede pasar de los ciudadanos y ciudadanas de esa forma, porque esta es una actuación prioritaria". "¿Qué diferencia hay entre esto y las 3.000 viviendas de Sevilla?"

Sobre el autor:

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído