CulturaGypsy Rock

Proyecto “A” (1969)

Entre excentricidades variadas nos topamos con un título en castellano que nos llama poderosamente la atención, quizá por ser más cercano a uno de los programas de Milenio 3 que a un álbum de rock progresivo

Bien sabe usted de la extrañeza e inmensa cotización de ciertos Lp’s. Esos cuyo valor de tasación se calculan sobre cifras de tres ceros. Discos condenados a la más remota colección del aficionado. A buen seguro conocedor de cada rincón musical y material de su joya de alcanfor particular. Esos de ciento veinte copias, primera serie, errores de impresión o algún que otro miembro desafortunadamente fallecido (durante la propia sesión de grabación).

Aquí mismo, en nuestra sección, ya hemos hecho referencia a ciertos conjuntos que por su naturaleza remota resultan ser valores reales de un mercado de cotización cultural. Ese escenario bastante peculiar donde la obra en sí adquiere una variedad de matices que terminan por superar, en la mayoría de los casos, a la motivación inicial de una obra cuya estimación artística inmediata puede que resultase más que cuestionable.

De esas listas de los “más buscados” destacan como no podría ser de otra manera, bandas progresivas internacionales e incluso algún cantautor aquejado de poco éxito. Desaparecidos tras una primavera y un par de singles, a los que se le presuponen una misteriosa rareza idiosincrásica y un par de acordes plagiados por Dylan, Drake, Beff, Johnson etc. Seguro que le resultará ciertamente familiar esa leyenda de sibilantes trovadores de bohemia vida, desvalijados hasta las saciedad por el famoso rockero de turno.

Pues bien, aunque le resulte extraño, en esa listas de las calamidades y serendipias, se encuentra una joya particularmente exquisita. Entre excentricidades variadas nos topamos con un título en castellano que nos llama poderosamente la atención, quizá por ser más cercano a uno de los programas de Milenio 3 que a un álbum de rock progresivo. Proyecto “A”. Una de la más distinguidas grabaciones de nuestro país, que muy a nuestro pesar pasó tan desapercibida como el archivo confidencial al que parece referirse.

Esta joyita patria fue ideada por un tal Frank Dubé o Frank David como prefieran, un barcelonés pionero en los inicios del rock and roll y el twist de los 50 y 60 en nuestro país, pero que pronto evolucionaría hacia otros derroteros más experimentales. De él poco se sabe, excepto que abandonó las pretensiones más comercionales por tendencias experimentales casi de forma súbita. Un hombre de mundo, comediante, músico y showman, una figura conocida en los entresijos de la industria musical nacional. Fue en 1969 cuando, en algún que otro viaje a las islas Baleares, comienza a obsesionarse por la recién llegada del hombre a la luna con tal fervor, que literalmente, y en honor de tal acontecimiento, decide grabar un álbum compuesto por canciones que lleven por títulos los nombres de los planetas de nuestro sistema solar, eso sí, excluyendo a La Tierra (puede que la tuviera demasiado vista).

Se grabó en los estudios RCA de Madrid en 69 y se editó en el 1970, y en el 1971 se extrajo el single con el tema “A Plutón”, con letras alternativas, se reemplazó el Pluton! por Putón! Además la lista de músicos que componen el conjunto resulta también, como no podría ser de otra forma, desconocida. La mayoría firma bajo pseudónimos, sin embargo, transciende que uno de ellos podría haber sido, a buen seguro Josep “Kitflus” Mas, posterior miembro de Pegasus o Iceberg y colaborador asiduo de Joan Manuel Serrat.

Junto con el Lp existe también un corto en Super 8 que lo acompañaba, un relato de ácida lisergia que complementa de forma inigualable la obra.

En cuanto al contenido juzguen ustedes mismos, pero no olviden que esta datado en el 69, es decir, resultan ser contemporáneos de los Smash o Máquina! Y aunque con un sonido más groove que sus coetáneos, resultan ser pioneros del rock psicodélico nacional. Al menos en lo que respecta a su particular vanguardia experimental. Resultando ser ni más ni menos que la primera aproximación al rock espacial (permítanos la licencia) que se elabora en nuestro país.

 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.