I+N (Ideas y Negocios)

El primer cinturón de seguridad inteligente del mundo, patentado por tres jerezanos

El sistema impide al conductor arrancar el coche si alguno de los pasajeros no tiene el cinturón abrochado. Los creadores aseguran que podría salvar más de 240 muertes al año en accidentes de tráfico

Tres vecinos de Jerez han patentado un nuevo cinturón de seguridad inteligente que impide que el coche se ponga en marcha mientras esté desabrochado. “Es un sistema que salva vidas” asegura Antonio Berraquero, uno de los impulsores del proyecto.

Antonio es profesor del colegio Manuel Lora Tamayo, Salesianos, de Jerez, sus otros dos compañeros de viaje en esta aventura fueron alumnos de Salesianos. Se trata de Daniel González, que estudió robótica, y Pedro Peramos, quien regenta actualmente un taller de electromecánica de vehículos.

Fue precisamente Pedro Peramos quien tuvo la idea. Hace un año y medio, mientras pasaba un día con su familia, su hermana le preguntó si podía “pensar algo para que su hijo pequeño no se quitara el cinturón de seguridad”. Fue entonces cuando Pedro se puso manos a la obra y empezó a darle vueltas a la cabeza sobre cómo podía llevar a cabo lo que le había pedido su hermana y siendo consciente, además, de que aún hay muchas personas que no se ponen el cinturón de seguridad en el coche.

Pedro pensó en un sistema que impidiera poner el coche en marcha si el cinturón de seguridad está desabrochado y se lo trasladó a Antonio, quien fuera su profesor, sumándose también al equipo Daniel González, todos ellos expertos en sistemas electrónicos adaptados a vehículos. Cada miembro del equipo tiene su papel. Antonio se ha encargado de la parte física, dónde va alojado el sistema, mientras Pedro y Daniel son los responsables de su programación y funcionamiento. “Lo que hemos diseñado es un sistema gracias al cual el coche no arranca si ni el conductor ni ningún acompañante tienen el cinturón puesto, con lo cual se consigue que a nadie se le olvide ponerse el cinturón antes de iniciar la marcha”, explica Antonio Berraquero. Además, este sistema es aplicable a cualquier vehículo que disponga de cinturón de seguridad obligatorio, como pueden ser también los autobuses. Cabe destacar que las clavijas son personalizadas para cada asiento, de manera que no puedes enganchar el cinturón en otro asiento que no le corresponde. De la misma manera, el conductor de un autobús podría desactivar el cinturón intelignte en asientos determinados si fuera necesario. “Esto viene muy bien cuando es un autobús escolar, para evitar que los niños se levanten y se pongan a correr por el pasillo, por ejemplo” apunta Antonio “el sistema presenta muchas posibilidades”.

El cinturón inteligente impide que el coche arranque si no está abrochado. FOTO: MANU GARCÍA

El sistema cuenta con una pantalla que avisa a los pasajeros de que tienen que abrocharse el cinturón y, una vez iniciada la marcha, el cinturón no se podría desabrochar hasta que el coche estuviera parado. Sin embargo, si se aplica este sistema así, sin más, habría una serie de inconvenientes que hay que tener en cuenta. “Pueden darse circunstancias que obliguen, tanto al conductor como al resto de ocupantes, a desabrocharse el cinturón en un momento determinado, como un vuelco. En este caso no te podrías quitar el cinturón porque realmente no has parado el coche. Para eso, el sistema detecta que el coche ha volcado con lo que permite desabrochar los cinturones”. Otra de las situaciones sería cuando se activa el airbag como consecuencia de un golpe fuerte, una inundación del habitáculo o la pérdida de la corriente eléctrica, en todas estas situaciones el cinturón inteligente detecta la incidencia y te permite desabrocharlo.

La pantalla avisa de que todos los ocupantes del vehículo deben abrocharse el cinturón. FOTO: MANU GARCÍA

El cinturón inteligente también cuenta con un botón de emergencia que permite desactivarlo de manera voluntaria en casos de necesidad, pero ojo, estas ocasiones están contadas y sólo te permite hacerlo hasta un máximo de cinco veces. También cuenta con un sistema de desactivado si el cinturón se queda bloqueado físicamente. De este modo, el equipo creador del cinturón inteligente tiene cubiertas todas las situaciones en las que sería necesario desactivar el sistema para casos de emergencia.

“El objetivo principal del cinturón inteligente no es otro que salvar vidas”, afirma rotundamente Antonio Berraquero. “tanto en el año 2018 como en 2019, el 20% de las personas que fallecieron en accidentes de tráfico en España no llevaba puesto el cinturón de seguridad, eso supone una cifra anual de 240 personas que podrían haber salvado su vida si hubieran tenido el cinturón puesto”.

El sistema ya cuenta con una patente que lo respalda “hemos estado mucho tiempo haciendo pruebas y podemos garantizar que el sistema funciona, es fiable y tenemos la ilusión de que se conozca para que pueda salvar vidas”. Por el momento es el propio Pedro Peramo quien lo tiene instalado en su vehículo y lo usa habitualmente en su día a día.

Pedro Peramo, el artífice de la idea, tiene el sistema instalado en su propio coche. FOTO: MANU GARCÍA

El siguiente paso sería que alguna empresa fabricante de complementos del vehículo se interesara por el producto y se comience a fabricar, tras un proceso de homologación, para poder comercializarlo y que los ciudadanos puedan instalarlo en su coche. “Lo ideal es que este sistema fuera obligatorio en todos los vehículos, como actualmente lo son los faros antiniebla, o las luces de emergencia, pero aún estamos en el inicio de este proceso, estamos empezando”, dice Antonio.

“Creo que hemos tenido una idea magnífica que evitaría que muchas personas pierdan la vida por no llevar puesto el cinturón de seguridad, por eso queremos darla a conocer para que pronto pueda estar implantado en todos nuestros vehículos”, concluye Antonio.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Un comentario

  1. Estupendo, si pudieran mejorar también , que no nos rozara el cuello a las personas bajitas, Porque ademas hay que acercar el sillón para llegar a los pedales, inventar otro modo alternativo de sujeción k no te aplaste el pecho ademas de lo anterior. Fijaos en los muñecos de prueba todos son hombres, no hay prototipos con pechos y bajitos, a ver como reaccionan al impacto con los golpes Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *