lavozdelsur.es - Noticias Cadiz-Jerez Hoy
Fin de Siglo

Portugal y su drama social ganan en Sevilla

La XIII Edición del Festival de Cine Europeo termina premiando a 'La fábrica de nada', del portugués Pedro Pinho.

La XIII Edición del Festival de Cine Europeo termina premiando a ‘La fábrica de nada’, del portugués Pedro Pinho.

Daba este fin de semana el adiós la XIII Edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla, y lo hacía con el premio para La fábrica de nada, del portugués Pedro Pinho (Lisboa, 1977), como mejor película del certamen. El drama social luso cercano a las tres horas de duración —siendo una película notable, podría haberse ahorrado metraje— indaga en los problemas que un grupo de trabajadores tienen al descubrir que sus jefes están dispuestos a expoliar la empresa y dejar a los obreros en el paro. “La crisis es un tema que afecta a toda Europa y eso facilita más llegar a los diferentes públicos”, concluía Pinho, que daba las gracias en la gala de clausura en el Teatro Lope de Vega.

El jurado ha esgrimido que el premio obedece a “la reflexión sobre unos acontecimientos muy relacionados con la crisis económica y social sufrida en muchos países europeos”. Mathieu Amalric (Neuilly-sur-Seine, Francia, 1965), director de la original Barbara, ha sido galardonado como mejor director. Barbara propone una original propuesta: la de asistir a un rodaje del mismo rodaje. Intercalado con imágenes de archivo, asistimos a un musical sobre como Bridgitte, interpretada por Jeanne Balibar, exesposa en la vida real del realizador del film, prepara concienzudamente su papel para encarnar a la mítica cantante francesa Barbara. El mejor guion ha ido a parar a Francia también; esta vez para Thierry de Peretti y su film A violent life, que nos cuenta los problemas de la delincuencia vinculada al nacionalismo corso.

A la alemana Western, de Valeska Grisebach, le ha sido otorgado el Gran Premio del jurado. Según el fallo, “a partir de una historia aparentemente marginal y local, el director crea un retrato social metafórico preciso y tenso, que trasciende poderosamente lo real para adquirir una gran magnitud sociopolítica”. Zama, de Lucrecia Marte, también ha recibido una mención especial. Asecan, la asociación de escritores cinematográficos de Andalucía, ha concedido su premio a Tierra firme, de Carlos Marqués-Marcet, por “reflexionar con profundidad sobre los modelos de familia”.

Insyriated, de Philippe Van Leeuw, se ha alzado con el premio del público (EFA). La asociación Cultura con Orgullo, que daba el Premio Ocaña a la libertad, concedía su galardón a Mr. Gay Syria, de Ayse Toprak, que cuenta la difícil vida de un grupo de homosexuales sirios y sus ansias de libertad. El premio Cinéfilos del Futuro ha ido para la británica Just Charlie, de Rebeka Fortune, a la cual hemos podido ver en multitud de eventos durante los días de Festival. Por último, el realizador sevillano Manuel Muñoz Rivas consiguió el premio especial para directores españoles por El mar nos mira de lejos, que tiene como argumento contarnos quiénes fueron y cómo vivían los últimos habitantes de Doñana.

Etiquetas
Ver más

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close