I+N (Ideas y Negocios)

¿Por qué sube y baja el precio del petróleo?

El petróleo sigue teniendo una incidencia trascendental en la economía mundial. Pese al auge de nuevos combustibles y fuentes de energía, el crudo se mantiene como la materia prima esencial para mover un mundo donde se va democratizando el uso de los transportes motorizados, y donde opciones menos perjudiciales para el medio ambiente resultan demasiado caras o inaccesibles. Como prueba de ello, vemos que la distribución de los combustibles derivados del petróleo sigue siendo un asunto capaz de agitar la estabilidad sociopolítica de un país por su incidencia en la economía mundial.

Influir en el precio del transporte es influir directamente en la movilidad, lo que conlleva una repercusión indirecta en la casi totalidad de sectores que conforman la estructura económica de un país. En resumidas cuentas, la variación del coste del barril de petroleo afecta en su totalidad -directa o indirectamente – a la economía mundial.

A la hora de establecer el coste del llamado ‘oro negro’ influyen una gran cantidad de variantes que lo hacen oscilar y poner en alerta a los países que no son productores, que es la gran mayoría del mapa mundial. Pero, ¿cuáles son estos factores que influyen en el valor del crudo?

Oferta y demanda

Como cualquier producto del mercado, el precio del petróleo también responde a la ley de la oferta y la demanda. En los últimos años se ha estancado la demanda en gran parte del continente europeo, debido a su apuesta por energías alternativas. Sin embargo, la demanda ha aumentado en África y Asia como consecuencia de una mayor accesibilidad a medios de transporte unipersonales. Dada las gigantescas cifras poblacionales de estos dos continentes, el resultado global ha sido el de la subida del precio. 

Del modo inverso, cuando la oferta supera a la demanda el precio baja, pese a que la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que controla más del 40% de la producción mundial, cuenta con mecanismos de previsión y control para estipular su producción. No obstante, la incidencia de otros grandes productores de crudo, como Estados Unidos, México o Rusia, genera un juego de mercado a gran escala, que suele traducirse en pulsos comerciales y tensiones diplomáticas.

Sin embargo, el descenso de la demanda no siempre es resultado del aumento de la oferta con una demanda constante, sino que puede deberse a la mala salud económica mundial. En los periodos de gran salud económica hay un aumento de la demanda de petróleo, no solo incentivado por el sector de la movilidad, sino porque también se aumenta el consumo de energía en general (calefacción, producción industrial, etc).

Compra a futuro

Muchas empresas que operan a nivel mundial se dedican a la compra de petróleo a futuro. Es decir, se aseguran el abastecimiento del crudo a un precio estándar, que luego puede ascender y, de esta forma, obtener un rédito por la inversión. Esta práctica también es parte de la demanda y, por lo tanto, ayuda al incremento del precio.

Geopolítica

La inestabilidad política de los países productores es un factor que incide directamente en el precio del crudo. Países de Oriente Medio se han convertido en el campo de batalla de los principales conflictos bélicos de las últimas décadas. La Guerra del Golfo, la invasión de Irak o las diversas revueltas sociales (el ascenso del Ayataollah Homeini en Irán o el surgimiento del Estado Islámico), se han producido por el intento de control de estas regiones y su consecuente inestabilidad. Todo ello ha ido afectando a la producción de petróleo y a la oscilación del precio del barril en el mercado internacional. 

Un negocio rentable y duradero

El petróleo sigue siendo a día de hoy la principal fuente energética. Sus productos refinados – la gasolina y el gasoil – siguen siendo los principales combustibles del mundo. Por ello la economía y la sociedad global están expuestos a su salud y su capacidad para distribuir y acceder a los combustibles. Se trata de un mercado que sigue copando los puestos más altos de la pirámide económica mundial. 

El crecimiento de las infraestructuras genera nuevas oportunidades de negocio en las estaciones de servicio, que cada vez ofrecen un servicio más integral y actualizado a las necesidades de los usuarios. Tiendas, servicios de lavado, restaurantes, e incluso espacios de ocio, se conforman al rededor de una necesidad básica como es el abastecimiento de combustible. Una gran variedad de oportunidades de negocio sustentadas y vinculadas a los hidrocarburos.

Pero el petróleo no es solo un material esencial en al actualidad para la movilidad, también tiene gran relevancia en otros aspectos esenciales del día a día. El gasóleo continúa cumpliendo una función muy importante a la hora de proveer a todos los hogares de un sistema calefactor de la calidad y a buen precio.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *