CulturaRoedores de cultura

“Por muy bien que traduzca nunca puede terminar uno satisfecho”

Conversamos con Pedro Sánchez Sanz, que acaba de traducir una antología de treinta poemas del escritor británico Edward Lucie-Smith, en la editorial Dalya

Francisco Mesa García, editor de Dalya, resaltó el pasado domingo en la presentación de “Hacia el silencio” la importancia de traducir por primera vez la poesía de Edward Lucie-Smith (Kingston, 1933), una obra que merece ser conocida por el público español. Pedro Sánchez Sanz, profesor de inglés y poeta, ha traducido y prologado esta antología, una selección de poemas que abarca cincuenta años. Empieza con un poema de su primera obra y termina con un poema inédito, incluso en inglés, que escribió el autor británico a finales de 2011. El primer poema se titula “La lección”. Se trata de unos versos que describen cómo Edward recibió la noticia de la muerte de su padre, un poema muy estudiado en el mundo académico inglés.

Pedro ha querido ofrecer no sólo una muestra de la poesía de Edward, sino también una semblanza de su polifacética actividad intelectual. El autor no pudo estar presente, pero envió un pequeño vídeo en el que habla de su trayectoria poética y vital. Con ochenta y tres años, sigue en activo. Pedro ha estado en contacto con él durante el trabajo de traducción y selección. Y ha querido dar unidad a este libro. En la antología no aparecen los monólogos dramáticos, descartados por el propio autor, ni los poemas inspirados en pinturas. Ha hecho una selección de poemas breves, que hablan de la fugacidad de la vida, de las relaciones humanas, de su preocupación por la palabra… Es una antología bilingüe, para leer directamente en inglés o para compararla con la traducción.

Hemos conversado en los Claustros de Santo Domingo con Pedro Sánchez sobre esta obra:

¿Qué es Hacia el silencio?

Es una recopilación de poemas de Edward Lucie-Smith, un poeta británico que no se había traducido nunca al español. Es una selección de treinta poemas que abarcan cincuenta años de labor poética del autor. En el libro hay una introducción crítica donde explico las claves de este proyecto y de su poesía. Remato el libro con una entrevista que le realicé hace un par de años cuando publiqué en alguna revista literaria las primeras traducciones de sus poemas. Quería entrevistarlo para ver cómo se sentía él ahora que los lectores españoles podían leer su poesía.

Edward Lucie-Smith es un autor polifacético, porque es crítico de arte…

Sí. Nació en Jamaica, cuando todavía era parte del imperio británico, pero ha vivido prácticamente toda su vida en Gran Bretaña. Él es fundamentalmente crítico de arte. Y así es conocido mundialmente. Ha escrito un centenar de obras de crítica o historia del arte, traducidas a todos los idiomas y publicadas en editoriales muy señeras en ese ámbito, como Taschen, por nombrar una muy conocida. Pero también ha escrito, además de poesía, novela, biografía,…Y sobre fotografía, porque también es fotógrafo.

“Hay una evolución en la poesía de Edward Lucie-Smith. Es una antología que abarca 50 años”

¿Y cómo llega usted a la poesía de este autor?

El encuentro con su poesía fue hace muchísimos años. En una de mis batidas en las librerías de segunda mano que yo hacía en Londres o Dublín. Encontré un libro sobre tres poetas británicos de los años 60, de los cuales sólo conocía a uno. Los otros dos eran desconocidos para mí. Uno de ellos era Edward Lucie-Smith. Y quedé prendado de lo que leí en ese libro. A partir de ahí intenté leer más cosas de él. Pero no era fácil, porque la mayoría de su poesía se publicó en los años 60 y 70. Más adelante seguí investigando. Comencé a traducir algunos de sus poemas y a ahondar un poco más en su obra. Luego, con la magia de internet, logré obtener más información sobre él. Un día me encontré con una página web suya y ya contacté personalmente con él. Al principio fue sólo un saludo y demostrarle mi admiración por su obra. Luego le mostré algunas de mis traducciones de su poesía. Y poco a poco, gracias a que él enseguida se mostró muy colaborador y generoso, fui consiguiendo más obras suyas. Incluso él mismo me envió alguna que otra obra. Fue entonces tomando forma la idea de traducirlo ya de forma seria, con un proyecto riguroso. Y este es el resultado después de varios años de trabajo.

Usted también es poeta, ¿cómo describiría la poesía de este escritor?

Hay una evolución en su poesía. Es una antología que abarca 50 años. En su juventud tiene mucha influencia académica, de grupos literarios de Oxford, donde él escribió sobre todo poemas largos, monólogos dramáticos. Fue destilando su estilo y buscando una manera más sencilla y directa de expresarse. Por eso la antología se llama Hacia el silencio, que es el título de su tercer libro. Ahí se ve un cambio, una evolución en su poesía hacia lo más cotidiano, lo más directo y más intimista. Es una poesía que abandona el culturalismo de los monólogos dramáticos para centrarse mucho más en una poesía intimista y directa.

¿Y cómo es el inglés que utiliza Edward Lucie-Smith?

Es un inglés exquisito, aunque él se expresa de una forma bastante sencilla. Bueno, sencilla entre comillas porque ha ido buscando la brevedad de los poemas y sobre todo la concisión. Luego habría que entrar en el trabajo de la traducción comparativa. En el sentido de que los dos idiomas son muy diferentes, la manera de sonar, el ritmo y la expresión, que es lo difícil de la traducción, trasvasar la literalidad del poema, es decir, lo que dice el poema, pero sin olvidar que también debe haber literariedad, es decir, que es un producto literario. Y todo ello trasvasarlo al español con un ritmo apropiado para nuestra lengua y que suene con harmonía.

¿Y es fácil captar la esencia del poema al traducirlo? ¿Se siente satisfecho?

Con la poesía de Edward es relativamente sencillo. Y requiere mucho trabajo. La traducción es, como digo yo, un trabajo de oficina. Hay otros autores mucho más difíciles, porque son más complejos respecto al lenguaje, a las imágenes que construyen y los conceptos que utilizan. Dylan Thomas, por ejemplo, es uno de los autores en lengua inglesa más difíciles de traducir. Ahí sí que uno dice que por muy bien que traduzca nunca puede terminar satisfecho.

Ya ha traducido a otros autores…

Este es el primer trabajo de traducción en forma de libro, un estudio profundo sobre un autor concreto. Traduzco bastante. He publicado mis traducciones en revistas literarias. No sólo del inglés, también a veces del francés, del italiano y del portugués.

¿Por qué no se conoce a Edwuar Lucie-Smith como poeta?

Lo explico en la introducción del libro. Él abandonó la poesía, no la escritura, sino la publicación de la poesía. Es un tema que él ha tratado tanto en su autobiografía como en su propia poesía. Hay poemas que tratan de su vida literaria. En la entrevista también se habla de este tema. Él publicó cuatro libros durante los sesenta y setenta. Ganó un premio muy importante con su primer libro. La verdad es que se hizo un poeta muy popular. Estaba, además, muy inmerso en la vida cultural inglesa. Participaba en programas culturales de la BBC… Y de pronto, decidió en el año setena y cinco dejar de publicar poesía. No le gustaba la idea de convertirse en un poeta profesional, un poeta a tiempo completo. Él tenía otras actividades que quería desarrollar. No le apetecía estar desnudándose íntimamente y poéticamente continuamente. Es lo que dice en la entrevista y en su autobiografía. Desde los años 70, entonces, no había publicado nada de poesía. A España, claro, no había llegado nada. Es un poeta traducido al francés, recientemente traducido al chino y faltaba que fuera traducido al español para que su poesía fuese leída en las tres lenguas más habladas del mundo, el chino, el inglés y el español. Hasta el año 2002 el no volvió a querer publicar poesía. En Londres se publicó una antología de los cuatro primeros libros, pero añadió bastantes poemas más que había estado escribiendo durante los últimos 25 años.

¿Qué percepción cree que tiene el autor de la cultura española?

Como él no iba a poder estar presente, porque tiene 83 años, aunque sigue estando activo y da conferencias sobre arte, le pedí el favor de que estuviera presente de alguna manera. Y ha enviado un vídeo breve, de unos cuatro o cinco minutos, donde habla de sí mismo, de sus relaciones con la poesía y también de la relación con el español. Él no habla español. Entiende algo leerlo, sobre todo por sus viajes a Latinoamérica. Como comisario de exposiciones y crítico de arte, sí ha viajado mucho a Latinoamérica. Y ha tenido contacto con España porque durante mucho tiempo enviaba críticas de arte al periódico La Vanguardia. Ha visitado alguna vez España, por vacaciones o alguna exposición. Y conoce algo de poesía española, pero fundamentalmente poesía latinoamericana. Él me hablaba de su admiración por César Vallejo.

“Una ciudad como Jerez se merecía una feria del libro en condiciones, no lo que habíamos tenido estos años atrás…”

¿Qué proyectos tiene usted? ¿Qué está escribiendo?

Acabo de terminar un libro nuevo de poemas, que ya está en una editorial en Sevilla. Saldrá para la primavera que viene, en la Feria del Libro de Sevilla. Acabo de iniciar una colección de cuadernos de traducción poética, con Enrique Nogueras, que se llama “Juego de espejos”. Son cuadernos donde ofrecemos pequeñas muestras de poesía de autores extranjeros, poco conocidos o completamente desconocidos en España, pero que nos resultan muy interesantes y que es bueno darlos a conocer. Ya hemos editado el primer número, dedicado a Laura Bertoli, una poeta italiana. Los poemas originales están traducidos siempre al español y a otra lengua romance, el francés, el portugués, el catalán, el rumano… Y el segundo número está ya prácticamente terminado, dedicado a Manuel Neto dos Santos, portugués. Son cuadernos que van siempre ilustrados. Además de las pequeñas muestras de poesía en tres lenguas, la original, el español y otra lengua más, llevan tres ilustraciones que algún artista realiza especialmente para la edición de los cuadernos.

¿Y qué le parece que la Feria del Libro se celebre en los Claustros?

A mí este marco me gusta mucho, la verdad. Además de ser muy hermoso, te permite pasear por los pasillos del claustro, dando vueltas y viendo todos los stands. Es un lugar fresco en estas fechas… Y me da la sensación de que está funcionando mejor que el año pasado, que fue la primera vez. Parece ser que hay más actividades, muy variadas, y la gente se va animando a venir, preguntar, mirar, leer y comprar. Espero que dure. Una ciudad como Jerez, con doscientos y pico mil habitantes, se merecía una feria del libro en condiciones. No lo que habíamos tenido estos años atrás… Creo que si esto se consolida se puede hacer una feria del libro bastante digna.

Para terminar, ¿qué poema de Edward nos recomienda?

Les recomiendo Silencio, que tiene mucho que ver con el título de esta antología.

SILENCIO

El silencio:
uno se lo comería
con deleite, como el pan.
Nunca habría suficiente.
Ahora mismo que estamos
silenciosos, el metal
todavía está sonando
sobre el vibrante metal;
un portazo, llora un niño,
otras vidas nos rodean.

Pero recuerda que no hay
silencio dentro. El vientre
suspira, retumba ¿Qué
es ese golpe tan fuerte
que nos está convocando?
Suena un tambor, un tambor.
Lo que oyes
es solo tu maquinaria
que, ruidosa,
se dirige hacia el silencio.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.