Marca ACME

Por imperativo del guión

Leo en lavozdelsur.es que la Junta de Andalucía se ha comprado un pendón –en realidad se trata más bien de un guión- a fin de visibilizar su presencia en determinados actos de carácter más bien religioso. Inmediatamente, como Charlton Heston al final de la película El Planeta de los Simios, aunque sin maldecir a nadie, tras leer la noticia pensé que, al final, lo habían hecho, que los socialistas se habían comprado un pendón –o guión- para dar ‘fe’ de su presencia en actos en los que nunca alguien que se tenga por tal debería estar como institución.

Tal es la cosa, la particular Babia personal en la que vivo y lo ‘normal’ que, al fin y al cabo, me pareció la cuestión, que tardé cosa de un par de minutos en recapacitar y darme cuenta de que hace unos cuantos meses que el PSOE ya no gobierna en Andalucía. Como lo digo. Treinta y tantos años dan para este despiste y mucho más… Incluso, rizando el rizo, me tuve que cerciorar de que el actual gobierno, el del Trifachito, no había recogido, al fin y a la postre, un encargo dejado por la Administración precedente ya que –insisto- el asunto no me chirriaba nada en absoluto, después de años de copar, aplaudir y defender sus dirigentes espacios tan ajenos al socialismo como romerías y procesiones bajo la premisa de que no se trataba tanto de actos religiosos como de folclore y cultura popular y ahí, amigos lectores, ahí siempre tiene que estar el PSOE-A.

En Jerez no tenemos que irnos muy lejos. Exactamente todos los alcaldes y alcaldesas que en la ciudad han sido desde la restauración de los ayuntamientos democráticos han entendido que entre sus obligaciones está ir al Rocío durante la romería a ver a la Virgen y tomarse unas copitas –o al revés- y también visitar institucionalmente por la mañana las iglesias para ver los pasos –a veces con levantá incluida- que luego por la tarde saldrán a hacer técnicamente estación de penitencia, vulgo procesión (por cierto, nada que ver con la discreción con la que Kichi ‘soluciona’ en Cádiz este asunto de la Semana Santa, acompañando a ver procesiones a su madre –o haciéndose acompañar por ella, a saber- en un plano, este sí, personal y privado).

Bien… al final creo que en este tema va a tener razón la visión que tiene del mismo el nuevo gobierno autonómico: instauremos el guión, demos carta de naturaleza a su presencia también en diputaciones y ayuntamientos, empezando por el de Jerez. Cuando la alcaldesa –la presente u otra futura- vaya oficialmente a un acto religioso, que ponga en el capó de su coche el guión, como hacen los embajadores y otras autoridades. Incluso, en el día del patrón o la matrona -temas de los que no se ha hablado aquí al entenderse que, efectivamente, estos sí son de agenda para un alcalde- se puede instaurar el uso de un guión, un guión azul, blanco y azul, que sería portado, como penitencia, por el concejal más joven del gobierno municipal, abriendo paso a la comitiva de la alcaldesa. En el Rocío ya parece más complicado…

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *