El trote de la culebra

Pasadizos secretos en la Isla de San Fernando

“La vida es un mar de mierda que hay que cruzar nadando. Quien no sabe nadar tiene que cruzar tragando”, son las primeras palabras que escuché y apunté, estando cerca de la Calle Real, varado en la barra de un bar entre vinos y cervezas.

A los de la Isla de San Fernando, se les llama cañaíllas (Bolinus brandaris), una especie de molusco gasterópodo marino que vive en aguas poco profundas: cañadilla, caracol, búsano, búfalo, cañaílla.
Las cañaíllas son moluscos muy sabrosos, en San Fernando es muy habitual su consumo como tapa o aperitivo.

Los mejores churros del planeta se comen en el Bar 44 (Plaza del Rey), y los pollos asados en Las Palmeras, naturalmente esto es una opinión subjetiva. Lo que sí es real, aunque ya quedan menos, y se cuentan con los dedos de una mano, son esos bares llamados Guichi por los cañaíllas, que, ni más ni menos, es una taberna o tugurio en donde todos sus clientes se conocen desde antes de nacer, y de los que se dice que es imposible largarse sin pagar unas docenas de rondas.

La palabra Güichi viene de la inglesa whisky. En el Siglo XIX los ingleses vivieron durante varios años en la Isla. Ante la dificultad de pronunciación de la palabra inglesa por los lugareños y el aporte de agua ya que los viejos taberneros “aguaban” el whisky para mayor producción y más ingresos económicos, nació el “aguichi”, posteriormente quedó en güichi.

La Isla de San Fernando guarda varios pasadizos secretos, por ejemplo el que va desde el Hospital Militar hacia la Casería. En tiempos de los franceses se utilizó para trasladar tanto a los heridos como a los moribundos, ya que cercano a la Casería había una Casa de Miserere, lugar en donde a los que no tenían remedio se les dejaba morir.

Hay otro pasadizo que va desde una de las capillas del Panteón de los Marinos Ilustres, a la Escuela de Suboficiales.

No podemos dejar de nombrar el que comunica la Compañía de María con el Liceo, la iglesia del Carmen.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *