OpiniónPanorama

Panorama andaluz tras las generales

Menudo panorama tienen a su izquierda el PSOE andaluz y la presidenta de la Junta, Susana Díaz, con la secretaria general de Podemos.

Menudo panorama tienen a su izquierda el PSOE andaluz y la presidenta de la Junta, Susana Díaz, con la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. A nadie se le escapa que los resultados de las elecciones generales de diciembre pueden provocar un verdadero cataclismo político en Andalucía si Ciudadanos retira su apoyo a los socialistas. Eso, de momento, dadas las excelentes relaciones con el sanluqueño Juan Marín, es imposible. Pero nadie sabe, con exactitud qué pasará tras las generales. Los tertulianos y analistas están ahora entretenidos con las elecciones catalanas, no menos importantes, ya verán.

Tengo buenos amigos en Madrid que dibujan un panorama en 2016 con Albert Rivera como presidente y Rajoy dando un paso atrás para impulsar, de una vez, la regeneración de un partido acosado por la corrupción moral y política. Eso provocaría una ruptura del acuerdo de investidura en Andalucía, y quizás una victoria del PP, que necesitaría –Cifuentes es el ejemplo- del apoyo de Ciudadanos, aunque el precio será, sin duda, muy alto para el partido que refundaron José María Aznar, Rodrigo Rato y Javier Arenas. Otros creen que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ya tienen hecha la hoja de ruta, que habrá pacto y muy fuerte.

El cataclismo socialista si Ciudadanos da un golpe de timón a la derecha sería de colosales proporciones y a Susana Díaz sólo le quedaría el camino de normalizar relaciones con Podemos e IU, aunque los de Maíllo no serían necesarios. Pero ¿es Teresa Rodríguez una persona con la que llegar a acuerdos estables? ¿sería mejor Sergio Pascual?

La líder andaluza de Podemos también es un referente de su ala más montuna: Izquierda Anticapitalista. Su intervención esta semana en el Parlamento de Andalucía fue brutal, sin concesiones, con un ataque a los sindicatos (especialmente a UGT-A) que les ha dejado perplejos e indignados. El propio vídeo del Parlamento de Andalucía evidencia los rostros en todas las bancadas. Curiosamente hay más caras de circunstancias en las del PP.  Sea como fuere parece que tampoco hay mucha química entre Díaz y Rodríguez. Pero esas cosas se superan cuando lo que hay que defender es el interés general y la regeneración política.

Un defensor con todos

De mi pueblo me sorprende que se diga en algunos foros que se va a hacer un sondeo para elegir al Defensor de la Ciudadanía, que debe ser recuperado. Debería de ser elegido en pleno, una figura respetada en la ciudad que suscite el obligado consenso pero cuyas intervenciones e informes sean tenidos en cuenta y aplicados llegado el caso. Nada de jarrones chinos o cargos complacientes con la clase política. O goza de independencia y tiene el apoyo de todos o será un fiasco. Un poco de seriedad por favor, que la ciudad no está para tonterías ni chuflas. Yo quiero un Defensor de la Ciudadanía que sirva para algo, no como un elemento más.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close