lavozdelsur.es - Noticias Cadiz-Jerez Hoy

Hay una ventana asegurada con un cierro, que así se llaman estos herrajes por el Sur. 

Hay una ventana asegurada con un cierro, que así se llaman estos herrajes por el Sur. No es nada feo el cierro. Según lo mires hasta tiene su cosa modernista y todo. Me sorprende verlo aquí, en este pueblecito de pescadores de atunes, un lugar que aún no ha perdido totalmente ni su origen ni su esencia. Está embutida la ventada entre mil capas de cal de toda la vida. De esa cal que se descascarilla y se comen las embarazadas. Es la cal de nuestras abuelas, la que hacía hervir el agua y había que dejar reposar antes de enlucir la pared con una escobilla.

Pero, no sé… Escapa de la ventana la enorme voz de Ella Fitzgerald, y eso es lo que me hace mirar y percibir un enorme contraste. Se ve que ya no es la morada de un almadrabero de Zahara de los Atunes. Al pescador que allí viviera se le escaparía por la ventana un quejío de los que salen del fondo de un alma dolorida, no estos sones tan alejados de la esencia del Sur. Y tal vez sea eso lo que me sorprende, el contraste. Lo inesperado de la mezcla me hace mirar, detener el paseo… lo amigos se adelantan y quedo plantado delante del cierro. Hipnotizado. Es una ventada bañada de un sol que ciega, aunque sea primavera, y no, no está diseñada para dejar escapar la voz de Ella Fitzgerald. Debe ser la globalización, que arrasa lo singular de cada lugar y lo uniformiza todo.

Sí… la vida está compuesta por un millón de momentos mínimos, aparentemente insignificantes, y nunca podremos saber cuál de ellos nos marcará hasta formar parte de nosotros. Cauterizados estamos frente a las barbaridades que cometen cada día unos hombres contra otros hombres. A fuer de cotidianos, esos momentos terribles, ya no nos movilizan y permanecemos indiferentes…

…pero, sorprendentemente, una sencilla ventana del Sur —rodeada de cal, enmarcada con un cierro que quiere ser modernista, y escapando de ella no un quejío, sino el lamento de Ella Fitzgerald— es capaz de añadirse a la vida como un instante simple, inesperado, irrepetible y, sobre todo, bello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close