El muro verde natural que coronaba el proyecto de rehabilitación de San Agustín y la reurbanización de la calle Puerto languidece seco y sin mantenimiento.

La reurbanización de la calle Puerto, ligada al proyecto de recuperación de San Agustín, concluía con un muro verde natural decorativo, el primero en la ciudad y que muchos quisieron equiparar, salvando las distancias, con algunas de estas instalaciones tan emblemáticas como las del Caixaforum de Madrid. El caso es que apenas tres años después aquel bello muro decorativo natural apenas tiene verde y flores, pese a la irrupción de la primavera. De coste de dinero público desconocido, pues formó parte de la inversión realizada por Zona Franca y Ayuntamiento en el proyecto Centro de Negocios en San Agustín, el mantenimiento del jardín vertical en teoría depende del consorcio estatal, pero sea como fuere su estado es deplorable.

Eso sí, nada que ver con el calamitoso estado del pavimento aledaño al antiguo convento de los agustinos. Alguien pensó que el actual enlosado era el más idóneo para unas calles —Agustinos con Puerto y Juan Sánchez— que soportan demasiado tráfico diariamente. Algunos sostendrán que, pese a todo, mejor quedarse con el cambio radical que ha sufrido esta medianera, que hasta hace unos años era un solar baldío que hacía las veces de aparcamiento, basurero y meadero. Para peor imagen aún, los muros exteriores de las viviendas aledañas tenían una fea capa aislante tras haber incluso sufrido un incendio hace unos años, algo que desterró un jardín vertical que hoy languidece seco y sin mantenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *