SociedadJerez

Pacheco atribuye a la “maldad política” su imputación en el juicio ‘Casa del Rocío’

En su turno de última palabra, critica que Pilar Sánchez, durante su declaración, "no se acordara de nada" y lamenta que los "autores" de estos hechos "vengan como testigos" y "mintiendo de forma desaforada". 

En su turno de última palabra, critica que Pilar Sánchez, durante su declaración, “no se acordara de nada” y lamenta que los “autores” de estos hechos “vengan como testigos” y “mintiendo de forma desaforada”. 

Pedro Pacheco ha defendido su inocencia y ha atribuido a la “maldad política” su imputación, la de sus técnicos y la del hermano mayor de la hermandad del Rocío en el caso ‘Casa del Rocío’, que ha juzgado durante tres semanas la sección Octava de la Audiencia Provincial y que este jueves ha quedado visto para sentencia.

En su intervención ante el tribunal tras hacer uso del derecho a la última palabra, el exalcalde ha criticado que “curiosamente” en el banquillo de los imputados “no estén los titulares posibles” y se ha referido así a los “autores” de la “extraña modificación de crédito de casi cuatro millones” que llevó a Pleno el PSOE de Pilar Sánchez tras ganar las elecciones municipales de 2007.

En este sentido, ha criticado que la exalcaldesa socialista en su declaración como testigo por videoconferencia desde la cárcel de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), “no se acordara de nada” pese a que tras cesarlo en marzo de 2007 y romper el pacto PSOE-PSA “me arrojaron de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), donde entraron como elefantes en una cacharrería” con el objetivo de “destrozar por destrozar”.

De igual manera, ha señalado que la “obsesión” de Sánchez, sus técnicos y delegados les llevó a “apartar” las facturas de las obra de los Planes Especiales -con las que presuntamente se iba a pagar la reforma de la Casa del Rocío- “deprisa y corriendo” en noviembre de 2007, a 15 días de celebrarse el Pleno para reconocerlas, y a “fabricar la denuncia”.

A este respecto, ha denunciado que los “autores” de estos hechos “vengan como testigos” y “mintiendo de forma desaforada” y ha reivindicado que la política debe servir “para resolver conflictos y no para provocarlos”, alertando que cuando la “maldad se apodera de la política surgen los conflictos, y maldad es intentar implicar en esto a nosotros y a una hermandad de más de 80 años”.

Asimismo, el exalcalde, que cumple condena de cinco años y medio en Puerto III por el Caso ‘Asesores’ desde hace año y medio, ha defendido que actuó “dentro de sus competencias” como vicepresidente de la GMU y responsable del área de Políticas Territoriales cuando en enero de 2006 atendió en una reunión a la junta de gobierno de la hermandad del Rocío para pedirle ayuda para festejar su 75 aniversario y ejecutar obras de mejora en la Casa de Almonte.

En dicho encuentro, como ha reiterado, les dijo que “ya sabían cuál era el camino”, porque esta agrupación religiosa “ya había pedido subvenciones” y le ofreció ayuda técnica del arquitecto municipal “porque es un buen rociero”. Salvando esta reunión, Pacheco ha destacado que ni en la instrucción ni en la vista oral ha visto “ningún mandamiento, orden de pago o acta de otra reunión sobre las obras del Rocío donde esté yo”, lo cual le parece “una cosa muy rara”.

Así, ha dejado claro que cuando en el verano de 2006 fue a la aldea almonteña con 17 personas más entre hermandades, flamencos y hosteleros “no fuimos para montar una conspiración criminal” sino para “comer, beber y ver el ambiente”. En este sentido, Pacheco ha comparado las acusaciones del ministerio fiscal cuando concluye con que en esa visita “discutieron como se iban a pagar las obras” con la trama del libro “Viaje a la Aldea del Crimen” de Ramón J. Sender. En esta línea, Pacheco ha lamentado que la Fiscalía durante la vista, haya preguntado a testigos del PSA en qué partido militaba, no haciendo mismo a los que han declarado del gobierno local de Pilar Sánchez, y ha calificado de “metarrelato político” el informe de conclusiones del fiscal.

La Fiscalía ha rebajado las solicitudes de condena para el hermano mayor de la hermandad del Rocío -de un año y medio a un año- para el arquitecto municipal -de dos años a uno y medio- y para el constructor que hizo la reforma, de tres a dos años de prisión. No obstante, mantiene intacta la petición de seis años de prisión para Pacheco por varios delitos continuados de falsedad en documento oficial y mercantil y fraude en la administración, en concurso medial con el delito de malversación en grado de tentativa, al igual que para los exgerentes de la GMU, el exdelegado de Planes Especiales y un directivo, para los que pide más de cinco años de prisión.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *