sofonisba_anguissola.png
sofonisba_anguissola.png

Como es mujer, no tiene taller propio ni firma sus obras. No sabe que el tiempo es masculino y borrará su nombre de los libros de arte.

Sofonisba Anguissola es una famosa retratista en la corte española. Como es mujer, no tiene taller propio ni firma sus obras. No sabe que el tiempo es masculino y borrará su nombre de los libros de arte. Apenas si se recordará que fue dama y enseñó pintura a la reina niña Isabel de Valois y a sus hijas. Pero fue ella, quien pintó, en la primera galería de retratos de Felipe II, a sus dos últimas esposas y a su hermana Juana. Quien inmortalizó de luto al rey prudente. La única en retratar al príncipe Carlos en majestad, cuando nadie conseguía despojarlo de tanta imperfecta humanidad.

Sólo podía recibir regalos por su oficio, pero ella se autorretrata pintora. No hay dudas en su mirada, como tampoco las tuvieron Van Dyck, Vasari y Miguel Ángel reconociendo su talento. Es el peso del dinero quien le disputa su obra más notable: La dama del armiño. No se cotiza igual un Anguissola que un Greco. Los siglos siempre le andan sisando, el  suyo por fémina sólo le permitió pintar retratos. El veintiuno le falta al respeto, colgando falsos autores a sus cuadros y colocándola abajo en atribuidos.

Inspirado en la pintora renacentista Sofonisba Anguissola (1532-1625).



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído