intramuros-19_copia.jpg
intramuros-19_copia.jpg

Antiguamente, la palabra intramuros designaba el corazón de una ciudad fortificada. Se llamaba así a la parte protegida por el recinto amurallado, la que debía quedar inexpugnable. Hoy, perdido el significado militar del término, intramuros es, en Jerez, ese espacio de la ciudad que resulta invisible, no ya para el enemigo, sino para los propios ciudadanos. Invisible pero con buena memoria, y tan perturbador como todo aquello que nos negamos a ver, como nuestras faltas, nuestros remordimientos o nuestra vergüenza.

Por eso es más fácil definir el concepto actual de intramuros por todo lo que no es: no es un espacio urbano residencial, ni turístico, ni de restauración ni de ocio. Tampoco es un polo industrial y ni siquiera es un espacio verde.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído