ejt-017.png
ejt-017.png

Hubo una vez una gran piedra redonda y plana. En su lado plano había una inscripción que decía “quien me dé la vuelta ganará”. Todo el mundo se apresuraba a levantarla, pero entonces del otro lado se veía otra inscripción que decía: “quien me ha dado la vuelta no ha ganado nada”. Un día, Fulano de Tal levantó la piedra y la cargó en su carreta. Una vez en su cabaña rompió la piedra en pedazos. La piedra estaba hueca y en su interior encontró un lingote de oro.

Ojalá alguno de nuestros políticos consiga, como el personaje anónimo de este viejo cuento, ser capaz de pensar de un modo distinto, capaz de ver lo que ya nadie ve y de oír lo que ya nadie oye. A la hora de pactar para formar gobierno, no se trata de pensar mucho, sino de pensar de otra manera. Como dijo John Stuart Mill en su tratado sobre la libertad, “todas las cosas buenas que existen son fruto de la originalidad”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído