ejt_062_ciruelas.jpg
ejt_062_ciruelas.jpg

Después de dos jornadas de vendaval, la muerte y la corrupción se han extendido por todas partes en el jardín. 

Después de dos jornadas de vendaval, la muerte y la corrupción se han extendido por todas partes en el jardín. He visto frutos caídos antes de madurar y tallos rotos que hasta ayer estaban llenos de savia fresca. He visto flores marchitas recién abiertas y ramas jóvenes violentamente despojadas de sus yemas...

Esta vez me he negado a buscar signos en el jardín que apunten a la esperanza de recuperar el verdor robado. Lo que no me ha impedido ponerme inmediatamente manos a la obra para reparar los daños, más por tenacidad que por optimismo.

Los jardineros nunca nos consideramos vencidos. El coraje es a la vez virtud y gaje del oficio.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído