VidaGastrovozA boca llena

Oda al sofrito en El Portal de Antonio

Este establecimiento borda los estofados y sirve un pulpo con cachelos que poco tiene que envidiar a los mejores de Galicia.

 

Este establecimiento borda los estofados y sirve un pulpo con cachelos que poco tiene que envidiar a los mejores de Galicia.

Los domingos son de mi suegra. Desde que mi mujer y yo éramos novios raro es la jornada dominical que no me rindo a los guisos que con tanto cariño y sencillez hace en su casa para toda la familia (que no es poca). 

Sin embargo, un domingo de estos decidí comer en la calle con mis padres y con mi hija mayor. Quise aprovechar para visitar alguno de los restaurantes que quiero traer a esta sección. Por consejo de una buena amiga pasamos por lo que ha abierto el Chule en la plaza de San Miguel, pero ese día cierran. Lo mismo ocurrió con el Mesón de Paco, en la calle Arcos, y con la venta San Hermenegildo, en El Pelirón.

De repente se me encendió la luz y recordé un sitio del que me había hablado muy bien hacía años mi buen amigo Pepe Arcas. Era a la espalda del antiguo Ecojerez. Lo busqué y no tardé en encontrarlo. El Portal de Antonio es un acogedor bar que Antonio, un trabajador de toda la vida de la cafetería de Ecojerez, abrió a poco más de cien metros del recordado hipermercado de los hermanos Muñoz Torrado.

Inaugurado hace siete años, Antonio y su equipo han conseguido una clientela fiel que, a base de una regularidad y una constancia que no siempre es fácil de conseguir, repite. Tiene una pequeña terraza soleada, muy agradable para los mediodías de invierno y por las noches cuando la temperatura es más cálida. En su interior, poco más de siete mesitas y un par de ellas más altas para tomar el aperitivo. Pese a que tienen el personal contado, el servicio es ágil y atento.La clave de la cocina de El Portal de Antonio es su condición de casera. Posiblemente nunca recibirá una mención en la Guía Michelín, pero tampoco la pretenden. Todo se basa en el sofrito. La base la tienen muy trabajada y María del Carmen, la dueña, lo aprendió de su madre. Ahí no te equivocas. El secreto de nuestra cocina está anclada en el ajo, la cebolla, el pimiento y el tomate. En cantidades generosas. Con esos pilares es complicado que la obra se tuerza. 

De esta forma, los estofados de María del Carmen tienen todo el sabor de casa. Me quedo con la cola de toro. Fresca, tierna y bien cocinada, se deshace con solo pasarle el tenedor, y con el sofrito generoso y el vino es una oda a la sencillez y a las cosas bien hechas.

Otro tanto de lo mismo ocurre con la carrillada ibérica. La salsa pide pan en cantidad y las patatas, un chapuzón en tan deliciosa pampirolada.

Es época de tagarninas y allí las ponen esparragás y con un huevo frito, que es como más me gustan. Muy recomendables.

La ensaladilla tiene fama y, después de probarla, bien ganada por cierto. Antes, lo mejor sin duda es el pulpo con cachelos. En Galicia no lo he comido mejor, y presumo de haberme deleitado con los que hacen las pulpeiras de la Feira da Troita, en Sobrados dos Monxes, o en la puerta del mercado de abastos de Santiago de Compostela.

De entrante pedimos también unas gambas al ajillo. Bien hechas, pocos platos le superan para abrir boca. Éstas están bien condimentadas y con el picante justo, pero el camarero ha tardado un par de minutos en atender la comanda y el marisco se ha pasado un poco de cocción. 

Un bacalao con mayonesa de miel acompañado de arroz con pasas muy completo redondea el menú de un lugar al que volveré y que dice mucho del paladar y del excelente ojo clínico de uno de los gastrónomos más fiables de esos lares. No te diré que te debo una porque aún me debes las perdices escabechadas, Pepe.

El Portal de Antonio. Calle José Ignacio Pineda, Bloque 2 Local 3. 11405 Jerez de la Frontera. Teléfono: 606 876 605.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *