JerezLa Voz SelecciónEntrevistas

“No tengo nada de qué avergonzarme”

Pilar Sánchez, exalcadesa de Jerez concede una entrevista a lavozdelsur.es poco antes de su ingreso en prisión, tras ser condenada a cuatro años y seis meses por el caso PTA.

Pilar Sánchez, exalcadesa de Jerez concede una entrevista a lavozdelsur.es poco antes de su ingreso en prisión, tras ser condenada a cuatro años y seis meses por el caso PTA.

Como una de las 13 rosas. Así declaraba sentirse Pilar Sánchez (Ceuta, 1958) poco antes de que la Audiencia provincial rechazase el recurso de súplica, la última carta que ha jugado de forma infructuosa para evitar la cárcel. Militante del PSOE desde 1985, fue alcaldesa de Jerez en 2005 gracias a un acuerdo con el PSA de Pedro Pacheco con el que apartó a la popular Mª José García- Pelayo de la Alcaldía. En 2007 consiguió gobernar con la tranquilidad que otorga la mayoría absoluta, sin embargo, el batacazo en las elecciones de 2011 la alejan del panorama político. El pasado mes de diciembre el Tribunal Supremo confirmó la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz que la condenaba como autora de varios delitos cometidos en relación con la concesión de una subvención a la empresa Tecnología e Innovación Sanitaria (TISA) para la adquisición de suelo en el Parque Tecnológico Agroindustrial (PTA) de Jerez. Sánchez se convierte así en la segunda regidora de la ciudad que entra en prisión, siguiendo los pasos del exalcalde Pedro Pacheco, quien cumple su pena desde octubre de 2014 en Puerto III por enchufar a dos compañeros de partido en el Ayuntamiento.

Pocos días previos a ser rechazado el recurso, no quiere desvelar el centro penitenciario escogido, asegura que solo sabe a cuál de ellos no quiere ir. Pero antes de que esto suceda concede una entrevista a lavozdelsur.es para irse “con la cabeza alta” porque no ha hecho “nada malo”. “He tenido que demostrar en todos y en cada uno de los casos por los que he pasado mi inocencia; eso no es constitucional, lo siento pero no lo es”.

¿Cómo se ha sentido desde que dejó de ser alcaldesa y especialmente durante este último año?

He vivido un calvario. Afortunadamente he estado bien en lo personal porque tengo una familia maravillosa y me han sostenido mi marido, mis hijos, mi madre, mi hermana, mis amigos incondicionales, la gente que ha creído en mi honorabilidad y en mí; también por mi trabajo de orientadora educativa que me encanta. Le puedo asegurar que soy más útil trabajando que en ningún otro sitio. Diagnostico recursos educativos para niños con discapacidad o con altas capacidades. Me he ido de Jerez, vivo en otro espacio, de forma absolutamente anónima y haciendo la vida normal de cualquier ciudadano. En la cruz de la moneda, lógicamente siempre con la espada de Damocles, estoy dando respuesta de cosas absurdas que ocurrieron hace diez años. El caso de rebajar el suelo a una empresa para que creara empleo en Jerez sucedió en 2006. Sin embargo, he visto en el Ayuntamiento de Jerez cosas que no tienen una gran explicación. ¿Cómo se explica que cuando el Circuito de Jerez entró en causa de disolución la ley que permite una quita de hasta un 50%, no hiciese esa quita a la deuda con FCC y se asumiese la deuda entera dentro del ICO? ¿Por qué eso no lo ha investigado nadie? Nadie ha investigado que se dieran subvenciones a dedo sin convocatoria pública por miles de euros del fondo de los ciudadanos. Y a mí se me ha juzgado por cosas ridículas, o al menos nimias, más propias de temas administrativos que de temas penales.

¿Los jerezanos y jerezanas le han mostrado su apoyo cuando ha ido a los juzgados?

En general, me ha apoyado mucha gente. He recibido muchos mensajes, me han parado personas encantadoras por la calle; hay quien cree en mí. Si quiere puede ver los mensajes de apoyo en mi móvil de gente de toda España, no solo de Jerez. Tampoco me he quedado este tiempo aquí, vengo poco, pero sé que mucha gente está conmigo. Lógicamente también hay gente que incluso dice “que lo devuelva”. ¿Qué devuelva qué? Si no hay nada que devolver; no tengo la parcela en mi casa.

¿Cree que hay irregularidades en la justicia con respecto al caso PTA?

Creo que la justicia la imparten personas y que las personas se pueden equivocar. Creo que hay apreciaciones que estoy segura de que ellos creerán que son verdad, pero que desde mi punto de vista son erróneas y la propia sentencia dice que se ha condenado sin pruebas, con indicios y yo digo que esos indicios son erróneos, que no llevan directamente a un delito. Si el indicio es que te han mandado un correo, también lo recibió el delegado a través de otro técnico y no se ha valorado; y el expediente no se montó en el ámbito de fomento de la ciudad. Los indicios no conducen en este caso a un delito y nadie en todo el juicio dijo que yo lo había llamado para decirle que firmara algo que no debía porque, en definitiva, el delito está en que hubo una persona que no era técnico, era capataz, y firmó un documento. Yo no se lo dije ni a mi delegada, que lo dijo claramente, ni al técnico. La delegada por lo que sea se equivocó, acababa de llegar. La secretaria lo dijo allí: “A mí me pidieron un técnico, el que estaba por allí era este señor y yo lo mandé”. Al final es un cúmulo de cosas erróneas que llevan a una persona a la cárcel y a mi delegada que tampoco ha hecho nada y que desgraciadamente tiene una enfermedad grave. ¿Esto es justo?

Cuando entró el gobierno del PP me dijeron un montón de técnicos que pidieron que se mirara debajo de las piedras a ver si se encontraban alguna irregularidad en mi gestión. Y ya han tenido que buscar porque después de esto no han podido encontrar nada, vamos lo del Plan E. No dejarás de estar de acuerdo conmigo en que mi caso ha sido insólito en este país, he sido la única alcaldesa que se ha juzgado por pagar las nóminas con obras del Plan E, pero es que en Puerto Real se hizo lo mismo, en La Línea se hizo lo mismo. Y es que yo presenté un certificado del secretario del Ayuntamiento de La Línea diciendo que no se habían hecho las obras del Plan E. Y resulta que eso tampoco es un delito y por eso ninguno ha ido al banquillo porque se aplica el principio de caja única y porque las obras en Jerez se hicieron.

¿Usted por qué cree que en su caso sí tuvo que rendir cuentas por el Plan E?

No te voy a contestar a esa pregunta porque tengo una respuesta muy clara y muy contundente que posiblemente no le guste a alguien y me vea en otro problema. Hay temas que nunca debieron haber pasado de los juzgados de instrucción y sin embargo en Jerez han pasado. En esta ciudad siempre ha habido detrás una denuncia con un denominador común. Para mí es inexplicable que yo haya tenido que responder por el Plan E, que me hayan condenado por el Plan E por pagar las nóminas; me pedían años de cárcel y ocho millones de euros de multa. Luego la Audiencia Provincial lo anuló. Es el absurdo más absurdo y la ridiculez más ridícula porque la justicia para mí es prudencia y sentido común, independencia y objetividad.

He tenido que pasar por el caso de los asesores. Dígame un solo político de este país que no tenga un asesor. Los asesores en este país son legales, están reconocidos. Después me absolvieron, pero yo me tiré dos semanas en el banquillo de los acusados teniendo que defenderme diciendo que soy inocente cuando en el Código Penal y en la Constitución de este país una persona no debe demostrar su inocencia, tienen que demostrar su culpabilidad. Sin embargo, yo he tenido que demostrar en todos y en cada uno de los casos por los que he pasado mi inocencia; eso no es constitucional, lo siento pero no lo es.

¿Dentro del PSOE se ha sentido traicionada por algún sector?

No, no, no. Bueno ya no es mi partido. Me desvinculé totalmente del tema político. Tenía muy claro que se había cerrado una etapa; los jerezanos me dijeron que me tenía que ir a casa, y me fui en el momento en el que perdí las elecciones. Bueno, mi calvario judicial empezó hace ya tiempo, donde yo vi muchas ganas de baile, pero la verdad es que en el momento que decidí desvincularme de la política lo hice radicalmente. También lo hice con los medios de comunicación, me parece que es la primera entrevista que concedo en cuatro años. He querido definitivamente cerrar la puerta.

¿Ha recibido algún mensaje, se ha comunicado con la actual alcaldesa, la también socialista Mamen Sánchez o con la secretaria general del PSOE de Jerez, Míriam Alconchel?

Sí, sí, sí, ambas. Y bien. Ellas saben que yo ya estoy en otra etapa de mi vida y lo mal que lo estoy pasando, lo injusto que es todo esto. Por supuesto que me han llamado para mostrarme su solidaridad y desearme lo mejor, claro que sí.

 

¿Está decepcionada con alguien?

No, si me dice en política. Creo que estoy en otra etapa, me corresponde hacer lo que estoy haciendo en este momento y ellos están haciendo también lo que les corresponde. Yo entiendo que es un momento muy complicado. Estamos asistiendo en España, lamentablemente, a una etapa de corrupción donde los ciudadanos están completamente indignados, donde se pide continuamente transparencia, castigo y penas para personas que han robado, que han hecho realmente cosas que no deberían haber hecho y entiendo que es una etapa muy difícil para los políticos. Para mucha gente es muy difícil entender que una sentencia que me condena a cuatro años y medio no tenga nada que ver con la corrupción, pero es que no tiene nada que ver.

Dice que está totalmente desvinculada pero parece que tiene una relación más o menos estrecha con la actual alcaldesa.

No, no, estrecha no. Desde que Mamen Sánchez ascendió a la Alcaldía creo que he hablado con ella dos veces por teléfono y una vez la vi en persona. Yo no mantengo ninguna relación con ella, ni hablo de política ni de temas de Jerez. Ya no es mi trabajo ni me interesa para nada. Hombre, me interesa como ciudadana, veo lo que ocurre, veo la situación tan complicada que tiene la ciudad, pero no hablo de política con ninguna persona de las que usted me ha nombrado.

Volvamos la vista atrás. ¿Cree que habría cambiado todo –incluido los temas judiciales- si en su día usted y Mª José García-Pelayo se hubiesen puesto de acuerdo, si hubieran pactado en 2003?

Hombre, está claro que las cosas hubieran sido muy distintas, no hubiera tenido nada que ver. Creo que en Jerez ha habido un problema a partir de ahí. Aquellos pactos generaron una visceralidad a la hora de tomar decisiones que han influido en las cosas que han ocurrido posteriormente en Jerez. Pelayo salió muy tocada del pacto con Pacheco; para mí tampoco fue fácil gobernar con él. La manera en que García-Pelayo se despidió de la Alcaldía fue trágica y no me lo perdonará nunca. De ahí se han generado unas situaciones personales que no han ayudado.

¿Usted y ellos han actuado por venganza como consecuencia de todo esto a lo que se está refiriendo?

En mi caso no, desde luego, y lo digo claramente.

¿Y cree que es víctima de esa venganza?

Bueno, creo que sí. A mí me llamó mucho la atención que la señora Pelayo denunciara que faltaba menos de un 30% de las obras por ejecutar con el Plan E y que el mismo PP no denunciara en La Línea o en otros ayuntamientos. De alguna manera el PP lo tenía muy claro, me lo comentaban los propios técnicos del Ayuntamiento.

¿Tampoco actuó por venganza en el caso de los asesores de Pacheco?

Eso lo he explicado muchísimas veces. Yo tenía delante un informe del interventor diciendo que ahí había una irregularidad. Ante eso y que te están diciendo que se ha estado pagando una serie de cosas y que me las ponen a mí para que las firme y yo digo que no las firmo… ¿Usted qué haría, guardarlo en un cajón y no lo ha visto nadie? La información estaba en todo el Ayuntamiento, lo sabía todo el mundo.

“La manera en que García-Pelayo se despidió de la Alcaldía fue trágica y no me lo perdonará nunca. De ahí se han generado unas situaciones personales que no han ayudado”

¿No se trata de una ‘caza de brujas’ entre los propios alcaldes?

Para nada. El tema de la estación de autobuses es una cosa de Hacienda que nada tiene que ver conmigo y el caso de los huertos de ocio fue anterior a mi llegada al Ayuntamiento. En el caso de los asesores se ha creado una especie de leyenda urbana. Pacheco sí se vengó de mí con el caso de los asesores porque él era el único denunciante, de hecho no me denunciaba ni la Fiscalía ni el Ayuntamiento y por eso pedimos que se aplicara la doctrina Botín que el fiscal no quiso que se aplicara. Pero en mi caso, me pasaron un documento para firmar un pago a una serie de personas que no estaban en el Ayuntamiento y con un informe del interventor diciendo que se había estado pagando esa situación, los hechos estaban delante de la mesa. Entonces o te conviertes en cómplice o dejas que lo valore otro. Yo no fui denunciante, ni el Ayuntamiento.

¿A quién responsabiliza de la situación actual de Jerez, sobre todo, por la imagen de los exalcaldes desfilando por los juzgados? ¿Cuál ha sido el cáncer que ha propiciado esta imagen de la ciudad?

Evidentemente no quiero quitarme culpa, alguna tendremos. Pusimos a los jueces a valorar nuestra propia gestión y se vieron en la obligación de entrar y de ir tomando decisiones. Pero creo que hay cosas que se podrían haber evitado, y la imagen del otro día se podría haber evitado, estoy convencida.

¿Y quién es el responsable de que se haya producido?

No voy a ser yo quien señale al culpable. Toda la ciudad está asistiendo al circo, pero ¿era necesario que nos viéramos los tres en la sala, en el mismo día? ¿Aportamos algo la señora Pelayo y yo al juicio, alguna información? Yo no aporté nada y pienso que Pelayo, por lo que leí en la prensa, tampoco. ¿Era necesaria esa foto?

Creo que yo sería un poco más recatada y prudente a la hora de dar ciertas imágenes de la ciudad. No quiero quitarnos culpa de nada y si hay que ir de testigo se va, pero desde luego creo que la ciudad está sufriendo una situación mediática que no le favorece, que no le viene bien y que vamos a pagar todos.

¿Cómo es actualmente la relación de los tres exalcaldes? ¿La suya con ambos?

Ninguna. No vivo en Jerez ni estoy en política. No tengo ninguna relación con ellos.

Parecía que se había referido antes a Mª José García-Pelayo con algo de afecto.

Pues le digo una cosa, me dio mucha pena la imagen de Pacheco del otro día. Creo que no fue agradable para ningún jerezano.

¿A cuál se refiere exactamente?

Saliendo del furgón con las esposas. No creo que fuese una imagen agradable para nadie. Para mí no lo fue, desde luego, ni un plato de buen gusto. A Pelayo no me la crucé, o sea que no la vi. Pero yo nunca he tenido ninguna relación con ella, ni personal ni no personal. Para mí la gran decepción fue que yo realmente creía que Jerez podía cambiar de rumbo en el año 2003 cuando firmé un acuerdo con la señora Pelayo para apartar definitivamente a Pacheco y su forma de hacer política. A lo mejor en aquel año hubiéramos estado a tiempo de contener la deuda y de hacer cosas diferentes de las que se venían haciendo. Sin embargo, se desaprovechó la oportunidad y tuvimos que sufrir cuatro años más con un teniente de alcalde que seguía con la misma política de derroche, de endeudamiento; perdimos la oportunidad de dar un giro de 180 grados. En aquellos cuatro años, sobre todo en el 2004 y 2005 hubo cerca de 300 contrataciones nuevas en el Ayuntamiento. Ya no se puede volver atrás, lamentarse ya no sirve de nada.

Hay quién opina que usted pecó de inocente, otros de soberbia; para el fiscal usted fue “la cabeza pensante del caso PTA”. ¿Qué hizo mal?

Yo ahí es que no hice nada mal, nada. No participé. Era tener interés porque una empresa se viniera a la ciudad a crear empleo, a invertir 8.000.000 de euros, más de 1.500 millones de pesetas. Escucho al secretario de los empresarios que a Jerez hay que traer empresas, industria, al sindicalista de CCOO, igual, y cuando traemos una industria que además es una empresa seria instalada en todo el país… ¿Yo tenía interés?, claro, ¿pero por decir “trate con cariño a una empresa” puede salir uno con cuatro años de cárcel? Luego lo que hice fue firmar un expediente que me pusieron el secretario y el interventor dando el visto bueno con todo bien hecho.

 “Por decir ‘trate con cariño a una empresa’, ¿puede salir uno con cuatro años de cárcel?”

En el PTA no hice nada mal, absolutamente nada mal. Estoy indignada. Es más, es que si volviera a pasar la misma situación no podría evitarlo. En el expediente lo que venía era la firma de un señor que yo no sé ni quién era. En el Ayuntamiento había tres mil trabajadores, jamás me hubiera imaginado que eso estaba mal firmado. El PTA está vacío, se lo comen las moscas; no le estábamos regalando a nadie nada. Se trataba de una empresa que se venía aquí o se iba a Sevilla. ¿Por qué había que buscar a alguien que firmara algo raro? Si no estábamos de acuerdo con la valoración que hacía una persona, pues se saca una valoración externa, y una empresa especializada que diga objetivamente si esa empresa vale o no vale, si tiene que estar o no, o se lleva a pleno, o se hace una segunda valoración que fue lo que pidió la empresa, pero no depender de una persona. Creo que fue una rencilla entre una persona que quería ser gerente del parque y no lo fue y degeneró en todo este batiburrillo. También comprendo a los jueces porque es difícil de entender y se ponen en lo peor, ven la película como la ha querido montar.

En general, ¿usted ha obtenido de forma directa o indirecta algún rédito, beneficio “extraoficial” de este caso en concreto o durante el desempeño de su cargo?

¿Yo? Ser alcaldesa me costó salud, me costó un montón de tiempo de no ver a mis hijos. Tengo dos hijos maravillosos que todavía hoy me echan en cara todo el tiempo que le dediqué a mi trabajo y que no le pude dedicar a ellos. Yo digo siempre una frase: tengo tatuada a Jerez en mi cerebro. Sé cómo es mi ciudad en todos los aspectos, cada rincón, lo que necesita, hacia dónde vamos, qué está fallando, cuál sería la solución… Lo he dado todo por esta ciudad. ¿Y qué coste ha tenido para mí? Coste familiar, económico. He ayudado a muchísima gente y yo ¿qué me he llevado? Tengo un piso que estoy pagando y mi casa de El Puerto desde 1980. No tengo nada más. He trabajado toda mi vida. A mí nadie me ha regalado nada. He vivido de mi trabajo desde que aprobé las oposiciones en 1980 y voy a seguir hasta que me jubile.

Se ha referido al circo que se ha montado estos días atrás en los juzgados, a posibles irregularidades en los procedimientos. ¿Comparte con Pedro Pacheco su famosa frase de que “la justicia es un cachondeo”?

Yo no la voy a pronunciar, lo siento de verdad. Creo que el sistema judicial en España es un sistema justo y democrático, confío muchísimo en él, pero pienso que a veces la justicia puede fallar por lo que sea y en mi caso creo que ha fallado. Confío totalmente en que se pueda solucionar.

¿Considera también que ha fallado en el caso que ha llevado a Pacheco a la cárcel?

No voy a opinar nada sobre Pedro Pacheco. Lo siento de verdad. Le deseo suerte y que le vaya lo mejor posible, pero no voy a opinar. Lo que sí es verdad es que su caso de los asesores no tiene nada que ver con el mío que eran personas que trabajaban, contratadas en pleno. En su caso eran personas que recibían una contraprestación y a cambio no tenían ningún trabajo ni ningún contrato con el Ayuntamiento de Jerez, luego las circunstancias eran muy distintas.

“Me dio mucha pena la imagen de Pacheco (bajando del furgón esposado). Creo que no fue agradable para ningún jerezano” 

¿Cree que Pedro Pacheco debería haberse retirado antes del panorama político y le hubiera ahorrado algún mal trago a los jerezanos?

Por supuesto, se lo hubiera ahorrado él. Creo que fue un error personal que él mismo reconocerá en su interior. Si en el año 2003 cuando perdió las elecciones que no fue ya capaz de ser alcalde se hubiese retirado y hubiese dejado la gestión en manos de los partidos y de las personas emergentes la historia de Jerez hubiera sido distinta.

La historia de Jerez… ¿y la reputación del alcalde también sería diferente?

Eso ya no lo sé porque los hechos que se están juzgando como el caso de la estación de autobuses, de los huertos de ocio son anteriores. Eso ya no lo sé, se me escapa, pero algunos disgustos se hubiera ahorrado y la ciudad hubiera tenido la oportunidad de cambiar el rumbo.

¿Le da miedo la cárcel?

Hombre creo que como a cualquier ser humano. Me da pánico. A mi generación por lo menos, creo que lo de ir a la cárcel siempre ha sonado como que tú sabes que existe pero que nunca te va a tocar. Es algo que estigmatiza mucho a las personas que han pasado por ella y a todos nos ha dado miedo. Mi padre era militar; he tenido una educación donde la honradez y la honestidad han sido los valores que más se han trabajado en mi casa, los he mantenido a lo largo de la vida. Me da miedo, no porque me vaya a pasar nada, entiendo que en las cárceles españolas tampoco ocurre nada a lo que haya que tenerle miedo, me da pena que me quiten un año de mi vida, me da pena que me separen de mi familia y de mi trabajo que me gusta muchísimo, que paralicen mi vida y me estigmaticen por no haber hecho nada. Eso es lo más grave de esta situación, lo que me duele, lo que me indigna, lo que me carga de… no quiero decir la palabra odio, pero de indignación, desde luego. No me lo merezco. Tengo la esperanza de que acabe bien. Pero miedo de ir a la cárcel, no.

Pondría fin a una etapa, en cierto sentido ¿se podría sentir aliviada, aunque entre en la cárcel?

Lo que tengo claro es que a partir de ese momento empieza la cuenta atrás para acabar ya de verdad con una etapa que me ha producido, por una parte el orgullo de ser la alcaldesa de una de las ciudades con más posibilidades de Andalucía y que espero que poco a poco vaya encontrando su camino. Esa parte de mi vida ha sido un honor y un orgullo y así lo cuento en el libro que publicaré cuando acabe esta fase. Pero por otro lado, déjenme en paz, déjenme vivir esta etapa de mi vida. Yo ya cerré hace cuatro o cinco años la fase política. Soy una persona que quiere vivir de forma anónima, con mi familia, mis hijos… vivir de mi trabajo que es de lo que he vivido siempre porque a mí nadie me ha regalado nada. No he sido una profesional de la política, me he llevado trabajando en la docencia más de 30 años. Tengo derecho a cerrar una etapa, he dado cuenta de todos mis actos, me han sacado todas las cuestiones administrativas, me las han llevado a lo penal, he salido de todo, me queda esto y déjenme vivir en paz que ya me lo merezco.

Luchar tanto, dejarte la piel, la vida, no dormir, ser la primera que entra en el Ayuntamiento y la última que sale con un maletín con ruedas para firmar 3.000 documentos para poder pagar doce millones de euros de nóminas al mes y poder sacar adelante montones de proyectos en esta ciudad, y que el coste y el pago sea que te quieran meter en la cárcel para cualquier cabeza humana no se crean que es fácil de asimilar. Uno no espera agradecimiento, pero tampoco esta situación tan injusta y tan dramática.

Va a la cárcel…

Me ha tocado. A las 13 rosas rojas las han matado, no sé si te acuerdas. Pregúnteles cómo se sentían. Si entro tendré que asumir que ha habido una sentencia tremendamente injusta y a mí me ha tocado.

Le veo muy fuerte.

Sí, yo soy una persona muy fuerte, siempre lo he sido. Si uno no tuviera fortaleza no aguanta lo que yo he vivido, una vida fundamentalmente desde que me dediqué a la política, muy dura. También apasionante y también me siento muy orgullosa de cosas que veo en mi ciudad: la Ciudad de los Niños, Los Claustros de Santo Domingo que llevaban 10 años cerrados. Entregué 3.786 viviendas sociales hechas por el Ayuntamiento en los años que estuve de alcaldesa, eso no se ha vuelto a repetir, ni se volverá a repetir. Cuando veo Área Sur, Luz Shopping…

¿Se atrevería a dar algún consejo a su actual sucesora, la también socialista Mamen Sánchez?

Que mire los papeles de lado, de canto, que se los miren ocho abogados y que tenga muchísimo cuidado porque al final las cuestiones administrativas son las que le pueden dar muchos disgustos como me ha pasado a mí. Quizá en esa etapa no se tenía tan en cuenta que pudieran ocurrir estas cosas, pero la justicia, como todo, ha evolucionado. A la alcaldesa le diría eso, primero, que se cuide mucho porque hoy no es fácil ser política, es mucho más difícil que en otra época y le pido que quiera mucho a Jerez, que seguro que lo hará. Para ser alcaldesa, para trabajar a los niveles que eso te exige hay que querer mucho a tu ciudad, conocerla muy bien, tan bien que seas capaz de elaborar un proyecto de futuro para nuestros hijos que es lo que necesitamos.

Tras las elecciones de 2011 pasa de la mayoría absoluta de 15 concejales a tan solo 5 y el Ayuntamiento de Jerez tiene una ingente deuda.

Ojo, la gran deuda ya estaba. Ojalá se haga la auditoría que ha pedido Ganemos Jerez y estudien dónde se generó la deuda, aunque ya lo hizo la empresa que contrató Pelayo y dijo que ya venía de 25 años atrás. Yo no generé ninguna deuda, la tenía, y tenía un plantilla de 3.000 trabajadores, que eso no era fácil de asumir en aquel momento.

¿Cuál fue su mayor contribución a la ciudad y con qué espinita se quedó que se debió hacer entonces o debería haberse llevado a cabo ya?

Creo que ha sido un error por parte del PP y por parte de quien sea el no seguir con el proyecto de la Ciudad del Flamenco, que no lo ideé yo, lo idearon los técnicos en la época de Pacheco. Creo que es un grave error que esa gran parcela del barrio San Mateo que tiene ya metido diez millones de euros en cimentación no se culmine, un proyecto que puede albergar un ciclo formativo de grado medio y superior de flamenco de baile, cante, toque, la formación el resto del año para todo el mundo. El flamenco es la cultura más internacional que hay en el mundo. Realmente creo que es un error no acabar el proyecto. Sí es verdad que todavía se necesitan quince millones de euros para acabarlo, pero es un proyecto que no se debe abandonar. Por lo demás, yo me siento muy orgullosa de todo lo que hicimos en la ciudad, creo que nadie ha aportado tanto ni tantas grandes cosas.

Visto lo visto, ¿se arrepiente de haber sido alcaldesa de Jerez?

Pues no, no me arrepiento porque arrepentirte de lo que ha sido tu vida y de las decisiones que has tomado no va con mi personalidad. Yo sé que si se me hubiera presentado de nuevo la oportunidad de tomar el rumbo, lo volvería a repetir. De algunas cosas sí me arrepiento. A lo mejor con el Plan E, sabiendo las consecuencias que hubiera tenido pues se hubiera quedado la gente sin cobrar durante meses hasta que se hubiera podido, visto que después te ves bastante sola declarando ante los juzgados por un hecho administrativo que, desde mi punto de vista, estaba totalmente ajustado a la ley. Hay cosas que no hubiera hecho por no comprometer mi vida aún más.

No tengo nada más de qué arrepentirme. En el PTA no he hecho nada malo, no tengo nada de qué avergonzarme. Luchaba porque una empresa se viniera a crear empleo aquí a mi ciudad. No hay nada más noble que eso y creo que ningún alcalde del mundo mundial hubiera hecho algo distinto de lo que hice yo. 

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.