Opinión

No soy un hombre fácil

Si al cine le pedimos que nos entretenga, y haga pensar, la película francesa  “No soy un hombre fácil”, lo consigue. Su directora Eleonore Pourriat, nos plantea una idea necesaria: ¿Qué pasaría si el mundo estuviera bajo el control de las mujeres? El film tiene el mérito y el valor de mostrarnos la vida que conocemos, pero justo al revés. Sí, el anverso de nuestra realidad una película para hombres, y para mujeres que piensan como los hombres.

Descubrimos en ella lo que no queremos ver, y comenzamos a comprender que nuestra realidad, esa que entendemos “normal y  natural”, es mentira. Los pequeños y grandes detalles, la división en roles bien definidos y diferenciados, los estereotipos, y la existencia de una minoría fastidiosa que pretende cambiar lo natural e imponernos su criterio, los masculinistas.

Un machista de libro se da un golpe en la cabeza y cuando recobra la conciencia, el mundo ha cambiado. Las mujeres son los hombres y los hombres son las mujeres. Un hombre patriarcal acostumbrado a  una sociedad que siempre le ha favorecido, tiene que aceptar vivir en un mundo donde los hombres son considerados el género débil.

No soy un hombre fácil no narra el triunfo del feminismo, nos muestra una sociedad hembrista, un universo paralelo donde los hombres padecen la supremacía de las mujeres, con empleos precarios, bajos salarios, cosificación, y acoso callejero. Los pequeños detalles, esos que los hombres, ni queremos, ni somos capaces  de ver, o imaginar. Todo lo que entendemos como femenino y propio de las mujeres es aplicado a los hombres.

La película nos dice claramente que feminidad y masculinidad, no son más que una interesada creación cultural y social capitalista. Nos hace entender que la desigualdad está en todas partes, incluida  las relaciones sexuales. Pone ante nuestros ojos el abuso y el acoso sexual, provocando nuestra empatía con las víctimas, el hombre acosado por la calle, o forzado en los aseos de un bar…

Nos narra un mundo que no sale en la televisión, la publicidad, o en el cine, un mundo lleno de actitudes de género que tenemos normalizadas, invitándonos a destruir este modelo de sociedad y no perpetuar un modelo de sociedad que discrimina a una gran parte de la población, las mujeres.

Las últimas escenas de la película, dan un nuevo vuelco, esta vez, a la irrealidad y la ficción,  y nos enseñan a los dos protagonistas en el mundo actual en una manifestación feminista. La cruda realidad.

Es una denuncia contra la sociedad, contra los hombres, y contra el silencio y la pasividad que mantenemos ante las actitudes, y violencias que día a día sufren las mujeres en un mundo gobernando por nosotros.

No soy un hombre fácil, es de esas películas que se echan de menos en un cine también dominado por esa visión masculina y maniquea de los géneros, y que tanto daño hace a la construcción de un mundo más igualitario.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *