Cultura

‘No ni ná’, el poemario bilingüe andaluz-castellano con sensibilidad feminista de la generación ‘millennial’

La poetisa onubense María Martín y la ilustradora jerezana Cristina Rodríguez firman una obra a dos manos que combina artes y modelos lingüísticos

Desde que el equipo EPA (Er Prinçipito andalûh) saliera a escena, han sido muchos lo pasos que se están dando para avanzar en una escritura del andaluz, “una huntaera de ideas que ha ido evolucionando poco a poco”. El último progreso ha sido la publicación del poemario bilingüe No ni ná, un trabajo realizado entre la autora onubense María Martín y la ilustradora jerezana Cristina Rodríguez, que se puede leer tanto en lengua castellana como en esta particular lengua andaluza.

“El poemario surge un poco solo. Una parte de mí siempre ha intentando reconciliarse con mi tierra, con Andalucía, toda ella. Durante algún tiempo tuve una actitud algo ‘snob’ sobre la cultura andaluza, pero conforme fui madurando y conociéndome, me percaté que la mayoría de las cosas que han influido en mi fotografía, mi poesía y mis vídeos son de origen andaluz. Me dí cuenta que mi tierra me inspiraba”, explica María a lavozdelsur.es, y prosigue: “la obra surge también de mi amistad con Cristina, la ilustradora, que es de Jerez y me pidió unos poemas para su trabajo académico. Al poco tiempo se los dí. Entonces nos pusimos en contacto con el equipo EPA, que ha sido un encanto y nos ha ayudado mucho a la hora de publicarlo”.

Del mano a mano entre estos dos talentos andaluces ha nacido un poemario exquisitamente editado, un objeto de coleccionista para todos los defensores de la lengua andaluza y nuestra idiosincracia. Se ha agotado prácticamente la primera tirada del libro y pronto tendrán que imprimir más. Un éxito para ambas: “Cristina entendió perfectamente lo que quería transmitir. Ha aportado muchísimo con sus dibujos”, señala María, que se siente una artista con influencias diversas: “Aunque mi poesía se ve marcada por artistas clásicos como García Lorca o poetisas contemporáneas como Gatta Catana, lo cierto es que sobre todo me considero influenciada por las mujeres que tengo a mi alrededor. He tenido la suerte de haber participado en una revista de aquí, en Ayamonte, y después, cuando me marché a Madrid formé parte del colectivo de Las brujas de mayo. Ya a comienzos de este curso, en septiempre, comencé a colaborar con un colectivo de mujeres artistas de todas las disciplinas. Son ellas, las mujeres que me han acompañado, las que reflejo en mi obra”.

El poemario ‘No ni ná’ prácticamente ha agotado la primera tirada. FOTO: @BrittleMary

El primer poemario de María Martín trataba sobre las voces anónimas del feminismo: “Este sigue un poco esa línea. Las mujeres, en general, hemos sido las grandes silenciadas de la historia; en la poesía, en la pintura, en la fotografía y en todas las artes. Se nos presupone que tenemos una gran sensibilidad, eso nos hacen creer, y aún así, durante mucho tiempo no nos han incluido en el mundo artístico”, se explica María, que profundiza sobre este asunto: “Tiene que ver con el hecho de que las mujeres, muchas veces, hemos tenido la ‘suerte’ o la desgracia de que nos ha tocado estar en casa, con el núcleo de hijos, amigos, sobrinos… los pequeños se paraban a escucharnos. Las mujeres eran las que transmitían los saberes, aunque no fuese reconocido”.

María entiende que todavía existen muchos prejuicios sobre la lengua andaluza: “Me han dicho que la traducción al andaluz era innecesaria, que para qué, “si nuestro castellano es como el del resto de España”, frase que me hace mucha gracia porque es muy diferente. Han intentado hacerme ver que no hacía falta, que hay que aferrarse al castellano y que nosotros tenemos problemas en el habla para pronunciar bien”, dice sonriendo, pero aclara que “han sido sólo unos pocos, porque la mayoría de gente, incluso de fuera de mi círculo, han aplaudido la idea y les ha parecido genial”.

¿Qué debe tener un buen poema? Preguntamos a la autora de No ni na: “Uff, es un pregunta complicada. Para mí debe tener algo de lo que tenemos cada una por dentro. Creo que mis poemas deben tener un mínimo de sensibilidad; feminismo, animalismo… no se debe perdonar todo en el arte. Argumentarios fascistas, por ejemplo, pues no los tolero. La tauromaquia tampoco. Antes eran otros tiempos y se permitía de todo, pero ahora a mí no me vale”, indica.

Como se puede deducir, María Martín no sólo es poetisa, también es fotógrafa y se considera cineasta. Algunas de sus creaciones las exhibe en su cuenta de Instagram, donde acumula más de 2.000 seguidores: “Al cine y la fotografía quiero dedicar mi vida, a parte de escribir todo lo que pueda. Yo quería en un principio escribir guiones pero luego cogí la cámara y ya no la he soltado”, expone, añadiendo: “En realidad creo que la intención es la misma, contar historias y generar un impacto en quien se fija: visual, narrativo e ideológico, del mismo modo que hago con la poesía”.

El poemario No ni na puede adquirirse en una página web creada para la ocasión o mediante un mensaje privado en las cuentas de Twitter de sus autoras (@brittlemary y @cristinarodr_), y ha sido traducido al andaluz por el equipo Er Prinçipito andalûh . “Êppero que lô dîffrutéî”, han dicho las autoras.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *