Sociedad

“No me voy a comer el marrón de Josefa”

El asesino confeso de Laura Luelmo cambia su versión e incrimina a su expareja, una jerezana a la que conoció en Puerto III, asegurando que mató a la maestra zamorana "por celos"

El onubense Bernardo Montoya, asesino confeso de la maestra zamorana Laura Luelmo, ha cambiado su versión para apuntar que fue su expareja, Josefa, una jerezana que conoció en la prisión de Puerto III, la que asestó por celos un martillazo que acabó con la vida de la joven que daba clases en El Campillo (Huelva). La señalada por Montoya, que pasó temporadas en Jerez, ha anunciado acciones legales y ha asegurado que hace tres años que no sabe nada de un hombre que se encuentra recluido en el centro penitenciario de Sevilla II, en Morón de la Frontera.

“Tras meditarlo en mis horas de soledad he decidido cambiar mi versión porque no me voy a comer el marrón de Josefa” habría reconocido el hasta ahora asesino confeso, según adelantó esta semana el programa de Antena 3 Espejo Público. Montoya habría cambiado de versión porque no quiere “quedar como un asesino y violador de una chica de la edad de mi hija”. Asegura que decidió inculparse para librar de la cárcel a su ex pareja.

Montoya ha explicado que conoció a Josefa en el centro penitenciario portuense y que iniciaron una relación. Según ha asegurado, su entonces ya expareja “se presentó” en casa del asesino confeso de Luelmo y tras discutir con Laura “le propinó un duro golpe en la cabeza” con un martillo. Los celos habrían movido a Josefa a actuar así tras una discusión.

El cambio de versión llega días después que los padres de Luelmo Los padres de Laura Luelmo criticasen el fracaso del Estado en la muerte de su hija. En una carta a las Cortes de Castilla y León, como ha avanzado el diario ABC, critican con dureza el sistema penitenciario español. Consideran que el Estado ha “fracasado estrepitosamente al no ser capaz de garantizar el derecho a la vida y a la integridad física de nuestra hija al exponerla a un ser monstruoso”.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *