El Banco de Alimentos de Cádiz, junto a los de Andalucía, Ceuta y Melilla, ha iniciado una nueva campaña que pretende recaudar fondos destinados a proyectos de inserción laboral y sensibilización infantil. 

Desde su creación en Estados Unidos en 1967, los Bancos de Alimentos nacieron con un doble objetivo: resolver el hambre y combatir el desperdicio. Aunque tal vez ha llegado el momento de marcarse nuevas metas. La Federación de Bancos de Alimentos de Andalucía, Ceuta y Melilla, unidas desde hace unos meses, han establecido nuevas líneas de acción, tanto en temas de sensibilización infantil como de inserción laboral. Para poder seguir desarrollando estos proyectos han puesto en marcha una nueva campaña, que se extenderá hasta mayo, con la que pretenden recaudar fondos bajo el lema 'Ten sonrisas a mano'.  

"Las nuevas líneas no van tan de la mano a nuestra actividad principal, que es la recogida y entrega de alimentos, así que resultan residuales para los demás. No tenemos tanta ayuda y necesitamos recursos económicos para desarrollar estas vías". Ismael Traba es Técnico de Proyectos en el Banco de Alimentos de Cádiz y el encargado de contarnos en qué consisten estos nuevos proyectos. Según explica, existen bancos en Andalucía que tienen problemas de recursos para la propia gestión, ya que no todos disponen de una infraestructura adecuada o de los recursos humanos necesarios. "Vistas las necesidades que tenemos y que no queremos que las cosas vayan a más, nos hemos unido para hacer esta campaña de captación a través de SMS. Pero no nos queríamos quedar ahí, porque esto nos permite abrirnos paso hacia otros muchos campos y hacer una campaña mucho más global. Por ello hemos marcado otra línea de participación también a través de las empresas y de los medios de comunicación".  

"Las cifras que tenemos ahora mismo en las manos son muy preocupantes, en la provincia de Cádiz mucho más"

La campaña ha sido presentada esta semana en la televisión pública andaluza, donde estará presente a lo largo del mes de abril. Traba insiste en la importancia de que esta campaña se visibilice al máximo posible, "sobre todo un poco para asentar las bases y que la gente también entienda que nosotros somos una entidad existencialista, pero que tenemos que dejar de serlo". "Las cifras que tenemos ahora mismo en las manos son muy preocupantes, en la provincia de Cádiz mucho más. Somos una de las comunidades autónomas que tiene más dificultades para ayudar a la gente a salir del estancamiento de pobreza". Precisamente en esto consiste una de las nuevas líneas de actuación que plantean.  El pasado mes de diciembre, un grupo de 30 personas que formaban parte de un proyecto conjunto con el Ayuntamiento de Cádiz, realizaron prácticas en el Banco de Alimentos. "En la provincia hay mucha gente que está desempleada y que tiene mínimos recursos, llegando a un punto en el que están muy desmotivados porque les han cerrado muchas puertas. Además, dentro del entorno de esa persona suele generarse un sistema en su interior de pesimismo", apunta Traba. "Nosotros observamos que la gente mejoraba y cambiaba el chip muy rápido. A los tres o cuatro días empezaron a notar que realmente mejoraban en su formación y en su autoestima, se veían con oportunidades dentro del mundo laboral. Todas estas cosas ayudaron a que, a pesar de que no tuviéramos unos objetivos principales de inserción, cuatro personas consiguieran trabajo y el resto salió con un currículo renovado".  

Posteriormente, la entidad organizó un nuevo curso y las prácticas pudieron realizarse en empresas gracias a la firma de convenios colaborativos. "De hecho ya no sólo hacemos el de mozo de almacén, que es el que hacíamos, sino que ahora mismo ya se está dando uno de camarera de piso y de camarero de bar. Hemos empezado a explorar, pero ya vamos a comernos el mundo", expresa. Por ello pretenden implantar más líneas e incluso tienen en mente crear una plataforma sólo para el acceso al empleo, no de información sino de formación a la carta, "para que las empresas nos digan qué personal necesitan, y nosotros, así, intentar que los usuarios puedan acceder a esos puestos".  

"La campaña quiere mostrarle a la sociedad que la intervención es mucho más importante, hoy por hoy, que la propia asistencia, que ha sido durante muchos años y es una herramienta importantísima, y sobre todo una necesidad básica". El técnico expone que todas las labores que realizan lo hacen optimizando los recursos al máximo. Sin embargo, las demás entidades tienen unas partidas presupuestarias más elevadas. "Para nosotros romper ese estigma de 'necesito dinero' es complicado, porque la respuesta es 'no, tú no necesitas nada, porque tú ya repartes alimentos'. Pero esa no es la realidad. Por eso confiamos en que esta campaña cambie mucho la mentalidad de la gente y nos vean como algo más", añade. Además de este proyecto de inserción, el Banco de Alimentos cuenta con un programa de sensibilidad infantil llevado a cabo en los centros educativos. Normalmente han actuado con proyectos puntuales, precisamente por la falta de financiación. Un pequeño grupo de voluntarios –algunos relacionados con el mundo de la docencia- actuó en varios centros de la provincia. Trabajaron en aulas con alumnos de quinto y sexto curso de primaria para concienciarles del valor de la alimentación, a través de una metodología activa. Con dinámicas interactivas, se les educa durante cinco sesiones en la importancia de la comida, de las necesidades, del hambre, de la desigualdad social, de la falta de recursos para algunas personas y de la propia participación de las personas en el cambio. "Se les enseña que ellos mismos pueden empezar a hacer cosas pequeñas en sus casas para evitar el despilfarro, comiendo mejor y ayudando a sus padres creando ese clima de cambio".  

"Si concienciamos a 3.000 personas hacemos una lucha mucho más potente que si concienciamos sólo a uno"

Desarrollaron este proyecto en 30 centros gracias a una pequeña ayuda económica, pero tuvieron que dejar de hacerlo por falta de recursos. "La ayuda es para la coordinación, porque todos son voluntarios, pero hay que comprar puzles, algunos alimentos que no forman parte de los que recibimos habitualmente, etc.". A esto se suma un proyecto más. "El año pasado se nos ocurrió la locura de intentar apoyar esta línea de sensibilización infantil con unos personajes para que los niños, con el paso del tiempo, se sintieran identificados realmente con lo que están haciendo". De esta forma decidieron crear un cuento, con la ayuda de una de las voluntarias, graduada en Filología Hispánicas, como redactora y con las ilustraciones de Jota, de The pilot dog. "No hemos tenido toda la difusión que nos gustaría ni tampoco la financiación necesaria, pero nos gustaría trasladar la historia a nivel andaluz, para que todo el mundo pueda conocerla".  

Aunque la campaña está destinada también a la captación de empresas colaboradoras, es posible aportar un pequeño granito de arena a nivel individual, a través del envío de un SMS por el coste de 1,20 euros o una llamada telefónica al 28014, cuyo importe será destinado íntegramente a la organización. Esta campaña, que se desarrollará hasta el 6 de mayo, cuenta con la colaboración de rostros conocidos de la cadena pública que se sumarán a un reto lanzado en las redes sociales, y participarán en cuñas de radio y televisión de apoyo a ‘Ten sonrisas a mano’. "No necesitamos que uno grande nos dé una cantidad grande, necesitamos que muchos pequeños nos den pequeñas cantidades. Porque si concienciamos a 3.000 personas hacemos una lucha mucho más potente que si concienciamos sólo a uno", concluye Traba. 

Sobre el autor:

882081_869146386434726_7466750952514230769_o

Estefanía Escoriza

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído