JerezLa RotondaEdición Jerez

No es partido para jóvenes

LA ROTONDA. El Partido Popular, que durante su mandato redujo el presupuesto de Juventud en un 80% y desmanteló la delegación recortando la mitad del personal, exige ahora en la oposición el impulso de políticas juveniles.

LA ROTONDA. El Partido Popular, que durante su mandato redujo el presupuesto de Juventud en un 80% y desmanteló la delegación recortando la mitad del personal, exige ahora en la oposición el impulso de políticas juveniles.

Una regla básica en la comunicación política exige no tocar temas que automáticamente puedan estallarte en la cara. Es difícil hablar del mal estado de los autobuses urbanos si contribuiste a empeorar la flota comprando chatarra a un ayuntamiento de color afín. O es imposible sacar rédito político en materia de personal si has aportado caos al caos preexistente. Al presidente de las Nuevas Generaciones del PP de Jerez y aspirante a concejal, Jaime Espinar, alguien no ha debido de alertarle. Ha hablado en rueda de prensa de “sequía” en políticas juveniles por parte del gobierno actual del PSOE en el Ayuntamiento de Jerez. Una crítica política lícita pero que causa estupor viniendo de dónde viene. El PP pasó por la Delegación Municipal de Juventud como Atila, secando la hierba a cada año de mandato de la exalcaldesa María José García-Pelayo. Suprimió certámenes con trayectorias de casi dos décadas como Expresión Joven y ‘6 grupos 6’, y borró de un plumazo otras iniciativas ya consolidadas como el Festival de Cortometrajes o las incursiones de Jerez en las bienales de Jóvenes Creadores. Según los datos que ha aportado la responsable política de este área, la socialista Laura Álvarez, en cuatro años los populares redujeron el presupuesto para Juventud en un 80% y desmantelaron la delegación —centralizada en Sala Paúl Espacio Joven— con un recorte de la mitad de su plantilla. 

“El gobierno no ha presentado actividades para los jóvenes”, reprueba Espinar. Puede que sea cierto que lo hecho hasta ahora sigue siendo insuficiente, pero la apuesta por promover actuaciones públicas y por apoyar iniciativas culturales privadas —festivales, encuentros y exposiciones— se ha redoblado de un año a esta parte; y equipamientos públicos como la Sala Paúl han vuelto milagrosamente a la vida. Claro que queda muchísimo por hacer y recuperar en este terreno. El caso es que el PP, que fue incapaz en cuatro años de poner en marcha la prometida y tan cacareada Mesa de la Juventud, viene ahora a dar lecciones. “No tienen autoridad moral”, insiste Álvarez. El asunto es que los populares, que se pusieron de canto tras prometer medidas alternativas al botellódromo tras el asesinato de un joven —trágico suceso del que ahora se cumplen cinco años—, no pueden andar frivolizando con exigencias en relación a un asunto que bien poco les ocupó y preocupó durante un mandato completo. 

Laura Álvarez ha querido dejar claro que “fue el PP el partido que redujo el presupuesto de la delegación de Juventud durante su mandato en un 80,27%: de 219.842 euros en 2010 a 43.366 euros en 2015. Fue el PP el partido que redujo la plantilla de la delegación de Juventud en un 50%. Nosotros nos encontramos con una situación de colapso, pero en tan solo un año hemos conseguido cambiar la tendencia, y ahora, de nuevo, la Sala Paúl y la delegación de Juventud vuelven a ser una referencia para la juventud jerezana”. En efecto, más de 13.000 jóvenes de Jerez han participado en las numerosas actividades culturales, formativas y de ocio programadas. ¿Es suficiente? Probablemente no. Pero es que, como ha asegurado la teniente de alcaldesa, “ellos despojaron a la delegación de recursos hasta límites intolerables”. 

El PP suprimió certámenes históricos como ‘6 grupos 6’ o Expresión Joven

En el último año se ha gestionado la inscripción de 403 jóvenes en el Programa de Garantía Juvenil, habiendo realizado un total de 42 sesiones informativas sobre dicho programa. Más de 1.000 jóvenes han sido atendidos para ofrecerles información sobre el Carnet Joven, “un instrumento que estamos relanzando con éxito, tras la desidia del mandato popular”. Además, la colaboración con otras administraciones “se ha retomado”. Lidia Menacho, por ejemplo, que fue responsable de Juventud bajo la mayoría absoluta de Pelayo, desechó subvenciones ya previstas por el Instituto de la Juventud (Injuve) para rehabilitar un inmueble municipal en la calle Barranco y poner en marcha lo que se dio en llamar La Alhóndiga del Barranco, un espacio multidisciplinar con alquileres baratos y hueco para talleres y negocios de jóvenes emprendedores. “Ha sido este año cuando la Delegación de Juventud ha salido del aislacionismo al que nos llevó el PP, ya que hemos reestablecido el diálogo institucional con el Instituto Andaluz de la Juventud. Un dialogo que rompió el PP en su mandato y que nosotros hemos logrado retomar”, ha recalcado Álvarez.

Para el final, lo más importante: el empleo juvenil. Sin competencias a nivel local, el PP se ocupó también poco o nada por este asunto capital en el orden de preocupaciones de la gente joven. Más allá de cursos para explicar cómo irte a trabajar a Alemania, solo ofreció empleos temporales con cargo a la Junta que ni siquiera gestionó de forma adecuada, lo que le acarreó sonoras protestas por los supuestos beneficiarios, los cuales no contaron ni con proyectos interesantes en los que trabajar —muchos regulaban pasos de peatones—, ni pudieron aprovecharse de la medida durante el máximo tiempo permitido —se gestionó tarde y mal—. El PP, el partido que atribuye al “espíritu aventurero” de los jóvenes el hecho de que muchos de ellos, hipercualificados, hayan tenido que abandonar su tierra para buscarse una oportunidad como friegaplatos en Inglaterra o como mozo de almacén en Berlín, tampoco debería hablar demasiado alto sobre este asunto.

“Todos sabemos que estamos ante un drama terrible —contextualiza Álvarez—. Mientras el Gobierno del PP en Madrid sigue con sus políticas de precarización e inestabilidad laboral, obligando a cientos de jóvenes jerezanos a emigrar o arrastrándolos al paro, este gobierno municipal, a pesar de no tener competencias directas en la materia, y de la mano de la Junta de Andalucía, ha conseguido traer para Jerez un completo Plan de Empleo Juvenil”. 373 jóvenes jerezanos serán contratados en octubre por un periodo de seis meses, percibiendo un salario de entre 1.300 y 1.700 euros brutos mensuales, con una dotación presupuestaria de 3,12 millones de euros. No es suficiente, claro que no. Es una patada adelante dentro de una estrategia paternalista y clientelar que no soluciona nada. Solo gana tiempo. A pesar de todo, recuerda la dirigente política, este plan de empleo juvenil fue puesto “en peligro” por el PP, ya que la Junta excluía de la posibilidad de solicitar planes de empleo a los Ayuntamientos que habían protagonizado despidos nulos o improcedentes, como fue el caso de Jerez, que durante el mandato del PP sufrió un ERE municipal “injusto y arbitrario”. Un ERE que puso en la calle a muchos empleados públicos, entre ellos de Juventud, delegación en la que por cierto sí se salvó de la quema de los despidos el marido de una conocida política del PP. Y así casi todo.

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *