SociedadJerez

“No consentimos que se recorte más en Sanidad”

Unas 5.000 personas secundan la manifestación por una Sanidad de calidad que convoca Joaquín Fernández, el marido de la mujer atropellada que tardó 40 minutos en ser atendida por una ambulancia.

Unas 5.000 personas secundan la manifestación por una Sanidad de calidad que convoca Joaquín Fernández, el marido de la mujer atropellada que tardó 40 minutos en ser atendida por una ambulancia.

“Un familiar mío está vivo porque tuvo suerte, porque un sobrino suyo trabaja en un hospital de Bilbao y lo operaron allí de un cáncer de pulmón. Aquí le decían que no tenía nada”, comenta un hombre que secunda la manifestación por una Sanidad pública y de calidad. Es domingo por la mañana y la ciudad presenta otras alternativas de ocio, como la festividad de San Antón o el rastrillo de la Alameda Vieja, pero Jerez responde a la llamada de Joaquín Fernández, el organizador de la protesta. Su mujer, de 37 años, fue atropellada por una moto en la Avenida de Europa, donde estuvo tendida 40 largos minutos esperando que llegara una ambulancia para trasladarla al Hospital. El resto de la historia es conocida. La indignación de Joaquín, trasladada a las redes sociales, y la ola de solidaridad que surgió de su queja, desembocan en una manifestación que, según calcula la Policía Local, secundan unas 5.000 personas.

“Tendría que haber salido más gente”, dice sin embargo una señora que integra la marcha, que parte de la plaza del Caballo en dirección a la plaza del Arenal. “Nos falta un Spiriman —el médico que lidera las movilizaciones contra los recortes en Sanidad en Granada—”. Aún así, a la concentración se van sumando cada vez más jerezanos y vecinos de la provincia que gritan proclamas a favor de una Sanidad pública de calidad. “Susana Díaz recorta todos los días”, se quejan los presentes, que también gritan proclamas del estilo de “con la Sanidad no se juega” e incluso “PSOE y PP recortan a la vez”.

“Me tengo que operar de corazón y me dicen que espere ocho meses, cuando esté muerto entonces me llamarán”, apunta otro hombre que se queja de que la movilización discurra por la calle Santo Domingo en lugar de por la Avenida Álvaro Domecq, un asunto que es la comidilla de muchos de los presentes. “Manda narices que nos metan por este callejón”, señala. A su lado, una señora busca la pancarta que reclama la apertura del edificio de Radioterapia en Jerez, una reivindicación que, según la Junta, se hará efectiva este año. Ella fue una afectada: “Tenía que ir a darme sesiones de quimioterapia a Sevilla”, exclama.

“Un amigo nuestro estuvo 24 horas esperando en Urgencias, lo mandaron para casa y terminó muriéndose a las dos semanas”, señala otro manifestante, mientras la marcha discurre por la Alameda Cristina, en dirección a calle Larga. “Franco puso la Seguridad Social y la democracia la quita”, añade. Un joven, bandera de Andalucía en ristre, sigue la protesta junto a varios amigos. “Vengo de trabajar en Alemania y espero que no adoptemos su modelo. Allí va todo con seguros privados. Si te pones malo tienes dos opciones: o pagas o te vas”.

En el Arenal, la cabecera de la manifestación rodea la plaza para que se puedan acomodar todos los que la secundan. Durante el recorrido se puede observar a miembros del PP, Ciudadanos, Podemos, Ganemos, IU, algún que otro militantes del PSOE, también de la federación de vecinos Solidaridad… Joaquín Fernández, marido de la mujer atropellada en la Avenida de Europa, coge un megáfono: “Quiero dar un mensaje a los políticos: aquí está Jerez”, exclama provocando los vítores de los presentes. Prosigue: “Los políticos están más alejados del pueblo que nunca. Estoy aquí por mi mujer y porque mucha gente me ha escrito, pero también porque tengo memoria y veo que se han olvidado del pueblo”. “No consentimos que se recorte más en Sanidad y Educación. Debemos estar unidos para plantarles cara y empezar a despertar de una puñetera vez”. La plaza grita a modo de despedida: “¡El pueblo unido jamás será vencido!”

Etiquetas

Más artículos en esta categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *